El Renuevo de la Fuerza

Es una bendición la proclamación recibida para este año, la cual que es necesario digerir para recibir la bendición que Dios quiere para nuestra vida, debido a que existen algunas cosas que debemos entender, y es que cada vez que Dios tiene una promesa para nosotros no todos la reciben, pero eso ya no depende de Él sino de nosotros. 

El Señor derrama bendiciones desde El Espíritu Santo, hasta el anhelo de conocer la verdad, y ante esto dice la Palabra…por cuanto no quisieron recibir el amor por la verdad yo les enviaré un espíritu de erro… 2Tesalonisences 2:10; sin embargo, Él derramó el amor por la verdad sobre toda la humanidad, pero algunos la rechazaron. 

Cuando Dios nos da una bendición tenemos que estar preparados, así mismo cuando nos envía un espíritu de gracia futura, porque entendemos que existe la gracia primaria o primigenia, la segunda que es la gracia de Cristo, del cumplimiento y salvación; y la tercera, es la gracia futura que es la del Espíritu Santo que sella todo lo demás, y es esta precisamente la que podemos dejar de recibir si no estamos preparados. Por eso dice la Biblia que tenemos que asegurarnos que no exista entre nosotros ninguno…que deje de alcanzar la gracia de Dios, que brotando una raíz de amargura puede contaminar a muchosHebreos 12:15  porque cuando llegue la gracia no la podrá recibir. 

Luego de la proclamación del “Año del Renuevo”, es algo que tenemos que conquistar debido a que Dios dijo que vendría sobre nosotros de una manera asombrosa, lo cual fue confirmado de muchas maneras. En la línea de tiempo que nos ha tocado vivir, El Señor nos está otorgando 365 días de renuevo que debemos aprovechar. 

Nehemías 4:1-2 (NTV) Cuando Sanbalat se enteró de que estábamos reconstruyendo la muralla se enojó muchísimo. Se puso furioso y se burló de los judíos, (2) diciendo ante sus amigos y los oficiales del ejército de Samaria: «¿Qué cree que está haciendo este pobre y debilucho grupo de judíos? ¿Acaso creen que pueden construir la muralla en un día por tan sólo ofrecer unos cuantos sacrificios?  ¿Realmente creen que pueden hacer algo con piedras rescatadas de un montón de escombros, y para colmo piedras calcinadas?».

Cuando se está restaurando y levantando los muros, siempre hay alguien que no está contento, es esa entidad de maldad que tratará de molestar y hacer oposición para lo que se esté edificando en la obra del Señor; sin embargo, si las cosas son para mal, no sucederá nada que contraríe porque se encontrará conforme a los propósitos de la maldad. 

En el verso anterior encontramos que Sambalat se enfureció por la obra que realizaba el pueblo de Israel y lo primero que hizo fue burlarse del pueblo de ellos, que es precisamente lo que hará el enemigo para frenar la obra de restauración. Por ello, la burla puede impedir que continuemos con el proceso de bendición, sin embargo, tenemos que sacar fuerza que nos da El Espíritu Santo para seguir adelante sabiendo que le estamos sirviendo al Señor.

El enemigo puede decir muchas cosas de nosotros como lo manifiesta este versículo, pero lo que debemos creer es que El Señor es poderoso para hacer nacer una nación en un día, y lo que no hemos podido hacer en años, Él lo hará en un instante, porque El Señor Todopoderoso y no se sujeta a nada. 

Nehemías 4:3-4 (NTV) Tobías, el amonita, que estaba a su lado, comentó: «¡Esa muralla se vendría abajo si tan siquiera un zorro caminara sobre ella!». (4) Entonces oré: «Escúchanos, Dios nuestro, porque se burlan de nosotros. ¡Que sus burlas recaigan sobre sus propias cabezas, y que ellos mismos sean llevados cautivos a una tierra extraña!

Estamos en el “Año del Renuevo”, y en la batalla por obtener la plenitud de la bendición, por lo tanto, lo primero que tenemos que hacer es orar. En el contexto bíblico encontramos que Dios le prometió a Israel Canaán, pero tuvo que pelear para obtenerla, por eso ahora que El Señor nos ha dado una promesa tenemos que ir en pos de ella, debido a que si El Señor nos dijo que nos daría un renuevo es porque seremos renovados, pero tenemos que tener fe en ello y cobrar ánimo para recibirlo.

Nehemías 4:7-8 (NTV) Sin embargo, cuando Sanbalat, Tobías, los árabes, los amonitas y los asdodeos se enteraron de que la obra progresaba y que se estaban reparando las brechas en la muralla de Jerusalén, se enfurecieron. (8) Todos hicieron planes para venir y luchar contra Jerusalén y causar confusión entre nosotros.

El maligno no descansa y se encuentra al asecho para echarnos a perder los planes que El Señor tiene para nosotros de renuevo y restauración. En este verso dice que los que contendían contra Israel se introdujeron a la ciudad para causar disturbio y quitarles la paz a los habitantes, por eso no podemos permitir que se nos quite la paz, sabiendo que la promesa del Señor está dada y Él nos librará de los escombros para hacernos sentar con príncipes, pero debemos poner de nuestra parte. 

Nehemías 4:9-10 (NTV) Así que oramos a nuestro Dios y pusimos guardias en la ciudad día y noche para protegernos. (10) Entonces el pueblo de Judá comenzó a quejarse: «Los trabajadores se están cansando, y los escombros que quedan por sacar son demasiados. Jamás podremos construir la muralla por nuestra cuenta».

Es necesario orar y declarar que estamos con El Señor de los Ejércitos quien hará caer a los gigantes que contiendan contra nosotros, pero también necesitamos actuar para solucionar lo que nos está afectando. Para evitar que el enemigo contienda contra nosotros, debemos ser ordenados con nuestra economía dando al Cesar lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, Mateo 22:21, y esto será una forma de actuar en contra del mal, porque si Jehová es nuestro Dios, no debemos caer en deudas y préstamos que solo nos traen mayores complicaciones. 

El Señor nos dio una promesa que constituye la llave maestra para recibir la bendición, pero existe otra llave con la que abriremos la despensa divina que Dios tiene para nosotros, para que se renueve nuestra fuerza, mente, gloria y todo lo que Dios quiere restaurar en nosotros. 

Dios hará lo que a Él le corresponde, pero es necesario que también actuemos en esta época del renuevo, pero para ello tenemos que ser buenos administradores de las bendiciones. Poseemos una riqueza extraordinaria, y una de las más grandes es el temor de Jehová, fe y el principio de la sabiduría.

Lo primero que necesitamos en el año del renuevo es que se nos renueve la fuerza, el vigor físico y espiritual. 

¿Cómo se renuevan las fuerzas?

Éxodo 23:12 (LBLA) Seis días trabajarás, pero el séptimo día dejarás de trabajar, para que descansen tu buey y tu asno, y para que el hijo de tu sierva, así como el extranjero1 renueven sus fuerzas.

Una de las cosas que debemos hacer es trabajar los días que nos corresponde, porque Jehová nuestro Dios está con nosotros; y luego de trabajar lo que corresponde es renovar nuestras fuerzas, de tal manera que debemos dejar de hacer las cosas que no nos compete, porque si ya trabajamos lo que nos tocaba, ahora debemos descansar.  De Dios depende todo, pero también espera que hagamos algo y que tomemos decisiones correctas, porque Él envió a Su Hijo y luego nos mandó a nosotros para anunciar: …mirad cuál amor nos ha dado El Padre para que seamos llamados hijos de Dios1Juan 3:1.

Pese al gran sacrificio del Señor Jesucristo, existe gran parte de la humanidad que lo rechaza e insulta, y eso sucede desde la crucifixión cuando escogieron salvar la vida de Barrabás a cambio de la del Señor Jesús, lo golpeaban y se burlaban de Él diciéndole que si era profeta que les profetizara, le arrancaron las barbas, lo escupieron,  lo coronaron con espinas para hacerlo sangrar, lo golpearon 39 veces (3 veces 13), esto como figura de rebelión nuestra y del mundo que hoy lo rechaza porque está dispuesto a aceptar a Mahatma Gandhi, Krishna y cuanta figura idolátrica pagana se presente.

Dios nos da la salvación, pero tenemos que tomar una decisión; por eso debemos hacer lo que nos corresponde, pero luego debemos reposar para renovar las fuerzas. Cada vez que veamos la representación gráfica del “Año del Renuevo”, recordemos que nuestras fuerzas y esperanza se están renovando.

Salmo 110: 7 (BDA) Mientras va de camino, bebe del torrente y renueva sus fuerzas 

Como aparece en el verso anterior, el torrente representa la llenura del Espíritu Santo. Como dice la Escritura…el que creen en mí, de su interior correrá torrentes de Agua de Vida, esto dijo del Espíritu Santo que habrían de recibir los que habrían creído en Él. Juan 7:38-39. Mientras vamos por el camino llenémonos del Espíritu Santo, seamos amigo, cantemos y tengamos comunión con Él. Existen momentos para ser llenos de Él, y estos son durante la alabanza y la adoración, por lo cual estos nunca deben convertirse en un espectáculo. ¡Bebamos del torrente y renovemos nuestras fuerzas, porque aun de nuestras fuerzas físicas podemos ser renovados por El Espíritu de Dios!

Salmos 119:50 (NTV) Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades.

Al recordar las promesas que El Señor nos ha hecho, renueva nuestras fuerzas. Relata la Palabra que el Apóstol Pedro sería ajusticiado a la mañana siguiente, sin embargo, durmió con paz la noche anterior porque descansó al recordar la promesa del Señor cuando le dijo: cuando eras joven te vestías e ibas a donde querías, pero cuando seas viejo, levantarás las manos y otro te vestirá, te ceñirá y te llevará a donde no quierasJuan 21:18 Y esto sucedió cuando él aún era joven. 

¡Recordemos las promesas del Señor y eso nos dará fuerza y vigor!