Herramientas de un profeta – La Mesa

Pastora Sandra de Rodríguez.

Al profeta Eliseo le prepararon un aposento alto con diferentes elementos, cada uno de los cuales tiene diferente función en el ministerio profético, una de ellas es edificar a la iglesia del Señor.

Hebreos 4:12 (BLS) Cada palabra que Dios pronuncia tiene poder y tiene vida. La Palabra de Dios es más cortante que una espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo de nuestro ser. Allí examina nuestros pensamientos y deseos, y deja en claro si son buenos o malos.

Esto quiere decir que a un profeta no le puede faltar la palabra, pues cuando lanza una palabra de Dios viene a cambiar e impactar, no solo atmósferas, sino ambientes, deseos, pensamientos y hasta lo más profundo de nuestro ser.

2 Reyes 4:8-9 (TLA) Un día, Eliseo fue al pueblo de Sunem. Allí, una mujer muy importante le insistió que fuera a comer a su casa. Y cada vez que Eliseo pasaba por allí, se quedaba a comer en casa de ella. [9] Entonces la mujer le dijo a su esposo: —Mira, yo sé que este hombre que nos visita cuando pasa por el pueblo, es un profeta de Dios.

Esta mujer era generosa y reconoció lo que Dios puso sobre Eliseo, la unción que estaba sobre él; sabía que era un profeta de Dios, quiere decir que ella tenía discernimiento. Un profeta debe anhelar tener un aposento alto, un lugar donde le pueda dar lugar a la presencia de Dios en lo íntimo, donde Dios prepara a sus siervos, para que en lo público sea Dios el que anuncie la unción que Él ha puesto en su siervo, sin necesidad que él mismo lo publique.

La palabra mesa viene del H7979 Shulkjá que significa mesa, comida (alimento espiritual), convite (convivencia o Koinonia), tiene su origenen la palabra shalakj H7971 que significa libertad, partir el pan, convocar o dar. La mesa es donde entramos a tener comunión con Dios para dar una palabra que trae libertad, porque nos hemos alimentado del alimento espiritual.

Éxodo 30:27 (PDT) la mesa y todos sus utensilios, el candelabro y todos sus utensilios, el altar de incienso,

En la mesa de un profeta no puede faltar la unción del Espíritu Santo que es el aceite santo (unción pura del Espíritu Santo).

2 Crónicas 13:11 (RV 1960) los cuales queman para Jehová los holocaustos cada mañana y cada tarde, y el incienso aromático; y ponen los panes sobre la mesa limpia, y el candelero de oro con sus lámparas para que ardan cada tarde; porque nosotros guardamos la ordenanza de Jehová nuestro Dios, mas vosotros le habéis dejado.

Este versículo nos dice que un profeta debe seguir las ordenanzas que Dios nos manda, debe llevarse de la mano y estar en el Espíritu, o sea saber cómo quiere que se entregue el mensaje. Cuando buscamos la santidad, Dios nos respalda en todo tiempo y en todo momento. La palabra limpia es traduce del H2891 tajer que significa ser brillante, ser puro (físicamente sano, claro, no adulterado, no contaminado, moralmente inocente o santo). Entonces una mesa limpia quiere decir tener una comunión santa con Dios.

Éxodo 25:30 (PDT) Colocarás en la mesa, permanentemente ante mí, el pan de la presencia .

Un profeta debe buscar la presencia de Dios, para dar una palabra que venga del corazón de Dios. Fuera de la presencia de Dios no podemos dar una palabra verdadera, poderosa, que cambia corazones y vidas.

1 Samuel 16:11 (RV 1960) Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí.

El profeta, para sentarse a la mesa, debe tener discernimiento para saber cuándo actuar y cuándo no debe hacerlo, para no dejarse llevar por la apariencia sino le ha sido revelado lo que está pasando en el interior.

1 Samuel 9:6-7 (RV 1960) El le respondió: He aquí ahora hay en esta ciudad un varón de Dios, que es hombre insigne; todo lo que él dice acontece sin falta. Vamos, pues, allá; quizá nos dará algún indicio acerca del objeto por el cual emprendimos nuestro camino. [7] Respondió Saúl a su criado: Vamos ahora; pero ¿qué llevaremos al varón? Porque el pan de nuestras alforjas se ha acabado, y no tenemos qué ofrecerle al varón de Dios. ¿Qué tenemos?

No podemos lanzar una palabra si no es el tiempo de Dios, el profeta debe tener misericordia y trasladarle al pueblo la misericordia de DIOS. Entonces, cuando hay personas que han sido menospreciadas y llegan ante la mesa de un profeta, esto es para cambiar su vida y traerles consuelo.

Isaías 65:11 (LBLA) Pero vosotros que abandonáis al SEÑOR, que olvidáis mi santo monte, que ponéis mesa para la Fortuna, y que preparáis vino mezclado para el Destino,

En la mesa de un profeta no se debe buscar la recompensa terrenal.

1 Reyes 18:19 (LBLA) Ahora pues, envía a reunir conmigo a todo Israel en el monte Carmelo, junto con cuatrocientos cincuenta profetas de Baal y cuatrocientos profetas de la Asera que comen a la mesa de Jezabel.

Un profeta no puede dejarse contaminar por espíritus inmundos, que solo quieren ser piedra de tropiezo y perdición para el profeta y el pueblo. Toda bendición viene de Dios.

1 Reyes 13:20 (RV 1995) Cuando estaban sentados a la mesa, aconteció que Jehová habló al profeta que lo había hecho volver,

2 Reyes 4:42-43 (NTV) Otro día, un hombre de Baal-salisa le trajo al hombre de Dios un saco de grano fresco y veinte panes de cebada que había preparado con el primer grano de su cosecha. Entonces Eliseo dijo: —Dénselo a la gente para que coma. [43] —¿Qué? —exclamó el sirviente—. ¿Alimentar a cien personas sólo con esto? Pero Eliseo reiteró: —Dénselo a la gente para que coma, porque esto dice el SEÑOR: “¡Todos comerán, y hasta habrá de sobra!”.

En la mesa del profeta siempre debe haber abundancia de palabra, para que el pueblo sea edificado y pueda seguir creciendo.

Apocalipsis 3:20 (NTV) »¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos.

Cualquier llamado o incluso el ministerio que Dios te haya dado, debe pasar por la prueba para que nos volvamos más fuertes en Dios.

Publicado en Predicas. y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *