El ojo malo y el ojo bueno

Sergio Fernando Nitsch.

Cuando Dios permite que nos desarrollemos en el ámbito secular; de pronto tenemos la oportunidad de ver las maravillas con las que está formado en cuerpo humano, es ahí donde vemos qué tan misericordioso ha sido y seguirá siendo, porque se tomó el tiempo necesario para formarnos a cada uno; quizá no lo podamos notar a simple vista, sin embargo dentro de nosotros, así como el mundo espiritual es inminente su existencia, así mismo es la maravilla que compone el cuerpo humano; aunque la humanidad diga que el hombre proviene el mono; la Iglesia de Cristo hemos tenido por revelación de Dios, comprender que somos producto de Su amor y de esa misma forma, nos llama que somos como la niña de Sus ojos, de tal manera que si alguien se levanta en contra nuestra, están atentando en contra de los ojos del único Dios verdadero y todopoderoso.

Génesis 3:5-6 (LBA) Pues Dios sabe que el día que de él comáis, serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. 6 Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido que estaba con ella, y él comió.

Por eso cuando Dios nos hable y nos instruya respecto a una situación, debemos obedecerle y no prestarle atención al enemigo, porque el tal es astuto y puede engañarnos, es mejor guardarnos con celo para Dios y saber que todo cuanto necesitemos, El lo proveerá, si hoy no sabemos algo, a Su momento lo sabremos y será provechoso si viene de parte de Dios.

Génesis 3:7 (LBA) Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; y cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales.

Una de las cosas que produce el engaño del enemigo, además de desobedecerle a Dios, es que perdemos Su la cobertura, por eso fue que Adán y Eva se sintieron desnudos.

Éxodo 21:24-26 (LBA) ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, 25 quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe. 26 Si alguno hiere el ojo de su siervo o de su sierva y se lo inutiliza, lo dejará ir libre a causa del ojo.

Notemos entonces que el ojo puede ser el canal para que seamos libres o esclavizados a las cosas del mundo.

Jueces 16:21 (LBA) Los filisteos lo prendieron y le sacaron los ojos; y llevándolo a Gaza, lo ataron con cadenas de bronce y lo pusieron a girar el molino en la prisión.

Con el ejemplo de lo que sucedió con Sansón, podemos ver que antes de hacerlo perder la visión, le quitaron su cobertura, perdió la cabellera a través del engaño que tuvo por Dalila y luego perdió la visión que Dios le había entregado respecto a lo que debía hacer en favor de Israel.

1 Samuel 18:8 (LBA) Entonces Saúl se enfureció, pues este dicho le desagradó, y dijo: Han atribuido a David diez miles, pero a mí me han atribuido miles. ¿Y qué más le falta sino el reino?

En la versión de la Biblia JBS dice que desagradó los ojos de Saúl.

1 Samuel 18:9 (LBA) De aquel día en adelante Saúl miró a David con recelo.
Recordemos todo lo que había hecho David en favor de Saúl, sin embargo pudo más el celo por el

reino, que el favor de haber guardado directa o indirectamente la vida del rey.

2 Reyes 25:7 (LBA) Y degollaron a los hijos de Sedequías en su presencia, y a Sedequías le sacó los ojos, lo ató con cadenas de bronce y lo llevó a Babilonia.

Cuando hablamos de Babilonia, estamos refiriéndonos al sistema del mundo; pero eso no significa que estemos totalmente al margen de lo que el mundo mueve; lo que debemos hacer es tener el sumo cuidado en no ser engañados para que seamos presos de sus vanidades.

2 Crónicas 16:8-9 (LBA) ¿No eran los etíopes y los libios un ejército numeroso con muchísimos carros y hombres de a caballo? Sin embargo, porque te apoyaste en el SEÑOR, Él los entregó en tu mano. 9 Porque los ojos del SEÑOR recorren toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón es completamente suyo. Tú has obrado neciamente en esto. Ciertamente, desde ahora habrá guerras contra ti.

Aquí vemos la consecuencia positiva de depender del brazo del Señor, sin embargo no podemos estar un día con Dios y otro con el diablo, si somos del Señor, sigamos Su camino en todo momento y dependamos de El siempre.

Mateo 6:22 (TLA) Los ojos son el reflejo de tu carácter. Así que, tu bondad o tu maldad se refleja en tu mirada.

Mateo 6:22-23 (LBA) La lámpara del cuerpo es el ojo; por eso, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz. 23 Pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará lleno de oscuridad. Así que, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande no será la oscuridad!

Debemos saber que en nosotros hay luz de Dios y eso mismo será el reflejo por nuestros ojos; pero si hay obscuridad, se verá con nuestras obras.

Mateo 5:27-29 (NTV) “Han oído el mandamiento que dice: “No cometas adulterio”. 28 Pero yo digo que el que mira con pasión sexual a una mujer, ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. 29Por lo tanto, si tu ojo -incluso tu ojo bueno* -te hace caer en pasiones sexuales, sácatelo y tíralo. Es preferible que pierdas una parte de tu cuerpo y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.

Es necesario reconocer que en algún momento le hemos fallado a Dios, y solamente porque El es bueno es que estamos vivos y no hemos sido consumidos; quizá no por el pecado de tipo sexual, pero le hemos fallado de una u otra forma.

Jeremías 5:21 (R60) Oíd ahora esto, pueblo necio y sin corazón, que tiene ojos y no ve, que tiene oídos y no oye: 

Regularmente estamos con buena salud; pero no le agradecemos a Dios porque nos vemos como si todo fuera normal, olvidamos que hay gente que tiene discapacidades, sin embargo son más agradecidos por lo que aun tienen. Recordemos que si algo bueno tenemos es porque Dios ha sido misericordioso; El quiso bendecirnos y no es porque lo merezcamos.

EL OJO BUENO
Eclesiastés 2:14 (LBA) El sabio tiene ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas. Pero yo

sé también que ambos corren la misma suerte.

Deuteronomio 11:18 (LBA) Grabad, pues, estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma; atadlas como una señal a vuestra mano, y serán por insignias entre vuestros ojos.

Salmos 33:18 (LBA) He aquí, los ojos del SEÑOR están sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia,

Génesis 29:17 (LBA) Y los ojos de Lea eran delicados, pero Raquel era de bella figura y de hermoso parecer.

Proverbios 22:9 (LBA) El generoso será bendito, porque da de su pan al pobre.

Job 29:11-17 (LBA) Porque el oído que oía me llamaba bienaventurado, y el ojo que veía daba testimonio de mí; 12 porque yo libraba al pobre que clamaba, y al huérfano que no tenía quien le ayudara. 13 Venía sobre mí la bendición del que estaba a punto de perecer, y el corazón de la viuda llenaba de gozo. 14 De justicia me vestía, y ella me cubría; como manto y turbante era mi derecho. 15Ojos era yo para el ciego, y pies para el cojo. 16 Padre era para los necesitados, y examinaba la causa que no conocía. 17 Quebraba los colmillos del impío, y de sus dientes arrancaba la presa.

Números 10:31-32 (LBA) Después dijo Moisés: Te ruego que no nos dejes, puesto que tú sabes dónde debemos acampar en el desierto, y serás como ojos para nosotros. 32 Y será que si vienes con nosotros, el bien que el SEÑOR nos haga, nosotros te haremos.

Deuteronomio 11:7, 12 (LBA) Pero vuestros ojos han visto toda la gran obra que el SEÑOR ha hecho. 12 Es una tierra que el SEÑOR tu Dios cuida; los ojos del SEÑOR tu Dios están siempre sobre ella, desde el principio hasta el fin del año.

Deuteronomio 32:10 (LBA) Lo encontró en tierra desierta, en la horrenda soledad de un desierto; lo rodeó, cuidó de él, lo guardó como a la niña de sus ojos.

1 Reyes 8:52 (LBA) Que tus ojos estén abiertos a la súplica de tu siervo y a la súplica de tu pueblo Israel, para escucharles siempre que te invoquen.

1 Reyes 9:2-3 (LBA) el SEÑOR se apareció a Salomón por segunda vez, tal como se le había aparecido en Gabaón. 3 Y el SEÑOR le dijo: He oído tu oración y tu súplica que has hecho delante de mí; he consagrado esta casa que has edificado, poniendo allí mi nombre para siempre; en ella estarán mis ojos y mi corazón perpetuamente.

Salmos 17:7-8 (LBA) Muestra maravillosamente tu misericordia, tú que salvas a los que se refugian a tu diestra de los que se levantan contra ellos. 8 Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas…

Proverbios 22:12 (LBA) Los ojos del SEÑOR guardan el conocimiento, pero Él confunde las palabras del pérfido.

Jeremías 24:6-7 (LBA) “Porque pondré mis ojos sobre ellos para bien, y los traeré de nuevo a esta tierra; los edificaré y no los derribaré, los plantaré y no los arrancaré. 7 “Y les daré un corazón para que me conozcan, porque yo soy el SEÑOR; y ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, pues volverán a mí de todo corazón.

Zacarías 2:8 (R60) Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo.

Publicado en Predicas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *