Transferencia al cielo, desestablecimiento de una ley

En el año profético del Renuevo; tratamos de comprender que es lo que quiere decir esta palabra y hemos recibido bendiciones extraordinarias por medio de la Palabra de Dios, la creemos y la recibimos para nuestra vida. Si queremos caminar con Dios debemos estar dispuestos a creer. En el año del Renuevo debemos anhelar la transformación, milagros y prodigios. 

El hacha no puede cortar más abajo porque cuando ese tronco reciba la Palabra va a dar fruto.

El renuevo implica que Dios aplique una ley de retroceso

2 Reyes 20:1-3 RVR1960 “En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás. Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro.”

Este versículo muestra que si no se ordena la casa la muerte puede llegar a la persona. Una de las cosas que el Señor le decía a este hombre, es que iba a morir y no estaba contado entre los hombres que van a resucitar. 

Ezequías lloró amargamente, él era un hombre que estaba siendo confrontado por su realidad, ya que era un rey, pero su casa estaba en desorden. La Palabra del Señor enseña que la tierra estaba desordenada y estaba vacía, y el Espíritu Santo se movía. Dios tiene diseños y planes perfectos, por eso Él  le muestra a este hombre cuál es su condición.

Dios hará temblar los cielos y la tierra, antes de ello tenemos que tener temor de Dios en nuestros corazones y vivir bajo la influencia de Dios.

Hebreos 12:26-27 Peshita “Su voz hizo temblar entonces la tierra, pero ahora Él ha prometido, diciendo: aun una vez más, yo haré temblar no solo la tierra, sino también el cielo. Yesto ha hecho una vez más, indica la transformación de las cosas conmovibles, por cuanto son creadas para que permanezcan las cosas que son inconmovibles.”

En el año de renuevo vendrá una transformación de mente y nuestros deseos al cielo. Para que haya una transformación al cielo debe de haber un desestablecimiento de leyes. Una de las cosas que hace el año del Renuevo es remover las cosas que se volvieron lastre para nosotros. 

Cosas que tienen que ser removidas

Romanos 12:2 CST “No os amoldeis a los usos y costumbres propios de este mundo; antes bien, procurad que vuestra mente renovada opere la trasnformacion de vuestra personalidad, para que lleguéis a comprobar lo buena, grata y perfecta que es la voluntad de Dios.”

A Pedro le cambiaron la mentalidad, y lo hicieron pescador de hombres, por eso no debemos conformarnos con las costumbres de este mundo, sino que ser transformados a la voluntad de Dios. La personalidad en este versículo está determinada por los sentimientos, pensamientos y voluntad. Si queremos que nuestros pensamientos sean renovados debemos creer la Palabra de Dios, creer en el poder de Dios para cambiar nuestra manera de pensar, porque nosotros pertenemos a otro lugar, necesitamos una mente renovada que pertenezca al cielo. 

El freno de la bendición está en esa voluntad intrínseca de querer hacer cosas por nuestros medios y no que Dios lo haga. Renuevo quiere decir ver los milagros de Dios. 

Individuos con corazones e intelectos transformados

Romanos 2:29 BAD “El verdadero judío lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, la que realiza el Espíritu, no el mandamiento escrito. Al que es judío así, lo alaba Dios y no la gente.”

La Biblia dice que los que experimentan esta transformación van a recibir la alabanza de parte de Dios y no de parte de los hombres. La mente transformada nos acerca al cielo.

Transformación interior radical

Mateo 18:3 CDG “De cierto os digo: Si no hacéis teshuvah para experimentar una transformación interior radical, al punto que vuestras almas sean restauradas hasta volver a ser como niños, e ningún modo entrarñeis en el Maljut HaShem.”

Lo que nos acercará al cielo es un alma restaurada, como el alma de un niño. Uno de los regalos de la renovación Dios nos va a rodear de personas que van a cuidar nuestra mente y corazón. 

Esperar hasta que venga nuestra transformación

Si queremos ser renovados, debemos pedirle al Señor que saque de nuestra mente y sentimientos las cosas viejas, así podremos ser llenos de nuevas experiencias en el Señor. 

Job 14:14 SSE “Si el hombre muriere, ¿por ventura vivirá? Todos los días de mi edad esperaré, hasta que venga mi transformación.”

2 Corintios 5:2 BAD “¡Cuánto sufrimos con este cuerpo mortal! Por eso anhelamos el día de la transformación de los cuerpos en que nos hemos de revestir de aquel cuerpo celestial.”

Transforma el desierto 

Salmo 107:35-36 LBLA “Transforma el desierto en estanque de aguas, y la tierra seca en manantiales;en ella hace morar a los hambrientos, para que establezcan una ciudad donde vivir.”

Salmo 107:41 LBLA “Pero al pobre levanta de la miseria y lo pone seguro en alto, y multiplicasus familias como un rebaño.”

Solo el que ha pasado por un desierto conoce el valor del agua y aquellos que han pasado o pasarán por esta experiencia, son aquellos que tienen hambre y sed de justicia del Dios vivo. Durante la transformación de nuestra alma no tenemos que preguntarle a Dios como lo hará, sino que solo debemos creerle.

Renuevo significa que nos vamos a acercar al cielo, en medio de la prueba Dios nos va a sacar de toda aflicción, no vamos a tener necesidad de hacerlo por nuestras propias fuerzas sino que Dios hará posible lo que es imposible.