La parábola del sembrador

Pastor Marco Vinicio Castillo.

Mateo 13:34-35 (LBLA) Todo esto habló Jesús en parábolas a las multitudes, y nada les hablaba sin parábola, (35) para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta, cuando dijo: ABRIRE MI BOCA EN PARABOLAS; HABLARE DE COSAS OCULTAS DESDE LA FUNDACION DEL MUNDO.

Para iniciar el desarrollo del tema tomaremos como referencia estos versículos. Es interesante notar que El Señor lo que enseñaba lo hacía por medio de parábolas, y el verso 35 del pasaje anterior dice que era el cumplimiento de lo anunciado por un profeta, haciendo referencia de un pasaje escrito en los Salmos que fue escrito por Asaf, quien fluía con la unción profética; se trata del Salmo 78, que deja ver que lo que El Señor hizo en el pasaje de Mateo 13, era el cumplimento de lo profetizado.

La cita que se hace en el Salmo 78 dice: Hablaré de cosas ocultas desde la fundación del mundo. El apóstol Pablo dice en una de sus epístolas que nosotros hablamos sabiduría oculta, manifestada en las personas que han alcanzado madurez, debido a que estas cosas quedaron ocultas desde la fundación del mundo.

La Biblia también dice que fuimos escogidos desde antes de la fundación del mundo, y esto se explica porque antes de la fundación del mundo ya existíamos como espíritus y estábamos en la casa y la escuela del Padre, que es donde empezó a enseñarnos cosas impresionantes y profundas, recibiendo de Su sabiduría. Luego llegó el momento de fundar el mundo, y las cosas que aprendimos en Su escuela fueron ocultas, y eso eran las parábolas; por eso es que cuando las escuchamos recordamos y entendemos su significado, pero esto solo puede suceder por El Espíritu.

El Señor no hablaba nada sin parábolas, y cada vez que hablaba enseñaba cosas ocultas y misterios, por eso dice la Biblia en Corintios 14:4 que el que habla en lenguas, a sí mismo se edifica, pero el que profetiza edifica a la iglesia de Dios. Cuando hablamos en lenguas muchas veces tenemos la revelación de estos misterios por medio del Espíritu de Dios.

Mateo 13:3-4 (LBLA) Y les habló muchas cosas en parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar; (4) y al sembrar, parte de la semilla cayó junto al camino, y vinieron las aves y se la comieron.

Aquí tenemos que considerar algunas cosas: para empezar tenemos que conocer que existen 3 evangelios sinópticos que son: el de Lucas, Mateo y Marcos, y en estos tres encontramos 3 parábolas que hablan de la cosecha: en el primero encontramos La Parábola del Sembrador (siembra de El Padre); en la segunda, La Parábola del Trigo y la Cizaña (siembra que hace el Hijo); y, en la tercera del libro de Marcos, encontramos la parábola del Grano de Mostaza (siembra del Espíritu Santo).

LA SIEMBRA QUE HACE EL PADRE

Cuando vemos esta misma parábola en el Evangelio de Marcos, la Biblia dice que El Señor les pregunta ¿no entendéis esta parábola? Algunos opinan que es la clave para entender las demás parábolas por lo que veremos algunas cosas básicas que aquí se encuentran contenidas: 

Junto al camino
Mateo 13:5-6 (LBLA) Otra parte cayó en pedregales donde no tenía mucha tierra; y enseguida brotó porque no tenía profundidad de tierra; (6) pero cuando salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

La semilla que cae junto al camino son las personas que oyen pero no comprenden la Palabra.

La semilla que cae en el pedregal
Mateo 13:7-9 (LBLA) Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron. (8) Y otra parte cayó en tierra buena y dio* fruto, algunas semillas a ciento por uno, otras a sesenta y otras a treinta. (9) El que tiene oídos1, que oiga.

La semilla que cae entre pedregales son las personas que oyen la Palabra y la reciben con gozo, pero cuando viene la persecución por causa del Evangelio se apartan. Se podría decir que son personas inestables.

La semilla que cae entre espinos
Mateo 13:7 (LBLA) Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron.

Las semillas que caen entre espinos, El Señor dice que son las personas que oyen la Palabra pero que vienen los afanes de este mundo y ahogan la semilla.

La semilla que cae en buena tierra
Mateo 13:8 (LBLA) Y otra parte cayó en tierra buena y dio* fruto, algunas semillas a ciento por uno, otras a sesenta y otras a treinta.

La buena tierra representa a los que oyen y entienden, y como consecuencia dan fruto para El Señor.

Mateo 13:13 (LBLA) Por eso les hablo en parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden.

En este verso se explica la parábola del sembrador que habla de los cuatro grupos, pero al final concluye que todos necesitamos llegar a dar fruto para Dios y ser buena tierra. Cuando el pueblo de Dios estba por entrar a Canaán, Dios les dijo que les daba permiso para cortar los árboles que no dieran fruto para fabricar armas, pero los árboles que daban fruto no daba permiso para cortarlos porque podrían ser utilizados de sustento para el pueblo, esto significa que necesitamos dar fruto para no ser cortados.

Los cuatro grupos que vimos anteriormente representan los cuatro estados por los que tenemos que pasar hasta llegar a dar fruto, y para evitar que lo logremos, el enemigo pone distractores para que vengan a nosotros pensamientos y recuerdos que tienen el propósito de robar lo que estaba siendo sembrado en nuestro corazón. Todos hemos pasado por la primera etapa, pero si logramos vencer los obstáculos, seguramente vendrá otro ataque del enemigo que es la prueba por causa 

del Evangelio que hace desistir a muchos, y así sucesivamente batallar hasta que lleguemos a dar fruto.

Números 2:3-4 (LBLA) Los que acampen al oriente, hacia la salida del sol, serán los de la bandera del campamento de Judá, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Judá, Naasón, hijo de Aminadab, (4) y su ejército, los enumerados1, setenta y cuatro mil seiscientos.

Cuando los hijos de Israel acampaban, se movía la nube y cuando esta se detenía allí colocaban el tabernáculo, pero no podían colocarse de cualquier forma sino que se disponían: 3 tribus al sur, 3 al poniente, 3 al oriente y 3 al norte, donde Judá era la cabeza de las tribus que acampaban al oriente.

Números 2:10 (LBLA) Al sur estará la bandera del campamento de Rubén, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Rubén, Elisur, hijo de Sedeur,

Números 2:18 (LBLA) Al occidente estará la bandera del campamento de Efraín, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Efraín, Elisama, hijo de Amiud,

Números 2:25 (LBLA) Al norte estará la bandera del campamento de Dan, según sus ejércitos. El jefe de los hijos de Dan, Ahiezer, hijo de Amisadai,

En estos versos vemos el orden que Dios estableció para el campamento: al sur estaba la bandera del campamento de Rubén, que era la cabeza; al occidente acampaba la tribu de Efraín y al norte Dan y sus ejércitos. Entre Dan, Rubén, Judá y Efraín, existe una relación estrecha con las 4 estaciones de la Parábola del Sembrador, como veremos a continuación:

Génesis 49:17 (LBLA) Sea Dan serpiente junto al camino, víbora junto al sendero, que muerde los jarretes del caballo, y cae su jinete hacia atrás.

Según este pasaje la tribu de Dan es como una serpiente junto al camino, lo que coincide con la primera parte de la parábola del sembrador, que es la gente que oye pero no entiende la parábola.

Génesis 49:4 (NRV1990) Inestable como el agua, no serás el principal, por cuanto subiste al lecho de tu padre, te envileciste al subir a mi estrado

Rubén es inestable como el agua y representa la semilla que cae entre pedregales.

Génesis 49:9 (NRV1990) Cachorro de león es Judá. De la presa subiste, hijo mío. Se encorvo, se echó como león, así como león viejo, ¿quién lo despertará?

Judá se acomodó y esto coincide con la gente que se afana con cosas del mundo.

Génesis 49:9 (NRV1990) Cachorro de león es Judá. De la presa subiste, hijo mío. Se encorvo, se echó como león, así como león viejo, ¿quién lo despertará 

Por otra parate Efraín significa fructífero, por lo que la podemos relacionar con la buena tierra y la semilla que da fruto.

Resaltaremos que en cada personaje podemos ver los diferentes niveles de las estaciones de nuestro caminar cristiano, previo a que demos fruto.

Nos enfocaremos en Judá: Judá es la tribu que prevaleció porque si recordamos, el reino se dividió en tiempos de Roboam, su capital fue Samaria y dos tribus quedaron al sur conocidas como el reino de Judá con su capital Jerusalén, que se trata de la tribu donde desciende David y el Señor Jesús. Hemos sido enseñados que como Iglesia del Señor, somos los verdaderos judíos, porque un verdadero judío el que es de corazón y desde el interior. Judá nos representa, pero debemos entender que una de las cosas con que Judá tuvo que batallar fue en contra del acomodamiento, pero también tiene que ver con la semilla que cae entre los espinos, que nos da a entender sobre las cosas a que nos deberemos enfrentar para dar fruto.

Lucas 8:11-14 (NRV1909) 11. Es pues ésta la parábola: La simiente es la palabra de Dios. 12. Y los de junto al camino, éstos son los que oyen; y luego viene el diablo, y quita la Palabra de su corazón, porque no crean y se salven. 13. Y los de sobre la piedra, son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; mas éstos no tienen raíces; que á tiempo creen, y en el tiempo de la tentación se apartan. 14. Y la que cayó entre las espinas, éstos son los que oyeron; mas yéndose, son ahogados de los cuidados y de las riquezas y de los pasatiempos de la vida, y no llevan fruto.

Todos los pasatiempos, y sobre todo, los que están en esta época conlleva al propósito de apartarnos de El Señor, y debemos tener el cuidado de que eso no ahogue la Palabra que ha sido sembrada en nuestro corazón, por cuanto somos la figura de Judá y nos encontramos a un paso de dar fruto, por lo que debemos ser cuidadosos de no caer en las tentaciones que nos pone el mundo.

Existe un docuemnto que fue publicado a principos del sigo XX que se conoce como Los Protocolos de los Sabios de Sión que señala a los judíos de estar tramando un plan para establecer la religión judaica; y este fue precisamente uno de los argumentos que utilizó Hitler para justificar el holocausto. Uno de estos protocolos dice que utilizan la hipnosis de las personas por medio de diversiones para que se enfoquen en esto, mientras echan a andar planes perversos. Esta es la base de la creación de los deportes profesionales, que gran parte de los propietarios y representantes de estas grandes ligas, son parte de una sociedad secreta, que han creado esto como distratores para ahogar la Palabra de El Señor.

No permitamos que los pasatiempos ahoguen la semilla que debe dar fruto para El Señor, porque somos Judá y estamos a un paso de dar fruto.

Trampas que hicieron caer a juda

Génesis 37:26-27 (LBLA) Y Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué ganaremos con matar a nuestro hermano y ocultar su sangre? (27) Venid, vendámoslo a los ismaelitas y no pongamos las1 manos sobre él, pues es nuestro hermano, carne nuestra. Y sus hermanos le hicieron caso2.

El engaño de las riquezas hizo tropezar a Judá; y este sentido, es necesario aclarar que no predicamos un Evangelio de miseria, sin embargo, debemos tener presente que las riquezas no deben ser la finalidad para nuestra vida, porque éstas representan los espinos que se levantan en contra de Judá y que lo pueden hacer tropezar para que no de fruto. Anhelemos que lapalabra que recibimos se implantada firmamente en nuestro corazón a fin de que demos fruto para el Señor.

Publicado en Pastor Marco Vinicio Castillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *