El profeta Gad

Pastor Hugo García

Lo primero que podemos decir cuando hablamos del profeta Gad es que su nombre significa Tropa o fortuna. Tropa nos habla de unidad, disciplina y fuerza, lo que quiere decir que nos lleva a la unidad del Espíritu (Efesios 4:3) que es el vínculo de la paz. En este año puede que se levanten problema en nuestra contra, pero al estar unidos y estar en paz el Señor nos dará la victoria por medio de la unidad. No podemos decir que estamos en paz cuando estamos en enemistad con alguien.

Por otro lado tropa también nos da la idea de disciplina, que es un conjunto de reglas de comportamiento para mantener el orden y la subordinación entre los miembros de un cuerpo o una colectividad, en una profesión o en una determinada colectividad. También nos habla de fuerza, y sabemos que como pueblo de Dios que somos necesitamos estar revestidos de fuera y honor (Proverbios 31:25).

2 Samuel 24:11-12

En este pasaje observamos que el profeta de Dios tiene que estar dispuesto desde temprano para recibir la palabra de Dios (quiere decir que si tenemos la unción profética, Dios nos va a usar, pero debemos estar despiertos, prestos a la voz de Dios). Cuando hay una palabra fuerte departe de Dios debemos decirla, porque esto no es para muerte sino para vida. Gad llevaba una delegación de Dios a través de la unción profética, que serviría de ayuda y consejo.

Puede ser que el que es enviado para dar ayuda y consejo nos haga ver aquellas cosas que no están bien por lo que tenemos que actuar y entender que, si no estamos haciendo bien las cosas delante de los ojos de Dios, debemos aceptar el error y no ser orgullosos, arrepentirnos para que Dios nos mande la ayuda que necesitamos para cambiar.

Dios le dijo a Gad primero “ve”, es decir que el profeta recibe órdenes de parte de Dios. Luego le dice “di”, por lo tanto el profeta debe recibir primero las instrucciones y luego hablar. No se trata entonces de solo decir “Así dice El Señor”, pues debemos tener la convicción plena de que lo que vamso a decir lo hemos recibido de parte de Dios y no hablaremos palabras de nuestra propia alma y corazón. Dios quiere que profeticemos pero de parte de Él.

OBEDIENCIA
1 Samuel 15:22 (LBLA) Y Samuel dijo: ¿Se complace el SEÑOR tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del SEÑOR? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros.

El Espíritu de Gad nos ayuda a caminar y a obedecer al Señor, Este es un tiempo en el que Dios nos está llamando a obedecerle, cuando nosotros comenzamos a obedecer y seguir la voz de Dios vamos de gloria en gloria y de victoria en victoria, porque somos como la luz de la aurora que va de

www.ebenezer.org.gt

Cuando David se levantó por la mañana, la palabra del SEÑOR vino al profeta

Gad, vidente de David, diciendo: Ve y di a David: 12 “Así dice el SEÑOR: ‘Te ofrezco tres cosas;

escoge para ti una de ellas, para que yo la haga.’”

aumento en aumento hasta que el día es perfecto. Debemos estar atentos a lo que nos dice Dios y obedecerle con todo el corazón, para que lo que nos dijeron lo pongamos en práctica.

INSTRUCCIÓN
1 Samuel 15:3 (LBLA) “Ve ahora, y ataca a Amalec, y destruye por completo todo lo que tiene, y no te apiades de él; antes bien, da muerte tanto a hombres como a mujeres, a niños como a niños de pecho, a bueyes como a ovejas, a camellos como a asnos.”
1 Samuel 15:8-9 (LBLA) Capturó vivo a Agag, rey de los amalecitas, y destruyó por completo a todo el pueblo a filo de espada. [9] Pero Saúl y el pueblo perdonaron a Agag, y a lo mejor de las ovejas, de los bueyes, de los animales engordados, de los corderos y de todo lo bueno, y no lo quisieron destruir por completo; pero todo lo despreciable y sin valor lo destruyeron totalmente.

En este pasaje Dios da la instrucción que se eliminara todo en Amalec, porque todo ese pueblo estaba contaminado, hasta los animales.

ASI DICE EL SEÑOR Ezequiel 13:7

El profeta Gad nos enseña también a edificar, según vemos en el siguiente verso:

1 Crónicas 21:18 (LBLA) Luego el ángel del SEÑOR ordenó a Gad que dijera a David que subiera y edificara un altar al SEÑOR en la era de Ornán jebuseo.

Por medio de seguir las instrucciones que Dios nos dá, venceremos a nuestros enemigos.

Salmo 44:5 (6) por ti vencimos a nuestros enemigos; ¡en tu nombre aplastamos a los que nos atacaban!
Salmo 60:12

Si el Señor está a favor tuyo se levantara contra todo enemigo que se quiera levantar para destruirte.

Miqueas 1:3 (DHH 2002) El Señor saldrá del lugar donde habita y vendrá caminando sobre las cumbres de los montes.

El verdadero profeta nos lleva a romper tinieblas y destruir toda maldad. Esforcémonos siempre en obedecer a cabalidad las instrucciones del Señor para que cuando hablemos de parte de Dios, esto sea de edificación para el pueblo.

Publicado en Pastor Hugo García y etiquetado , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *