El ministerio profético en el nuevo testamento

Pastora Mayra de Díaz.

Efesios 4:11-13 (LBLA) Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, [12] a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; [13] hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

Este pasaje nos deja ver que los cinco ministerios son regalos del Señor para la iglesia, y establece claramente que la función para ellos es perfeccionar a la iglesia y edificarla, hasta que lleguemos a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Hemos aprendido que en la primera dispensación funcionaron en lo profético los profetas del Padre, desde Adán hasta Juan el bautista; en la segunda dispensación vemos a Jesús El profeta y en la tercera dispensación encontramos a los profetas del Espíritu Santo, que son los ministros primarios profetas y son constituidos por el Señor y no por el hombre.

Ministerios Proféticos Mencionados En El Nuevo Testamento

1. Ministerio Profético de Agabo:

Hechos 11:28 (LBLA) Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que ciertamente habría una gran hambre en toda la tierra. Y esto ocurrió durante el reinado de Claudio.

Agabo profetizó un evento futuro, es decir que el ministerio profético nos ayuda a ver más allá, hacia el futuro, para que la iglesia sea apercibida, por lo que necesitamos profetas que fluyan en esa vía pero que sean genuinos, pues en este tiempo se han visto profetas que tratan de cambiar lo que Dios ha dicho que va a suceder. Es necesario que el ministerio profético tenga su oído pegado al cielo para escuchar lo que Dios quiere decir.

Hechos 11:29-30 (LBLA) Los discípulos, conforme a lo que cada uno tenía, determinaron enviar una contribución para el socorro de los hermanos que habitaban en Judea. [30] Y así lo hicieron, mandándola a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo.

Vino la profecía por medio de Agabo para que el pueblo estuviera preparado y reaccionaran ante ella, de tal forma que la palabra dada por medio del ministerio profético debe provocar una reacción en el pueblo.

Hechos 21:10-11 (RV60) Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, [11] quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles.

Agabo era reconocido como profeta, y en esta ocasión profetizó para alertar a otro ministro. Sin embargo aunque Pablo escuchó la profecía, no cambió su destino por ella, sino que lo preparó para saber qué le iba a suceder. Los profetas son necesarios dentro de los equipos ministeriales pues alertan a otros ministros para que se preparen para lo que vendrá.

El nombre Agabo tiene tres significados: el primero es “langosta”. Sabemos que la langosta era la comida de un profeta (Mateo 3:4), por otra parte la langosta es una plaga devoradora (Joel 2:25), esto quiere decir que el profeta tiene la capacidad de comerse lo que destruye los años de la gente, pero al mismo tiempo tiene la capacidad de restituir por medio de la palabra que Dios da. La palabra hebrea que se traduce restituir es H7999 Shalam que significa, estar seguro, hacer enmiendas, por lo que el profeta debe estar seguro de que el Señor le ha dado la palabra. El hacer enmiendas lo podemos ver ejemplificado en Nínive, que había recibido una palabra de destrucción pero Dios al ver el corazón arrepentido de aquel pueblo, hizo una enmienda y los perdonó.

Isaías 40:2 (LBLA) Hablad al corazón de Jerusalén y decidle a voces que su lucha ha terminado, que su iniquidad ha sido quitada, que ha recibido de la mano del SEÑOR el doble por todos sus pecados.

Zacarías 9:12 (LBLA) Volved a la fortaleza, oh cautivos de la esperanza; hoy mismo anuncio que el doble te restituiré.

El Señor no solo devuelve lo que se comió la langosta sino nos da el doble.

Otro significado de Agabo es “amor”, por lo que el ministerio profético debe demostrar amor, pues muchos que dicen tener este ministerio sólo lanzan juicios y destrucción sobre las congregaciones y esta no es la voluntad de Dios.

1 Corintios 14:1 (LBLA) Procurad alcanzar el amor; pero también desead ardientemente los dones espirituales, sobre todo que profeticéis.

Primero debemos alcanzar el amor, antes de los dones, incluso antes de profetizar. Vemos el ejemplo del Profeta Eliseo, al que unos muchachos molestaron y utilizó el don para lanzar una maldición sobre ellos (2Reyes 2:23-24). Somos un regalo de parte de Dios para su iglesia y debemos dar la talla de ese regalo en amor.

El último significado de Agabo es “deseo sensual”. Este significado lo podemos ver como que el Señor nos diera una advertencia sobre lo sensual, a quienes fluimos en lo profético.

Judas 1:19 (RV60) Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.

Los sensuales son aquellos que al no tener el Espíritu Santo, se dedican a manipular los sentidos de las personas. Este era uno de los temores del apóstol Pablo (2 Corintios 11:3), pues hay muchos que necesitan sentir algo para saber que Dios les habló pero esto los puede extraviar, 

pues el falso Profeta hará señales y engañará a todos aquellos que fueron manipulados en sus sentidos; por lo tanto necesitamos ministerios proféticos genuinos.

2. Ministerio Profético de Bernabé

Hechos 13:1 (LBLA) En la iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Simón llamado Niger, Lucio de Cirene, Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca, y Saulo.

Bernabé fue le primero nombrado en entre estos ministros, por lo que podemos inferir que el era Profeta.

Hechos 4:36 (LBLA) Y José, un levita natural de Chipre, a quien también los apóstoles llamaban Bernabé (que traducido significa hijo de consolación),

José significa, el que añade, es decir que Bernabé fue el nombre que le fue añadido. Al seguir leyendo este pasaje vemos que Bernabé dio de sus posesiones para la iglesia, pues el que anhela el ministerio profético no puede estar apegado a lo material; debe ser dadivoso. Según el diccionario Lockward, Bernabé también significa: hijo de la profecía que trae consolación; lo que nos habla de que el ministerio profético es un ministerio de consolación.

Hechos 11:22-24 (LBLA) Y la noticia de esto llegó a oídos de la iglesia de Jerusalén y enviaron a Bernabé a Antioquía, [23] el cual, cuando vino y vio la gracia de Dios, se regocijó y animaba a todos para que con corazón firme permanecieran fieles al Señor; [24] porque era un hombre bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.

En este pasaje podemos observar cuales eran las cualidades que tenía Bernabé. En primer lugar ayudó a la iglesia a consolidarse, animándola. Necesitamos ministerios proféticos que no dividan iglesias, sino que fortalezcan la fe de los creyentes. El ministerio profético debe tener bondad pero sobre todo debe estar lleno del Espíritu Santo porque si no, caería en el peligro de manipular. El profeta también debe estar lleno de fe, porque confía en la palabra que ha recibido, dado que nos movemos en base a la fe y no en base a lo que vemos.

3. Ministerio profético de Judas y Silas
Hechos 15:32 (LBLA) Siendo Judas y Silas también profetas, exhortaron y confortaron a los

hermanos con un largo mensaje.

Profetas se traduce del G4396 profetes que significa el que predice, orador inspirado, poeta. Un profeta debe predicar con la convicción de que el Espíritu es quien lo inspira para edificar a la iglesia. Es decir que el profeta no solo es usado realizando actos proféticos sino también con la palabra. El poeta nos habla de adoración, como aquel que canta versos al Amado.

Hechos 15:32 (RV60) Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras.

En esta versión vemos que la palabra consolar (G3870 parakaleo) también se traduce animar alentar, confortar. La palabra confirmar (G1991 Episterio) significa respaldo adicional, restablecer. Estas funciones deben ser realizadas con abundancia de palabra logos, es decir que la palabra escrita debe ser su parámetro y no salirse de allí, pues es la palabra profética más segura. El logosrespalda el mensaje del Profeta.

El ministerio profético dentro de un equipo ministerial

El Profeta no debe estar solo y sin cobertura, sino dentro de un equipo ministerial, bajo la cobertura de un Apóstol, pues el trabajo debe ser realizado en equipo, ejemplos:

Pablo y Bernabé
Hechos 13:2 (RV60) Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a

Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.

Pablo y Silas
Hechos 16:25 (RV60) Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los

presos los oían.

En momentos difíciles, cuando alabaron juntos, el Señor respondió. Pidamos al Señor que el diseño dado en Su palabra para el ministerio profético, sea una realidad en nosotros.

Publicado en Predicas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *