Abriendo el corazón de la Iglesia

Proverbios 4:4 Y Él me enseñaba y me decía: Retenga tu corazón mis palabras, guarda mis mandamientos y vivirás.

Proverbios 4:23 Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de Él brotan los manantiales de la vida.

El libro de Proverbios nos dice que retengamos su Palabra para que nuestros corazones no estén tristes o desfallecidos y tener vida en abundancia.

Hechos 16:14 Y estaba escuchando cierta mujer llamada Lidia, de la ciudad de Tiatira, vendedora de telas de púrpura, que adoraba a Dios; y el Señor abrió su corazón para que recibiera lo que Pablo decía.

La palabra Abrió G272 dianoígo, refiere: Abrir completamente, literalmente (como primogénito) o figurativamente (exponer): abrir, declarar. 

Asimismo, la palabra Recibiera G4337 proséjo de G4314 y G2192 refiere: (figurativamente) sostener la mente (G3563 implicación) haca, i.e. prestar atención a, tener cautela por, aplicarse uno mismo a, adherirse a: oír, servir, escuchar, guardarse, atender, atento, dado.

Esta mujer escuchaba atentamente, prestando atención a la Palabra que estaba siendo disertada por el Apóstol Pablo; sin embargo, mientras oía también adoraba, por lo que Dios le abrió su corazón, lo que produjo vida y esperanza con un nuevo amanecer y oportunidad para su familia, a tal punto de pedir que sean bautizados.

La venida del Señor está cerca, por lo que la iglesia debe apartarse y aplicar la Palabra con fe.  Estamos en un tiempo donde debemos cuidar nuestra manera de ser y de actuar, pues podemos caer a un territorio en donde perdamos lo que hemos recibido. 

Recibir la Palabra: Ser liberados y sanados

Hechos 8:6-7 Y las multitudes unánimes prestaban atención a lo que Felipe decía, al oír y ver las señales que hacía. Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, éstos salían de ellos gritando a gran voz; y muchos que habían sido paralíticos y cojos eran sanados.

Solo con estar atentos a la Palabra muchos eran liberados y sanados, pues los espíritus inmundos salían. Al estar atento a su Palabra, Dios nos muestra lo que nosotros tenemos y qué debemos cambiar, pues la Palabra liberta no solo a lo externo sino también a lo interno. Al venir ante el Señor es necesario dejar que nos sea abierto el corazón y que aumente nuestra capacidad de oír.

Para ser salvos

Hebreos 2:1 Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos.

Dios dará vida a lo que quizás por no ser diligentes lo hemos dejado morir. La iglesia corre el riesgo de ser desviada, por lo que tenemos que pedirle al Señor que nos ayude para estar preparados para su encuentro. Debemos guardar nuestro corazón porque sabemos que de él mana la vida, por ello, es necesario que nos dejemos pastorear y cuidar la salvación que Dios nos ha dado.

Aplicarse y consagrar.

1 Timoteo 4:13 (AF) Conságrate, en espera de mi llegada, a la lectura pública de las Escrituras, a la exhortación y a la enseñanza.

1 Timoteo 4:13 (B-C1957) En tanto que llego, aplícate a la lectura, la exhortación, a la enseñanza.

Solamente con su Espíritu Santo podemos cambiar nuestro entendimiento, sin embargo, nos es necesario aplicarnos y consagrarnos con un corazón abierto para él.

Guárdense: Libertinaje, embriaguez, preocupaciones

Lucas 21:34 (CJ) Guárdense de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre vosotros.

El libertinaje ha tocado a la iglesia, en donde se le ha dado espacios para que la gente no se vaya. Asimismo, las preocupaciones de la vida como seres humanos han ido ganando espacio dentro de la iglesia; sin embargo, es importante decirle al Espíritu que nos evalúe en lo interno, poniendo nuestro corazón al descubierto, creyendo que el Señor cuida el corazón de sus hijos, para que nos guarde de todo libertinaje, embriaguez y preocupaciones.

Si Dios no te abre el corazón: No recibes, no crees, no confiesas para salvación.

Romanos 10:10 (LBLA) porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.

Romanos 10:10 (KADOSH) Porque con el corazón uno permanece creyendo y entonces continúa hacia la justificación, mientras que con la boca uno permanece dando testimonio público continúa hacia la salvación.

Abrirle el corazón al Señor debe ser un continuo presente en nuestras vidas hasta alcanzar la salvación, porque el que persevera hasta el fin, éste será salvo. Dios está haciendo una operación en nuestro corazón a través de su Palabra, lo cual debe ser un testimonio continuo.

No recibieron el amor de la verdad

Romanos 5:5 Y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.

2 Tesalonicenses 2:10 (B-C1957) Y en toda seducción de iniquidad en daño de los que perecen, en pago de no haber abierto su corazón al amor de la verdad para ser salvos.

2 Tesalonicenses 2:10 (RVA 1989) Y con todo engaño de injusticia entre los que perecen, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

Hay señales engañosas que nos pueden apartar del amor de Dios, por lo que debemos tener cuidado con ellas, pues muchas veces nos hacen rechazar el amor del Padre. Es necesario que nos despojemos de toda inmundicia, así como Moisés lo hizo al quitarse las sandalias al estar en tierra del Señor.

Lo que recibes en tu corazón eso declaras con tu boca.

Lucas 6: 45 El hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo del mal tesoro saca lo que tiene malo, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

En la Palabra de describe a un hombre, cuya destrucción se dio a causa de no guardar su corazón y él fue Sansón.

Primera declaración: Lo conduce a la ruina

Jueces 14:16 Y la mujer de Sansón lloró delante de él, y dijo: Sólo me aborreces y no me quieres; has propuesto un enigma a los hijos de mi pueblo, y no me lo has declarado. Y él le dijo: He aquí que no lo he declarado ni a mi padre ni a mi madre; ¿y te lo he de declarar a ti?

Sansón fue apartado para el Señor desde su nacimiento, sin embargo, le abrió su corazón a fuego extraño, haciéndolo pesado de cosas que no eran agradable a Dios. Cuando empezamos a descender, al principio ponemos resistencia, pero con el tiempo podemos caer totalmente, por lo que debemos madurar y crecer espiritualmente para no ser engañados y evitar caer.

La presión hace que declares

Jueces 14:17 Más ella lloró delante de él los siete días que duró su banquete. Y sucedió el séptimo día que él se lo declaró porque ella le presionaba mucho. Entonces ella declaró el enigma a los hijos de su pueblo.

La pesadez en el corazón puede hacer que uno declare lo santo que el Señor nos ha dado, por ello, debemos guardarnos y consagrarnos para no caer. La mujer de Sansón le lloró por siete días hasta que hizo que Sansón le abriera su corazón y cayera. 

Segunda declaración: Lo conduce a la muerte

Jueces 16:6 Dijo, pues, Dalila a Sansón: Te ruego que me declares dónde está tu gran fuerza y cómo se te puede atar para castigarte.

En este pasaje, Dalila le pidió que declarara algo que estaba en lo interno de Sansón. Esto ya no era a lo externo sino a algo que estaba por dentro y que Dios había sellado, es decir que ya iba mucho más allá de lo terrenal, pues al saberse el secreto, él sería debilitado. 

La engaño tres veces

Jueces 16:15 Entonces ella le dijo: ¿Cómo puedes decir: “Te quiero”, cuando tu corazón no está conmigo? Me has engañado estas tres veces y no me has declarado dónde reside tu gran fuerza.

El diablo estaba escarbando el corazón de un ungido para sacarle un tesoro, por ello, la ministración espiritual es para que pidamos el auxilio del Señor que viene de lo alto, a través del ministro que se haya designado para atendernos no para obtener tesoros. 

El engaño, la mentira no permanecen.

Jueces 16:7 Y Sansón le dijo: Si me atan con siete cuerdas frescas que no se hayan secado, me debilitaré y seré como cualquier otro hombre. 

Jueces 16:11 Y él le respondió: Si me atan fuertemente con sogas nuevas que no se hayan usado, me debilitaré y seré como cualquier otro hombre.

Jueves 16:13 Entonces Dalila dijo a Sansón: Hasta ahora me has engañado y me has dicho mentiras; declárame, ¿cómo se te puede atar? Y él le dijo: Si tejes siete trenzas de mi cabellera con la tela y la aseguras con una clavija, entonces me debilitaré y seré como cualquier otro hombre.

Dalila ejerció presión de muerte 

Jueces 16:16 Y como ella le presionaba diariamente con sus palabras y le apremiaba, su alma se angustió hasta la muerte. 

Sansón bajo la presión de Dalila declaró, lo que hizo que se debilitara y que perdiera su fuerza. 

Estamos en el tiempo en donde Dios quiere que escudriñemos cómo está nuestro corazón, pues él nos da la oportunidad de limpiarnos, a fin de alcanzar su salvación y traer sanidad integral a nuestras vidas.