La angustia de Jacob

Sergio Licardie.

Cuando hablamos de la angustia de Jacob nos referimos a la gran tribulación que vendrá después de la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo, sin embargo es importante hacer notar que el que pasa la angustia es Jacob, no Israel. Jacob es figura del pueblo de Dios, la iglesia en general, pero Israel es figura de la novia del Cordero, la que es arrebatada. La tribulación es un acontecimiento que está a las puertas, y aún hay mucho pueblo de Dios que aunque dice que no quiere quedarse a pasar la tribulación, con sus actitudes demuestra todo lo contrario, es por eso que necesitamos transitar de Jacob a Israel para no pasar por ésta angustia.

Jeremías 30:7 (LBA) “¡Ay! porque grande es aquel día, no hay otro semejante a él; es tiempo de angustia para Jacob, más de ella será librado.

Hay una serie de noticias relevantes que nos muestran que cada día el mundo está preparando una plataforma tecnológica y económica para la aparición del anticristo, cuando esto suceda será la angustia de Jacob.

Zacarías 10:8-12 (BTX) Silbaré para reunirlos, porque los habré redimido… Aunque esparcidos entre las naciones, En lejanos países se acordarán de mí, Criarán allí a sus hijos, pero regresarán… Entonces atravesarán un mar de angustia, Golpeará el mar agitado, Harán secar hasta el fondo del Nilo, Hará que la soberbia de Asiria sea abatida Y arrancará el cetro de Egipto, con la fuerza de YHVH avanzarán en su Nombre. Oráculo de YHVH.

La Biblia textual tiene dos llamadas; una en la palabra angustia y otra en la palabra Nilo. La palabra angustia hace referencia que la tribulación pasará por el mar. Y el Nilo se traduce como río o corriente. Esto tiene relación con la nueva guerra fría entre Rusia y los Estados Unidos de América. Es decir que allí puede estar pasando lo que viene como instrumento para la gran tribulación.

Jeremías 30:7 (LBA) “¡Ay! porque grande es aquel día, no hay otro semejante a él; es tiempo de angustia para Jacob, más de ella será librado.

Después de comprender un poco más sobre la angustia que viene, debemos hacer un alto y preguntarnos si somos Israel o somos Jacob.

Romanos 11:25-26 (LBA) Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis sabios en vuestra propia opinión: que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito: EL LIBERTADOR VENDRA DE SION; APARTARA LA IMPIEDAD DE JACOB.

La palabra endurecimiento viene del griego 4457 que significa: Porosís, que significa: dureza, callosidad, ceguera. La mayoría de veces esta palabra es traducida como ceguera, entonces debemos preguntarnos si por nuestra ceguera no ha llegado la revelación a nuestra vida y esta ceguera nos puede hacer convertirnos en Jacob y no en Israel. Necesitamos revelación aun para ver lo que está sucediendo en nuestra casa y en nosotros mismos.

Necesitamos ser cambiados de naturaleza, ser cambiados de nombre espiritual de Jacob a Israel. Ahora veremos cómo se debe dar ésta transición. Hagamos una comparación:

  • El valor numérico de Israel es más alto que el de Jacob, lo que nos muestra que Israel tiene un nivel espiritual más alto.

  • La suma del valor numérico de Jacob es 11, y este número está asociado a la purificación y el 10 de Israel a la plenitud. Pero ¿cómo llegamos al 10 a partir del 11?, restando, 11 menos 1, es decir que para que seamos purificados y llegar a la plenitud de Israel deben quitarnos el 1, es decir el “Yo” y nuestro egoísmo.

  • Vemos nuevamente la relación de los números 10 y 11 en la suma de los dígitos de la cantidad de veces que aparecen los nombres Jacob e Israel en la Biblia de Las Américas.

    DE JACOB A ISRAEL

    1. Debemos ser aprobados en las angustias que cambiaron a Jacob para no pasar la angustia de Jacob o como dijimos antes, la gran tribulación.

  1. Salir de la Casa de Labán.

  2. Llegar a Mahanaim y Peniel.

  3. Arrebatar la bendición.

En esta oportunidad nos enfocaremos en salir de la casa de Labán, pues si no salimos de la casa de Labán nunca llegaremos a ser Israel y lo que nos esperaría es la angustia de Jacob.
El nombre de Labán viene de la palabra hebrea número 3835 Ser (o llegar a ser) blanco, hacer ladrillos, emblanquecer.

Cuando hablamos de emblanquecer podemos referirnos a los fariseos, pues el Señor Jesús les dijo: ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. (Mateo 23:27).

Es decir que una característica de Labán la podemos ver en una persona que alaba, predica, sirve, pero que por dentro está lleno de huesos de muertos. Lo importante no es ver a los demás sino a nuestro interior e identificar si no tenemos podredumbre en nosotros mismos.

Labán era hijo de Betuel. H1328= Destruido por Dios

Aquí debemos analizar cómo fue la vida de nuestros ancestros y renunciar a toda herencia espiritual contraria a la que Dios quiere darnos.

Habiba en Padan-Aram.
Padan= Planicie, el campo, la meseta (BDB, Strong) Aram= Elevado, alto, magnificente (Diccionario Jones)

Si hacemos una paráfrasis de las definiciones de las traducciones podríamos decir que Labán habitaba en un campo elevado, ¿será que hay altivez en nuestro corazón, y que a la primera que nos dan un privilegio nos ufanamos sacamos provecho de él?

Génesis 24:30-31 (LBA) Y sucedió que cuando él vio el anillo y los brazaletes en las manos de su hermana, y cuando oyó las palabras de su hermana Rebeca, diciendo: Esto es lo que el hombre me dijo, Labán fue al hombre; y he aquí que estaba con los camellos junto a la fuente. Y le dijo: Entra, bendito del SEÑOR. ¿Por qué estás fuera? Yo he preparado la casa y un lugar para los camellos.

Labán es un interesado, pues no estaba buscando a Eliezer por lo que él era o representaba, lo buscó por los regalos que podía darle. Ahora preguntémonos una vez más, ¿por qué estamos con el ministro y los siervos con los que estamos? ¿Será que estamos buscando el privilegio que puedan darnos? Labán buscaba una recompensa sin hacer ningún esfuerzo.

Génesis 24:50 (LBA) Labán y Betuel respondieron, y dijeron: Del SEÑOR ha salido esto; no podemos decirte que está mal ni que está bien.

Génesis 31:24 (LBA) Pero Dios vino a Labán arameo en sueños durante la noche, y le dijo: Guárdate que no hables a Jacob ni bien ni mal.

En estos dos versículos vemos cómo es cambiado el orden de la frase; que está mal ni que está bien por ni bien ni mal. Es decir que no podemos decirle bien a un hermano mientras le estamos deseando el mal, esa es una actitud de Labán.

Génesis 24:55 (LBA) Pero el hermano y la madre de ella dijeron: Permite que se quede la joven con nosotros unos días, quizá diez; después se irá.

Vemos como Labán era un hombre que se preocupa por los ritos, por lo que lo dirá la gente y no lo por lo que Dios estaba demandando. No debe importarnos lo que el mundo diga, lo importante es agradar a Dios siendo cristianos definidos y no avergonzarnos del evangelio.

Génesis 30:27-28 (LBA) Pero Labán le respondió: Si ahora he hallado gracia ante tus ojos,quédate conmigo; me he dado cuenta de que el SEÑOR me ha bendecido por causa tuya. Y añadió: Fíjame tu salario, y te lo daré.

Una vez más vemos que Labán busca a la gente por su propio interés. Si buscamos sólo las bendiciones de Dios y no al Dios que bendice, entonces podemos llegar a ser como Labán.

Génesis 29:25-27 (LBA) Cuando fue de mañana, he aquí que era Lea. Y Jacob dijo a Labán: ¿Qué es esto que me has hecho? ¿No fue por Raquel que te serví? ¿Por qué, pues, me has engañado? Y Labán respondió: No se acostumbra en nuestro lugar dar a la menor antes que a la mayor. Cumple la semana nupcial de ésta, y te daremos también la otra por el servicio que habrás de rendirme aún otros siete años.

Aquí vemos cómo Jacob se enfrenta con otro engañador, pero Labán no sólo engaño a Jacob, seguramente también engañó a su hija Lea para que accediera a entregarse a Jacob.

Génesis 31:38 (LBA) Estos veinte años yo he estado contigo; tus ovejas y tus cabras no han abortado, ni yo he comido los carneros de tus rebaños. No te traía lo despedazado por las fieras;yo cargaba con la pérdida. Tú lo demandabas de mi mano, tanto lo robado de día como lo robado de noche. Estaba yo que de día el calor me consumía y de noche la helada, y el sueño huía de mis ojos. Estos veinte años he estado en tu casa; catorce años te serví por tus dos hijas, y seis por tu rebaño, y diez veces cambiaste mi salario.

Veamos todo lo que Jacob tuvo que pasar por salir de la casa de este personaje.

EL PRIMER GRUPO DE PRUEBAS PARA JACOB

  • 7 Años de servicio por Lea.

  • 7 Semanas de fiesta nupcial.

  • 7 Años de servicio por Raquel.

  • Le quitan el “1” del “Yo” al tratar el Señor con su corazón.

    SEGUNDO GRUPO DE PRUEBAS PARA JACOB

  • 6 Años del servicio por el rebaño.

  • 10 cambios de salario.
    Le tocó esperar el número 16 de prueba. Pero con el “1” que le quitaron al primer grupo de pruebas, se trasladó al segundo grupo y se transformó en el 17 de Dios.

Si salimos de la casa de Labán nos vamos a transformar en Israel y tendremos la revelación de lo que Dios quiere hacer con nosotros.

Génesis 31:42 (LBLA) Si el Dios de mi padre, Dios de Abraham, y temor de Isaac, no hubiera estado conmigo, ciertamente me hubieras enviado ahora con las manos vacías. Pero Dios ha visto mi aflicción y la labor de mis manos, y anoche hizo justicia.

Si hemos sido engañados, hoy Dios nos hará justicia. Es tiempo de salir de la casa de Labán y recuperar lo que se devoró en un nuestra casa, trabajo, finanzas, incluso en nuestra mente.

Publicado en Predicas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *