Descendencia de arqueros

Fernando Álvarez.

El Señor ha puesto un arma poderosa en nuestras manos.

Daniel 12:3 (OSO) Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.

Este versículo encierra dos características para quienes han sido redimidos por el Señor Jesucristo, la primera es el entendimiento. Cada enseñanza, las predicas, la lectura de la palabra y su revelación, nos dan entendimiento. Dice la palabra que los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento, pero luego completa indicando a los que enseñan la justicia; en este verso está hablando en plural por lo que no se refiere únicamente al Ministerio Magistral, sino a una característica que todos los santos debemos tener, se refiere a una generación.

En Efesios 4:11 se indica que los 5 ministerios, incluyendo el Magistral, han sido dejados para santificar a los santos. Entonces todos debemos tener la capacidad de enseñar a los demás sobre la justicia del Señor. Cada vez que damos testimonio de nuestra salvación, que testificamos de las cosas que Dios ha hecho en nosotros, estamos testificando de la obra del Señor.

El libro de Génesis nos ilustra que Abraham fue un constructor de altares, el primer altar fue en laencina de Moré, que en el hebreo significa entre otras cosas, maestro, enseñanza, lluvia temprana. El Señor le da una promesa a Abraham y es que le dará una descendencia como las estrellas, y esto está relacionado porque el que enseña brillará. Este tema está relacionado con una descendencia de arqueros, hablando que arqueros son aquellos que enseñan de la justicia de Dios.

1 Crónicas 8:40 (LBLA) Y los hijos de Ulam eran hombres fuertes de gran valor, arqueros, y tuvieron muchos hijos y nietos, ciento cincuenta en total. Todos éstos fueron de los hijos de Benjamín.

Lo que identifica este versículo es una familia, una descendencia ministerial. El Señor coloca una cabeza ministerial que enseña a sus hijos acerca del oficio y de las habilidades de un buen arquero y esos hijos le enseñan a sus hijos respecto al oficio, habilidades, características y trabajo del arquero, y así se vuelven todos una familia de arqueros. Ulán, según el Diccionario Holman significa primero o líder, y lo define como líder de una familia de arqueros, aquí podría verse cómo en forma secular, es el liderazgo. Como dijo Pablo imítenme a mí en lo que yo imito a Cristo.

2 Samuel 1:17-18 (LBLA) David entonó esta elegía por Saúl y por su hijo Jonatán, y ordenó que enseñaran a los hijos de Judá el cántico del arco; he aquí, está escrito en el libro de Jaser.

En la versión de la Biblia King James, cuando se traduce del inglés al español se traduce“enséñenle a los hijos el uso del arco”, esto significa que una de las responsabilidades de la cabeza ministerial, y la nuestra como cabeza sacerdotal en nuestras casas, es enseñar a nuestros hijos cómo se usa el arco.

Las armas que encontramos en la biblia se pueden agrupar en tres conjuntos: armas para combatir de cerca, armas de mediano alcance, y armas de largo alcance. Cada una tiene un propósito, por ejemplo la espada que es la espada de la palabra, y dice que todos debemos ser diestros del uso 

de la palabra; esa espada es para tener encuentros cercanos. Pero también están las jabalinas como la de Fines, que son de alcance medio. Los arcos podían tener un alcance largo hasta de 300 metros, y esto los hace de mayor dificultad de uso ya que es necesario considerar varios factores para su uso, por ejemplo: viento, velocidad, fuerza, entre otros. La característica del arco es que tiene fuerza, multiplica la fuerza del hombre, porque lo que hace es que cuando estira la cuerda acumula la energía, y cuando se lanza es superior a la que el hombre tendría sin uso del arco.

Cuando hablamos del arco, en lo espiritual estamos hablando del Espíritu Santo, si hemos sido bautizados y tenemos Su llenura, somos hombres y mujeres poderosos en Dios. Hoy enseñaremos a usar el arco:

Lección No. 1:
Job. 29:18-22 (LBAL) Entonces pensaba: “En mi nido moriré, y multiplicaré mis días como la arena. “Mi raíz se extiende hacia las aguas, y el rocío se posa de noche en mi rama. “Conmigo es siempre nueva mi gloria, y mi arco en mi mano se renueva.” Me escuchaban y esperaban, y guardaban silencio para oír mi consejo. Después de mis palabras no hablaban de nuevo, y sobre ellos caía gota a gota mi discurso.

Job en este capítulo está diciendo como era su vida, en el siguiente capítulo lo que dice es que el Señor aflojó la cuerda de su arco.

En Job 30:1-11, vemos que una de las cosas que debemos aprender para usar el arco es valorar la bendición de lo que Dios nos ha dado, tener en alta estima la misericordia de Dios. A veces podemos olvidar lo bueno que Dios ha sido con nosotros, pero realmente debemos dar gracias al Señor por lo que nos ha dado, empezando por la vida.

Josué 24:11-12 (LBAL) “Pasasteis el Jordán y llegasteis a Jericó; y los habitantes de Jericó pelearon contra vosotros, y también los amorreos, los ferezeos, los cananeos, los hititas, los gergeseos, los heveos y los jebuseos. Y los entregué en vuestras manos. “Entonces envié delante de vosotros avispas que expulsaron a los dos reyes de los amorreos de delante de vosotros, pero no fue por vuestra espada ni por vuestro arco.

Debemos estar conscientes que sin Dios somos nada, a veces podemos llegar a un reconocimiento personal, y nos atribuirnos la gloria que solo El merece. En este pasaje están recordándole a Israel que el logro alcanzado es por la gracia y misericordia del Señor.

En Salmos 44:4-6 vemos la respuesta del versículo anterior, debemos tener certeza y la convicción que hará la obra en nuestras familias, en el trabajo, y que Dios es quien abre y cierra puertas. Si queremos ser arqueros, enseñar la justicia de Dios, debemos creerle primero.

1 Samuel 2:4-5 (LBLA) Quebrados son los arcos de los fuertes, pero los débiles se ciñen de poder. Los que estaban saciados se alquilan por pan, y dejan de tener hambre los que estaban hambrientos. Aun la estéril da a luz a siete, más la que tiene muchos hijos languidece.

En el entrenamiento de fuerzas especiales, es llevarlos al límite la resistencia del cuerpo humano, y es con el objetivo que se den cuenta que aún en la mayor debilidad que tenga el individuo, tiene la capacidad de seguir adelante. Es lo mismo cuando estamos en desiertos y pruebas; es porque el Señor nos está probando y nos lleva al límite porque seremos sus fuerzas especiales.

Zacarías 10:4-5 (LBLA) De él saldrá la piedra angular, de él la clavija, de él el arco de guerra, de él todo gobernante; juntos. serán como valientes, que en la batalla huellan al enemigo en el barro de las calles; pelearán, porque el SEÑOR estará con ellos, y serán avergonzados los que montan a caballo.

El Señor está con nosotros, así como lo dijo a Josué: esfuérzate y sea valiente, El estará con nosotros todos los días de nuestra vida (Hechos 1:7-9). En resumen, para usar el arco no debemos confiar en nuestras propias capacidades; reconocer que necesitamos del Señor; y nunca jactarnos de nosotros mismos, sino que dependemos de El y de Su Santo Espíritu.

LECCIÓN 2
2 Samuel 22:35 (LBAL) El adiestra mis manos para la batalla, y mis brazos para tensar el arco de bronce.

El Señor nos está adiestrando, en todas las predicas nos está equipando para que todos tengamos de la unción de cada ministerios, ya que las cinco ministraciones adiestra nuestra vida. A veces podemos perder la fuerza por los afanes de la vida. Pero solo así podemos ver que solo por su misericordia hemos llegado al lugar donde estamos, y podemos decir hasta aquí el Señor nos ha ayudado, nos ha bendecido, nos envuelve de su amor y gracia.

LECCION No. 3

Características de un arquero.

2 Samuel 1:22 (LBLA) De la sangre de los muertos, de la grosura de los poderosos, el arco de Jonatán no volvía atrás, y la espada de Saúl no volvía vacía.

Unas de las características son las siguientes:

  • –  No vuelve atrás (2 Crónicas 14:8).

  • –  Tiene hijos bien preparados (1 Crónicas 5:18).

  • –  Tiene fe, palabra y poder (Génesis 40:22-26).

  • –  Permanece firme y con manos ágiles (1 Crónicas 12:1-2).

  • –  Tiene fortaleza (2 Reyes 13:15-17)

    El Señor quiere que seamos obedientes a la instrucción, que tomemos nuestro arco, tomemos la unción poderosa por medio del Espíritu Santo, que profeticemos al igual que estos varones. Podemos no haber derrotado a muchos enemigos, ya sea incredulidad, falta de fe, cansancio, desesperación, decepción, frustración pero ahora debemos tomar nuestro arco reprender y vencer en el nombre de Jesús.

Publicado en Predicas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *