Los enemigos del reposo

Anciano Fernando Álvarez

El significado de Noé es reposo y, de hecho, cuando Noé nace su padre profetizó acerca de él porque dijo: “este nos hará descansar de las obras que nos habían sido puestas a causa de las maldiciones que se no habían puesto sobre la tierra”; vemos entonces que hay una necesidad profunda en nosotros de reposar en el Señor porque las luchas de nuestra vida quizá nos han agotado. En ese momento es una profecía que se basa en una necesidad o en una ventana de revelación que le es dada al padre de Noé, pero al final se cumple con el nacimiento en la tierra de nuestro Señor Jesucristo y que se desarrolla con Su ministerio y no culmina, continua con Su muerte y resurrección para que tengamos esperanza.

Desde el momento en el que el Señor le da el mandato a Noé de entrar en el arca con su familia, podemos decir que transcurrieron cien años. A veces nosotros perdemos la esperanza de tal forma que ya no queremos seguir y viene dudas a nuestra mente: ¿por qué tanto servirle al Señor? ¿por qué portarnos bien, guardarnos, limitarnos y permanecer en el testimonio? e incluso decimos que nuestra vida va de mal en peor, y quizá nos desesperamos. Ahora bien, en cuanto a Noé fueron cien años en los que tuvo que resistirse en las cosas que le decían. Sin embargo la vida en el evangelio se trata de una carrera de resistencia no de velocidad, sabiendo que si la palabra de Dios esta relacionando al reposo con la venida del Señor, entonces el reposo será una señal de este evento tan esperado por nosotros.

El Señor está abriendo el último espacio de tiempo para el arrepentimiento porque después vendrá la destrucción. Ahora, el Señor pudo haber salvado a Noé sin construir un arca, pero ¿de qué otra manera pudo haber provisto tiempo, un espacio de gracia y misericordia para que todo aquel que se arrepintiera pudiera entrar también al arca? Las personas necesitan ver a los hijos de Dios trabajando en Su obra. El Señor quiere que participemos de la obra pues quiere que seamos parte del proceso de misericordia y que a través de nuestro testimonio o servicio muchos alcancen la gracia, por lo tanto es necesario que todos sirvamos al Señor. Sin embargo siempre habrá quien se oponga a la obra del Señor, y nos va a atacar a nosotros, pero no nos preocupemos porque el Señor jamás a perdido una batalla.

En Génesis 6:1-5 vemos la descripción de la tierra en los tiempos de Noé: 1. Comían
2. Bebían
3. Se casaban y se daban en matrimonio

4. Se multiplicaban mezclándose
5. Tenían frutos
6. La tierra se había corrompido y estaba llena de violencia (Génesis 6:11)

www.ebenezer.org.gt

37 Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del

Hombre. 38Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que entró Noé en el arca, 39 y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos; así será la venida del Hijo del

Hombre.”

Este pasaje nos deja ver que el arca que salvó a Noé y su familia es figura del Señor Jesucristo, pues solo por medio de él y a través de Él somos capaces y dignos de acceder a las glorias del Señor Jesucristo.

Por lo anterior podemos decir que no hay diferencia entre el mundo en el que vivía Noé con respecto al mundo en el cual vivimos nosotros, pues este mundo está corrompido en muchos aspectos.

Noé hallo gracia delante del Señor para hacer la obra y llegó el momento en el que pudo entrar al arca, este es período es llamado período de gracia. Si lo vemos escatológicamente, posiblemente es uno de los períodos que Él Señor tiene disponibles para salvación, pero el mundo que ha perdido la esperanza lo que es desertando las filas del pueblo de Dios. El Señor esta buscando fieles para hacer la obra en este tiempo.

Genesis 5:28-29 (LBA)

Este era un parte de una palabra profética que es reafirmada en el siguiente verso: Isaías 9:6 (LBA) “

Por lo anterior podemos decir que no podemos poner nuestra esperanza en el lugar equivocado.

28 Y Lamec vivió ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo. 29 Y le

puso por nombre Noé, diciendo: Este nos dará descanso de nuestra labor y del trabajo de nuestras

manos, por causa de la tierra que el SEÑOR ha maldecido.

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado,

y la soberanía reposará

sobre sus hombros;

y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso,

Padre Eterno,

Príncipe de Paz.”

Génesis 6:8-10 (LBA) 8 Mas Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR. 9 Estas son las generaciones de Noé. Noé era un hombre justo, perfecto entre sus contemporáneos; Noé andaba con Dios. 10 Y Noé engendró tres hijos: Sem, Cam y Jafet.
Noé no era el que le presentaba sus planes al Señor, sino el Señor era el que presentaba Sus planes para la vida de Noé. Debemos anhelar ser como Noé, y aunque aún nos falte sabemos que el Señor no está llamando a los perfectos ni a los más capaces, el Señor quiere que haya un genuino arrepentimiento y una necesidad mayúscula de encontrarnos con Él y dice la palabra que el que comenzó la buena obra de cierto la terminará; no sabemos en qué momento será, pero confiamos en que Él Señor lo va a hacer por eso ha llamado a lo vil y menospreciado para avergonzar a aquel que cree que lo tiene todo.

La obra del Reposo es un tiempo de oportunidad, este es un espacio que Él Señor está permitiendo y quiere que seamos participes de esa bendición pero hay enemigos de esa obra y hay quienes se van a oponer a esa bendición.
2 Pedro 3:3-7 (LBA) “3 Ante todo, sabed esto: que en los últimos días vendrán burladores, con su sarcasmo, siguiendo sus propias pasiones, 4 y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su venida? Porque desde que los padres durmieron, todo continúa tal como estaba desde el principio de la creación. 5 Pues cuando dicen esto, no se dan cuenta de que los cielos existían desde hace mucho tiempo, y también la tierra, surgida del agua y establecida entre las aguas por la palabra de Dios, 6 por lo cual el mundo de entonces fue destruido, siendo inundado con agua; 7 pero los cielos y la tierra actuales están reservados por su palabra para el fuego, guardados para el día del juicio y de la destrucción de los impíos.”

 

El Señor viene, pero hay enemigos Su obra, hay enemigos del reposo, hay enemigos de este

tiempo de oportunidad que hay para el arrepentimiento, y parte de los enemigos son los burladores.

Esto también sucedió en el tiempo de Nehemías, cuando la obra consistía en restaurar las puertas de la ciudad y el altar, pero esa obra tenía enemigos. (Nehemías 2:18-20). Una de las cosas que provoca la burla es el temor y la desmoralización, es decir cuando alguien empieza a sentir que las fuerzas ya no le alcanzan. Uno de los antídotos que deberíamos de usar nosotros es sentarnos a escuchar la palabra. (Nehemías 4:10-11) pero Él Señor nos quiere dar fuerzas como de búfalo porque es precisamente con lo que hay que luchar debido a que esa es la estrategia del enemigo, eso es lo quiere lograr, pero nosotros no lo vamos a permitir.

Al preparar la defensa vamos a inhabilitar al enemigo. Al leer la historia de Nehemías vemos que una de las reflexiones que hace al respecto de la defensa que había que presentar es que dirigía desde el frente, por lo que él hace un reconocimiento e identifica los problemas de la defensa y una de las cosas que identifica es que la obra es demasiada extensa. La obra del cuerpo de Cristo es mucho más extensa porque se extiende al rededor del mundo, ministerialmente también es extensa, por lo que si estamos dispersos hay un problema de no poder armar la defensa como debe de ser.

Nehemías 4:13 (TLA) “13 Por eso ordené que todos tuvieran listas sus armas: espadas, lanzas y arcos. Luego les pedí que se colocaran agrupados por familias detrás del muro, en los espacios que todavía no habían sido reparados.”

En este verso vemos la estrategia que utilizó Nehemías, representando cada elemento de esta, uno de los cinco ministerios primarios de esta forma: Dirección (Apóstol), Arcos (Profeta), Agrupados por familia (Pastor), Lanzas (Evangelista) y Espadas (Maestro).

Efesios 4:11-13 (LBA) “11 Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, 12 a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.”

La importancia de los cinco ministerios es capacitar a los santos; capacitar se traduce del griego katartizo y su significado es perfeccionar, completar, hacer apto, constituir. Una de las cosas que hacen los cinco ministerios es que nosotros vamos a dejar de ser niños espiritualmente hablando, no nos vamos a dejar llevar por otras doctrinas. Él Señor quiere perfeccionarnos por lo tanto hay muchas cosas que hay que reparar. Algunas de ellas las encontramos en los siguiente versos:

Mateo 4:21 (LBA) “21 Y pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo, hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con su padre Zebedeo, remendando sus redes, y los llamó.”

Hay redes que tienen que ser reparadas. Esto no nos está hablando solo de ministerios sino a todo

el que le sirve al Señor, porque Él quiere que reparemos las brechas, que logremos acercar a los hermanos con los otros hermanos para que no haya división.

Mateo 21:16 (LBA) “16 y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les respondió*: Sí, ¿nunca habéis leído: “DE LA BOCA DE LOS PEQUEÑOS Y DE LOS NIÑOS DE PECHO TE HAS PREPARADO ALABANZA”?

Es un tiempo de restauración de la alabanza, hasta la palabra dice restaurar el tabernáculo de David y con ello incluye la alabanza, eso es una brecha.

Lucas 6:40 (LBA) “40 Un discípulo no está por encima de su maestro; mas todo discípulo, después de que se ha preparado bien, será como su maestro.”

Los discípulos también tienen que estar preparados porque hasta que sean reparados y restaurados serán como su maestro.

1 Corintios 1:10 (LBA) “10 Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos os pongáis de acuerdo, y que no haya divisiones entre vosotros, sino que estéis enteramente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer.”

Una casa divida no prevalece, un departamento divido no prevalece, un área tampoco lo hace. Nuestro mismo sentir al servir debería de ser siempre agradar al Señor.

Gálatas 6:1 (LBA) “6Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.”

Esto quiere decir que si nosotros hemos sido restaurados debemos tener misericordia de los hermanos. Una de las cosas que debemos hacer es restaurarlos y repararlos para que una vez restaurados le sirvamos al Señor como debe de ser, pero no desecharlos porque si Él Señor tuvo misericordia de nosotros también debemos manifestar misericordia de los demás.

1 Tesalonicenses 3:10 (LBA) “10 según oramos intensamente de noche y de día que podamos ver vuestro rostro y que completemos lo que falta a vuestra fe?”.

Nuestra fe también debería ser restaurada porque es una de las cosas que se ve seriamente dañada y comienza a ser substituida por un espíritu de incredulidad que es lo contrario a la fe.

Hebreos 13:20-21 (LBA) “20 Y el Dios de paz, que resucitó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor, el gran Pastor de las ovejas mediante la sangre del pacto eterno, 21 os haga aptos en toda obra buena para hacer su voluntad, obrando El en nosotros lo que es agradable delante de El mediante Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

Este es el mismo sentir y el mismo parecer, entonces este debería ser el mismo anhelo de nuestros corazones y el Señor lo quiere hacer.

Reconocemos que la obra es del Señor, por lo tanto pidámosle que un espíritu de restauración sea

con nosotros, sobre nuestra familia, sobre nuestra congregación y que todo lo que no ha sido restaurado sea restaurado conforme a Su voluntad; que sean restauradas las relaciones familiares, conyugales, entre hijos y padres, entre los hermanos, de tal forma que lo que sea imposible para los hombres sea hecho en el Santo Nombre del Señor.

 
Publicado en Predicas. y etiquetado , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *