Revelando el espíritu del error

Pastor Efraín Estévez

Sabemos que el Señor está preparando a Su pueblo para el encuentro glorioso con Su Rey. Partiendo del año de la prosperidad, se empezó a recibir una proclama que en algún sentido fue mal interpretada, pero nos fue dada para prepararnos para lo que venía después: la abundancia, sin embargo; algunos no pudieron ver la prosperidad porque recibieron semilla y no la sembraron bien, por lo cual no cosecharon adecuadamente. Sin embargo, aunque los años ya pasaron y cada año ha habido una diferente proclama, todas ellas están vigentes aún para el pueblo de Dios.

Este año de Revelación, también es un año de responsabilidad, pues aunque durante los años pasados también ha habido revelación, ahora nos está siendo dada en abundancia.

1 Corintios 11:26-28 (LBLA) Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga. 27 De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa.

En el versículo 27 podemos ver que el Apóstol Pablo nos está diciendo que no debemos cometer el error de ser indignos de recibir algo que es santo y sagrado.

Salmos 19:12 (RVA) ¿Quién entenderá los errores? ¡Líbrame de los que me son ocultos!

Todos hemos cometido errores que debemos corregir, nadie está libre de esto, pues todos nos hemos equivocado alguna vez. Pero podemos pedirle al Señor que nos acompañe en el camino para poder corregirlos, sacará a luz lo que está incorrecto dentro de nosotros para poder liberarnos y cambiarnos, siendo entonces la Santa Cena es una herramienta para poder hacer esto.

La palabra error viene de H7686 Shagà, que significa descarriarse (dirigir al error), usualmente errar, especialmente transgredir, desviarse, errar, error, pecar, perdido. El Diccionario Chávez dice que error es andar descarriado, echarse a perder moralmente, cometer un error, relajarse, recrearse, pecar por inadvertencia, hacer errar, dejar que alguien se desvié.

Un error puede ser hablar con palabras fuera de lugar, pensando que no lo son; también puede ser relajarse o acomodarse pensando que ya lo sabemos todo. Muchos hemos cometido errores por ignorancia, pero Dios quiere que los podamos corregir.

Salmos 119:10 (OSO) Con todo mi corazón te he buscado, no me dejes errar de tus mandamientos.

Si buscamos al Señor con todo el corazón, podemos pedir al Señor que no nos permita cometer errores y desobedecer Sus mandamientos. Un error puede ser poner a la familia antes que a Dios, o hacer de mala gana la obra de Dios o de forma indolente, los cuales en el tribunal de Cristo serán traídas para ser juzgadas.

Proverbios 5:23 (SRV) El morirá por falta de corrección; Y errará por la grandeza de su locura.Proverbios 5:23 (BMN) Él morirá por ser incorregible, su locura será su perdición.

Proverbios 5:23 (BTA 2003) 23 Al fin, él morirá infelizmente, porque desechó la amonestación; y se hallará engañado por el exceso de su locura.

Este versículo, nos dice que la disciplina o medidas correctivas, son bendición, pues aquellos que no corrigen a sus hijos comenten un grave error.

Deuteronomio 27:18 (SRV) Maldito el que hiciere errar al ciego en el camino. Y dirá todo el pueblo: Amén.

Otro grave error, es hacer errar a otro, aunque tal vez se hizo en ignorancia. Posiblemente hubo algunos que no dimos un buen testimonio en el inicio de nuestra vida cristiana y eso pudo ser tropiezo a personas que lo vieron. Tal vez como líderes no hemos sido lo que Dios esperaba de nosotros, y con actitudes hemos ofendido y dañado a ovejas del pueblo de Dios, todo esto va a ser demandando por parte del Señor, pero tenemos oportunidad de poder corregir estos errores por medio de la revelación que el Señor nos quiere dar.

Deuteronomio 27:18 (BNC) “¡Maldito quien lleve al ciego fuera de su camino!” Y todo el pueblo responderá: “¡Amén!”

Deuteronomio 27:18 (BMN) ¡Maldito el que desoriente al ciego en su camino! Y todo el pueblo responderá: ¡Amén!

Es importante que no desorientemos a otros, fuera del camino del Señor, pues esto es también un grave error.

Job 6:24 (SRV) Enseñadme, y yo callaré: Y hacedme entender en qué he errado.
Job 6:24 (CEE 2011) Explicadme las cosas y callaré, | aclaradme en qué me he equivocado…

Job 6:24 (DHH C 2002) Dadme lecciones, y guardaré silencio:[k] mostradme el error que he cometido.

Es necesario que callemos para poder adquirir conocimiento y entonces saber y entender en qué hemos fallado. Por ello debemos buscar la enseñanza de la Palabra, tanto en las reuniones de la congregación, como individualmente, para que la revelación llegue y podamos corregir lo que hemos hecho mal.

1 Juan 4:6 LBLA Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de la verdad y el espíritu del error.

2 Pedro 2:18 LBLA Pues hablando con arrogancia y vanidad, seducen mediante deseos carnales, por sensualidad, a los que hace poco escaparon de los que viven en el error.

Aquellos que inician en el camino del Señor, están muy expuestos a falsos ministros, los cuales según el pasaje de 2 Pedro 2:1-17 pueden haber salido de en medio del mismo pueblo, pero ya no tienen cobertura ministerial. Sin embargo con la revelación del Señor, podemos ver y reconocer a los ministros falsos y no dejarnos llevar por sus falsas enseñanzas. El pasaje dice que estos falsos ministros son seductores, no se sujetan, sin embargo ya están condenados. Son personas que tratan de hacer grupos para ganarse la confianza de los semejantes y poner en mal a los líderes. Pero el Señor nos advierte por medio de este pasaje para que no cometamos el error de dejarnos llevar por esta clase de personas.

Por medio de la revelación Dios nos quiere rescatarnos de cometer errores y de que caigamos en los engaños del espíritu de error que opera en los falsos ministros. Podemos pedir hoy al Señor que derrame sobre nosotros Su Espíritu Santo y Su revelación para poder discernir, y no caer en el espíritu de error.

Publicado en Pastor Efraín Estévez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *