Descubriendo herejías

Pastor Ramiro Monterroso.

Cuando mencionamos la palabra herejía, generalmente la asociamos con doctrinas falsas y, aunque ese es uno de sus significados, también tiene otros que debemos analizar, por lo que es importante que estudiemos cómo se forman y manifiestan para poder estar alertas y luchar contra ellas.

2 Pedro 2:1 (RV 1960) Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

Este verso nos deja ver que una puerta para la destrucción son los falsos maestros por medio de herejías destructoras. La escritura nos habla que debemos vigilar los accesos de nuestra fortaleza(Nahúm 2:1 BLPH) y este es uno de ellos. La palabra que en este pasaje se traduce herejía es el Strong G139 Jaíriesis que significa alternativa, partido, desunión, disensión, secta o herejía. Esto nos amplía el concepto y nos deja ver que una herejía puede originarse por una división.

Otro aspecto a destacar es que este verso ubica a los falsos profetas del Antiguo Testamento, pues fue en ese tiempo donde el ministerio profético tuvo mayor influencia, incluso formaban parte del gobierno de Israel junto con el rey y los sacerdotes, por lo que podemos decir que los falsos profetas surgieron a causa de los verdaderos. Seguidamente vemos que a los falsos maestros los ubican en el tiempo futuro, es decir en este tiempo, los cuales se levantarán para desvirtuar a los verdaderos, para que la gente ya no crea en ellos. El verdadero maestro es el encargado de sellar nuestra vida con la palabra, de la misma forma en que los israelitas señalaron los dinteles de sus casas para que la destrucción no entrara en ellas (Éxodo 12:22).

Para poder identificar a los falsos maestros debemos conocer perfectamente a los verdaderos, por lo que es necesario que estudiemos todas sus señales, algunas de ellas las encontramos descrita en la Biblia cuando analizamos lo que el Señor Jesucristo hizo cada vez que le llamaron maestro.

Convertir el agua en vino
Juan 3:2 (RV 1960) Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios

como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

El agua (figura de la palabra), en lo literal es sana y buena para nuestro organismo, es decir que la palabra por ella misma ya es buena, por lo que podemos inferir en que hay un momento que se necesita vino y la operación magisterial es encontrar ese momento; por ejemplo en la escritura vemos diferentes personas a quienes de les debe dar vino: al amargado de espíritu (Proverbios 31:6), a Timoteo por sus problemas estomacales es decir cuando no se digiere la palabra que se recibe (1 Timoteo 5:23), para curar las heridas del samaritano (Lucas 10:34).

Reprender los vientos de doctrina

Lucas 8:24 (LBLA)Y llegándose a El, le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Y El, levantándose, reprendió al viento y a las olas embravecidas, y cesaron y sobrevino la calma.

Una señal del maestro es reprender los vientos de doctrina y las olas, hacer que cesen en el lugar donde se están manifestando y que venga la calma.

Efesios 4:14 (LBLA) …para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error;

Cuando leemos el contexto de este pasaje podemos observar que esto es consecuencia de la ministración de los cinco ministerios. Los vientos son las artimañas engañosas pero es necesario que veamos también que significan las olas.

Salmos 65:7 (LBLA) …el que calma el rugido de los mares, el estruendo de las olas, y el tumulto de los pueblos.

Las olas son el tumulto de los pueblos, es decir que el pueblo se agita por los vientos de doctrina. La ministración magistral es necesaria para clamar estos vientos y también al pueblo. Si los vientos se refieren a doctrinas falsas, debemos saber cómo actúan y cómo se originan.

Apocalipsis 2:14 (LBLA) ‘Pero tengo unas pocas cosas contra ti, porque tienes ahí a los que mantienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a los ídolos y a cometer actos de inmoralidad.

Balaam fue contratado por Balac para maldecir a Israel pero no pudo porque Dios no lo dejó, sino por el contrario, bendijo a Israel; Balac se molestó por eso y entonces Balaam le da a Balac la estrategia para atraer maldición sobre el pueblo.

Números 31:15-16 (RV60) …y les dijo Moisés: ¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres? [16] He aquí, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal-peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová.

Dios estaba agradado del pueblo pero el consejo de Balam fue que los Israelitas se involucraran con las mujeres paganas para que ellas los llevaron hacia sus ídolos, provocando la ira de Jehová. Debemos notar que lo que Números llama consejo, Apocalipsis le llama doctrina, es decir que un consejo puede ser convertido en doctrina, por lo cual es necesario que vigilemos quién está aconsejando a los nuestros pues ese consejo se puede transformar en una doctrina para ellos, es decir en razonamientos que establecen un patrón de conducta, una cultura y provocar divisiones. Quienes influencian a los nuestros, pueden ser personas muy conocidas pero que se volvieron extrañas, y pueden poner a los nuestros en contra nuestra.

Génesis 49:5-6 (RV 1960) Simeón y Leví son hermanos; Armas de iniquidad sus armas. [6] En su consejo no entre mi alma, Ni mi espíritu se junte en su compañía. Porque en su furor mataron hombres, Y en su temeridad desjarretaron toros.

No podemos permitir que personas llenas de furia y que buscan venganza, aconsejen a los nuestros, pues si aborrecen a sus hermanos, traerán destrucción.

1 Reyes 12:8 (RV 1960) Pero él dejó el consejo que los ancianos le habían dado, y pidió consejo de los jóvenes que se habían criado con él, y estaban delante de él.

Este rey abandonó el consejo correcto de los ancianos, aún antes de pedir el consejo destructor; esto quiere decir que muchas veces los que escuchan consejos incorrectos es porque antes ya habían abandonado el consejo pastoral y pueden convertir ese consejo incorrecto en una doctrina herética.

Las herejías destructoras son consejos que paulatinamente se convierten en doctrinas que traen divisiones, pero a través de la enseñanza de la palabra de Dios y con la unción magistral, podemos calmar los vientos y la olas. Debemos enseñar sana doctrina al pueblo y no sólo predicar pues sólo así reprenderemos los vientos y las olas embravecidas.

Publicado en Pastor Ramiro Monterroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *