Dios redime

Pastor Abraham de la Cruz.

Si hoy podemos gozar de salvación y de una nueva vida, es porque hemos creído y aceptado la redención que El Hijo de Dios pagó por nosotros en la cruz del calvario, pues no fuimos comprados con cosas corruptibles como oro o plata, sino con la Sangre preciosa de Cristo (1 Pedro 1:18-19)quien no sólo derramó su sangre por rescate nuestro, sino también bajó a los infiernos a pagar por nosotros la muerte segunda (Efesios 4:9). Gracias a Él ahora podemos vivir una vida plena y en libertad; sin embargo debemos considerar que Dios quiere que disfrutemos todos los beneficio de su obra redentora y que esta, sea completa en nosotros pues es muy grande.

Para ello veremos la vida de un siervo de Dios y de las cosas que fue redimido para poder aplicarlo a nuestra vida:

1 Samuel 1:1 (LBLA) Había un hombre de Ramataim de Zofim, de la región montañosa de Efraín, que se llamaba Elcana, hijo de Jeroham, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efrateo.

Una característica importante a resaltar en este verso es que se hace referencia del lugar en donde vivía Elcana, esto es porque Dios prepara lugares en los que seremos bendecidos, un ejemplo de ello lo vemos en la vida de Jefté, recordemos que la su vida fue muy difícil, pues era hijo de un hombre hebreo con una mujer ramera, sus hermanos lo desecharon pues no aceptaron heredar junto con él. Cuando Jefté sale de su casa, llega a una tierra llamada Tob (abundancia, buena tierra), lo que quiere decir que a pesar de nuestra situación Dios prepara un lugar en el que podamos ser restaurados. Si Dios nos ha traído hasta esta casa es con el propósito de que seamos restaurados y entonces levantarnos a otra dimensión.

Revisando y conjugando el significado de los nombre de los lugares de procedencia de Elcana, podemos decir que Dios quería levantar a Elcana con una función específica, su propósito era servir como atalaya, un hombre que supiera distinguir cuando se acercaba el mal y poder advertir a su pueblo. Dios lo estaba preparando para que fuera fructífero y para que viviera en abundancia.

  1. Ramataim: Lugar alto

  2. Zofin: Atalaya, Centinela

  3. Efraín: Doblemente fructífero

  4. Ephateo: Efrata; abundancia.

Ahora veamos el significado de su nombre, pues allí radica el nombre de este tema.

5. Elcana: Dios redime, Redimir.

Redimir significa: librar a una persona de una obligación, de un dolor o una situación penosa; conseguir la libertad de una persona o sacarla de la esclavitud mediante el pago de un precio. Lo que nos muestra que aún las cosas que podemos estar viviendo por muy dolorosas o penosas que parezcan, Dios es poderoso para librarnos, pues para poder abundar primero debemos ser libres.

Este hombre venía señalado para que viviera en abundancia, sin embargo cuando vemos su vida, resulta que era todo lo contrario.

ANA Y PENINA

Su problema inicia con el conflicto entre sus dos mujeres: Ana (Gracia) y Penina (Perla o coral). La esterilidad de su esposa Ana significaba una afrenta como mujer, según comentarios bíblicos se dice que tenían diez años sin poder tener hijos. Esta fue la motivación para que Elcana buscara a otra mujer para tener descendencia.

1 Samuel 1:2 (LBLA)Y tenía dos mujeres: el nombre de una era Ana y el de la otra Penina; y Penina tenía hijos, pero Ana no los tenía.

Imaginemos esta situación, la mujer que Elcana amaba, no tenía hijos lo que hizo que Penina tomara alguna ventaja sobre Ana, esta fue la primera dificultad en la casa del hombre que había sido destinado a vivir en abundancia.

1 Samuel 1:6 (LBLA) Y su rival la provocaba amargamente para irritarla, porque el SEÑOR no le había dado hijos.

Penina aprovechándose de esta situación se sentía mayor que Ana, sin embargo también habían sentimientos de envidia hacia ella pues a pesar de su esterilidad, Elcana amaba a Ana por eso la trataba de la siguiente manera:

1 Samuel 1:6 (RV 1995) Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola porque Jehová no le había concedido tener hijos.

Un rival es alguien que compite con otra por una misma cosa o por superioridad. Apliquémoslo a nuestra vida; cuando empezamos a desear lo que otra persona tiene, este se convierte en nuestro rival, aunque no lo digamos funciona inconscientemente.

Este tipo de rivalidad abre la puerta a la amargura, pues Ana lo declara (1 Samuel 1:10). Por otra parte Penina no se conformaba con enojarla sino que también la entristecía. Dios nos quiere hacer libres de todo esto, no es malo anhelar una bendición de parte de Dios, lo malo es cuando la intención es humilla a otra persona.

1 Samuel 1:7 (LBLA) Esto sucedía año tras año; siempre que ella subía a la casa del SEÑOR, la otra la provocaba. Y Ana lloraba y no comía.

Vemos que esta situación era constante, año tras año tenía que resolver los problemas camino a la casa del Señor. Puede ser que nos presentemos a la casa del Señor pero que tengamos problemas serios en casa.

(CST)… la irritaba y ella se echaba a llorar y no quería comer…Cuando vemos que la irritaba, se refiere a un enfado muy grande. Ya vimos cómo eran sus dos mujeres, ahora veamos cómo era él:

1 Samuel 1:3 (LBLA) Este hombre subía todos los años de su ciudad para adorar y ofrecer sacrificio al SEÑOR de los ejércitos en Silo. Y los dos hijos de Elí, Ofni y Finees, eran sacerdotes del SEÑOR allí.

Elcana subía a adorar y ofrecer sacrificio, pero ahora se encuentra con dos sacerdotes que menospreciaban las ofrendas, esto sumado al conflicto con sus mujeres, era razón suficiente para renunciar en la búsqueda del Señor, sin embargo él subía todos los años, no importando la situación de sus dos mujeres ni la condición de los dos sacerdotes, Elcana subía.

Ahora debemos considerar el ejemplo de este varón, aunque tengamos dificultades y adversidades la búsqueda por nuestro Señor no se debe detener. No importa quien se oponga en casa, debemos subir constantemente a la casa del Señor a adorar en medio de cualquier circunstancia.

1 Samuel 1:4-5 (LBLA) Cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba porciones a Penina su mujer y a todos sus hijos e hijas; 5 pero a Ana le daba una doble porción, pues él amaba a Ana, aunque el SEÑOR no le había dado hijos.

Elcana era un hombre responsable que proveía para sus hijos con Penina, como un sacerdote de casa le daba la porción que le correspondía a cada uno, sin importar el conflicto en el que vivía.

1 Samuel 1:8 (LBLA) Entonces Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras y no comes? ¿Por qué está triste tu corazón? ¿No soy yo para ti mejor que diez hijos?

Elcana trató de consolar a Ana y de suplir la necesidad de ser madre con su amor de esposo, lo cual no pudo hacer pues es tipo de amor es totalmente distinto.

Si en algún momento tenemos problemas con nuestro cónyuge, lo mejor que podemos hacer es seguir subiendo a adorar a Dios y Él nos permitirá alcanzar la victoria, perseveremos en medio de cualquier dificultad sin permitir que vengan pensamientos que nos hagan retroceder.

1 Samuel 1:9 (LBLA) Y se levantaron de mañana, adoraron delante del SEÑOR y regresaron de nuevo a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y el SEÑOR se acordó de ella.

A partir de este versículo cesó el conflicto, terminó la rivalidad, desapareció Penina, esto fue a consecuencia que ambos se levantaron de mañana a adorar, dieron la prioridad a la búsqueda del Señor y a su intimidad, entonces Dios recompensó a Ana.

No importa el tamaño del problema, si permanecemos fieles a Dios, un día el Señor se acordara de nosotros y nos dará la victoria.

Publicado en Pastor Abraham de la Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *