La involución de los Profetas – Los adivinos

Profeta Erwin Cano

Escuela para Profetas

1 Corintios 2:12-13 (VM2) Pero nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios; para que conozcamos las cosas que nos han sido dadas gratuitamente por Dios. [13] Las cuales cosas también hablamos, no con palabras que enseña la sabiduría humana, sino que enseña el Espíritu Santo, explicando cosas espirituales con palabras espirituales.

La palabra que en este verso se traduce explicando es el G4793 sugkrino que según el diccionario Vine, también significa ajustar, combinar, acomodar ya en el sentido de combinar cosas espirituales con cosas espirituales, adaptando el discurso del tema, bajo la conducción del Espíritu Santo o bien en el de comunicar cosas espirituales mediante cosas o palabras espirituales, o en el sentido de interpretar cosas espirituales a personas espirituales. Debemos saber que solo pro medio del Espíritu Santo es que podemos comprender las cosas espirituales.

Génesis 41:15 (VM2) Y dijo Faraón a José: He soñado un sueño, y no hay quien me lo interprete; mas he oído decir de ti que cuando oyes un sueño, lo puedes interpretar.
Génesis 41:16 (RV 1960) Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón.

Necesitamos saber y creer que el don que hemos recibido no está en nosotros, sino que viene de parte de Dios, pues esto nos ayudará a mantenernos en humildad.

Daniel 2:19 (CST) Le fue revelado a Daniel el misterio en una visión nocturna y bendijo al Dios del Cielo,

El año de la Revelación todavía está vigente en nosotros, de tal forma que esa unción de revelación seguirá reposando sobre nuestras cabezas.

Daniel 5:11 (BMN) Hay en tu reino un hombre en quien mora el espíritu del Dios santo. Ya en tiempo de tu padre demostró tener una intuición, una inteligencia y una sabiduría semejante a la de los dioses, tanto que el rey Nabucodonosor, tu padre, le nombró jefe de los magos, los adivinos, los caldeos y los astrólogos.

El Espíritu de Dios mora en nosotros, pero necesitamos seguir llenándonos de Él..

2 Samuel 7:2 (OSO) Dijo el Rey al profeta Nathan: Mira ahora, yo moro en casas de cedros, y el arca de Dios está entre cortinas.
2 Samuel 7:3 (VMP) Entonces Natán respondió al rey: Anda, haz todo cuanto está en tu corazón; porque Jehová es contigo.

2 Samuel 7:5 (BMN) “Vete y di a mi siervo David: No serás tú el que me construyas una casa para que habite en ella.

En esta ocasión Natán no consulto al Señor para dar una respuesta, sino que respondió por sus sentimientos y por eso el Señor lo corrigió.

Gálatas 1:6 (RVA 1989) Estoy asombrado de que tan pronto os estéis apartando del que os llamó por la gracia de Cristo, para ir tras un evangelio diferente.

Es necesario que estemos constantemente pegados a la fuente de revelación y no apartarnos.

Gálatas 3:3 (OSO) ¿Tan locos sois, que habiendo comenzado por el Espíritu, ahora os perfeccionáis por la carne?

No podemos volvernos carnales pues, según este verso es una locura.

Jeremías 5:31 (VM2) Los profetas profetizan mentira, y los sacerdotes gobiernan por medio de ellos, y mi pueblo quiere que sea así; ¿y qué haréis en el final de ello?

Si hemos recibido de parte de Dios un don profético, necesitamos seguir las instrucciones de Dios y de nuestra cobertura para no profetizar mentiras.

Jeremías 23:14 (LBLA) También entre los profetas de Jerusalén he visto algo horrible: cometían adulterio y andaban en mentiras; fortalecían las manos de los malhechores, sin convertirse ninguno de su maldad. Se me han vuelto todos ellos como Sodoma, y sus habitantes como Gomorra.

Necesitamos que el Señor nos guarde de caer en este tipo de pecados.

1 Samuel 15:23 (LBLA) Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del SEÑOR, El también te ha desechado para que no seas rey.

Debemos desechar toda rebeldía de nuestro corazón y ser sujetos a nuestra cobertura, pues si no lo hacemos estamos abriendo la puerta a la involución.

Deuteronomio 13:5 (LBLA) Pero a ese profeta o a ese soñador de sueños se le dará muerte, por cuanto ha aconsejado rebelión contra el SEÑOR vuestro Dios que te sacó de la tierra de Egipto y te redimió de casa de servidumbre, para apartarte del camino en el cual el SEÑOR tu Dios te mandó andar. Así quitarás el mal de en medio de ti.

El profeta que se rebela contra su autoridad terminará aconsejando a otros a rebelarse también, por lo tanto debemos decir no a la rebelión, pues es una involución en la que el temor de Dios ha abandonado a la persona.

Jeremías 28:16 (LBLA) Por tanto, así dice el SEÑOR: “He aquí, te voy a quitar de sobre la faz de la tierra. Este año morirás, porque has aconsejado la rebelión contra el SEÑOR.”

El Señor es celoso y no tolera la rebelión, mucho menos la que aconseja rebelión.

Jeremías 14:14 (VM2) Jehová pues me respondió: Los profetas profetizan mentiras en mi nombre: no los he enviado, y nada les he mandado decir, ni siquiera les he hablado; visión mentirosa, y adivinación, y una nada, y el engaño de su mismo corazón, es lo que ellos profetizan.

Necesitamos llenarnos del Espíritu Santo, y estar en constante comunión con el Señor. Si tenemos un don genuino de Dios necesitamos que sea desarrollado en le temor de Dios y sujetándonos, para no profetizar de nuestro corazón.

Números 22:7 (RVA 1989) Los ancianos de Moab y los ancianos de Madián fueron llevando con ellos los honorarios del adivino. Llegaron a donde estaba Balaam y le comunicaron las palabras de Balac.

El don profético no es nuestro, sino Dios es quien nos lo ha dado, de tal forma que él nos ordena cuando hablar y cuando callar, por lo tanto no podemos hacerlo a cambio de dinero, pues estaremos cayendo en la categoría de adivinos.

1 Samuel 9:7-8 (LBLA) Entonces Saúl dijo a su criado: Pero he aquí, si vamos, ¿qué le llevaremos al hombre? Porque el pan de nuestras alforjas se ha acabado y no hay presente para llevar al hombre de Dios. ¿Qué tenemos? [8] Y el criado volvió a responder a Saúl, y dijo: He aquí, tengo en mi mano la cuarta parte de un siclo de plata; se lo daré al hombre de Dios, y él nos indicará nuestro camino.

A Balaam le dieron honorarios, es decir una tarifa establecida pero a Samuel le dieron una ofrenda, por lo que tampoco podemos negarnos a recibir ofrendas, pero no podemos profetizar lo que la gente quiere a cambio de dinero.

Números 22:27 (RVA 1989) El asna, al ver al ángel de Jehovah, se recostó debajo de Balaam. Y éste se enojó y azotó al asna con un palo.
Números 22:31 (RVA 1989) Entonces Jehovah abrió los ojos a Balaam, y él vio al ángel de Jehovah de pie en el camino, con su espada desenvainada en su mano. Balaam se inclinó y se postró sobre su rostro,

Dios le abre los ojos a quien Él le place. Balaam tenia los ojos cerrados pero la asna los tenia abiertos antes que él. Cuando Dios abre nuestros ojos podemos ver el mundo espiritual que nos rodea.

Números 24:4 (RVA 1989) dice el que escucha los dichos de Dios, el que ve visión del Todopoderoso, caído, pero con los ojos abiertos:
Números 24:16 (RVA 1989) dice el que escucha los dichos de Dios, el que tiene el conocimiento del Altísimo; el que ve visión del Todopoderoso, caído, pero con los ojos abiertos:

Necesitamos pedirle al Señor que abra nuestros ojos y seamos guardados de la involución, que puede comenzar con la carnalidad, luego conducirnos a decir mentiras, para caer luego en rebelión, idolatría y adulterio.

Números 24:1 (RVA 1989) Cuando Balaam vio que a Jehovah le parecía bien que bendijese a Israel, no fue como las otras veces en busca de encantamientos, sino que afirmó su rostro hacia el desierto.

Balaam involucionó de tal forma que luego de adivinar comenzó a hacer encantamientos y afirmó su rostro hacia el desierto. Siempre hay gente en el desierto, pero estos deben buscar que Dios les hable, no un profeta con encantamientos.

Números 24:1 (NTV) Finalmente Balaam comprendió que el SEÑOR estaba decidido a bendecir a Israel, así que no recurrió a la adivinación como antes. En cambio se dio vuelta y miró hacia el desierto

Que el Señor tenga misericordia de toso los que tienen un fluir profético para que, nos consagremos al Señor

Josué 13:22 (NTV) Los israelitas también habían matado a Balaam, hijo de Beor, quien usaba magia para predecir el futuro.
Josué 13:22 (LBLA) Entre los que mataron los hijos de Israel, también dieron muerte a espada al adivino Balaam, hijo de Beor.

Balaam terminó sus días reconocido como un adivino que utilizaba magia, cumpliéndose en él la involución de un profeta, por lo tanto debemos guardar nuestro corazón siguiendo la instrucción apostólica, sabiendo que no somos nosotros sino es Dios quien da la revelación. Pidamos al Señor que un espíritu de santidad caiga sobre nosotros, y que el discernimiento siempre este presente en nuestras vidas para que no seamos engañados.

 

 

Abre nuestros ojos

Hermano Samuel Tavico

A veces cantamos al Señor que deseamos con todo el corazón verle, eso significa que obviamente no lo podemos ver con nuestros ojos naturales, lo sentimos pero nuestro deseo intenso es poderlo ver.

1 Corintios 2:9 (LBA) …sino como está escrito: COSAS QUE OJO NO VIO, NI OÍDO OYÓ, NI HAN ENTRADO AL CORAZÓN DEL HOMBRE, son LAS COSAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LE AMAN.

Esta es la promesa de Dios a nuestra vida para este nuevo ciclo profético.

2 Reyes 6:17 (BMN) Y Eliseo oró así: “Señor, ábrele los ojos para que vea”. Y el Señor abrió los ojos del muchacho, el cual vio el monte repleto de caballos y carros de fuego, que rodeaban a Eliseo.

Lo que necesitamos entonces es ver qué es lo que nos está impidiendo ver al Señor y una vez que lo focalicemos, podamos eliminarlo de nuestra vida porque solamente está sirviendo de estorbo impidiendo que veamos al Señor Jesucristo.

Job 31:7 (LBA) Si mi paso se ha apartado del camino, si mi corazón se ha ido tras mis ojos, y si alguna mancha se ha pegado en mis manos…

Una de las cosas que podemos ver aquí es que Job no había abierto totalmente sus ojos y eso había hecho que su corazón se desviara.

Salmos 6:7 (LBA) Se consumen de sufrir mis ojos; han envejecido a causa de todos mis adversarios.

David fue un varón de Dios que padeció mucha persecución por parte de Saúl y de otros enemigos; eso hizo que sus ojos estuvieran ocupados en ver cómo escapaba y no veía que el Señor estaba con él, como quizá nos puede estar sucediendo, por eso debemos dejar que Dios actúe a favor nuestro en todo para que no dejemos de verlo.

Salmos 27:13 (LBA) Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del SEÑOR en la tierra de los vivientes.

Dios abrirá nuestros ojos de tal manera que no habrá nada que atrape nuestro corazón.

1 Samuel 16:7 (LBA) Pero el SEÑOR dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el SEÑOR mira el corazón.

El Profeta Samuel estaba esforzándose por ver las cosas espirituales con los ojos naturales, pero no lo lograría porque las cosas de la carne, carne son y las cosas del Espíritu, espíritu son. Por eso, si tenemos el favor de Dios y nuestros ojos espirituales han sido abiertos, debemos ayudar a nuestros hermanos para que a ellos también le sean abiertos.

Salmos 13:2-3 (LBA) ¿Hasta cuándo he de tomar consejo en mi alma, teniendo pesar en mi corazón todo el día? ¿Hasta cuándo mi enemigo se enaltecerá sobre mí? 3 Considera y respóndeme, oh SEÑOR, Dios mío; ilumina mis ojos, no sea que duerma el sueño de la muerte…

Notemos hasta dónde puede llevarnos el hecho de tener los ojos espirituales cerrados; esta cita es clara en hacernos ver que nos puede llevar a una muerte espiritual si le permitimos a nuestra alma que tome el control para estarnos aconsejando. Por eso debemos tomarnos de la mano de Dios en todo momento para que seamos guiados por el camino de la luz, de la revelación y entonces poder ver al Señor Jesucristo, pero para eso necesitamos dejar de ver a nuestros adversarios.

Mateo 13:14-15 (LBA) Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: “AL OÍR OIRÉIS, Y NO ENTENDERÉIS; Y VIENDO VERÉIS, Y NO PERCIBIRÉIS; 15 PORQUE EL CORAZÓN DE ESTE PUEBLO SE HA VUELTO INSENSIBLE Y CON DIFICULTAD OYEN CON SUS OÍDOS; Y SUS OJOS HAN CERRADO, NO SEA QUE VEAN CON LOS OJOS, Y OIGAN CON LOS OÍDOS, Y ENTIENDAN CON EL CORAZÓN, Y SE CONVIERTAN, Y YO LOS SANE.”

Dios está señalando a un pueblo que rehusó abrir sus ojos; El nos los forzó, sino que fue y decide abrir los ojos a un pueblo que no era pueblo, a un pueblo que no tenía pacto, es ahí donde entramos para gozarnos de las bendiciones del Señor porque vio en nosotros un corazón sensible para recibir Su palabra, para perdonar y pedir perdón de todo corazón para que no llegue la amargura a estorbarnos, es ahí donde empieza nuestra relación con El.

1 Juan 2:16 (LBA) Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Cuando vemos en el libro de los Salmos, dice que por poco tropieza el pie del salmista a causa de la prosperidad de los impíos; es ahí donde debemos dejar de pensar como un pueblo sin Dios porque El nos ha tomado como Su pueblo y ha hecho de nosotros reyes y sacerdotes.

Salmos 121:1-2 (LBA) Cántico de ascenso gradual. Levantaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? 2 Mi socorro viene del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra.

Cuando Dios abre nuestros ojos, no vemos la tormenta, sino que vemos al Señor porque nos ama.

Job 19:25-27 (LBA) Yo sé que mi Redentor vive, y al final se levantará sobre el polvo. 26 Y después de deshecha mi piel, aun en mi carne veré a Dios; 27 al cual yo mismo contemplaré, y a quien mis ojos verán y no los de otro.

Sin importar lo que estemos padeciendo, nuestros ojos estarán puestos en el Señor.

Salmos 92:11 (LBA) Mis ojos satisfechos han mirado a los que me acechaban, y oyen mis oídos de los malhechores que se levantan contra mí.

Cuando son abiertos nuestros ojos podemos comprender que sin importar quién se levante en contra nuestra, Dios está por nosotros y si el con nosotros, ¿quién contra nosotros? No hay quién pueda enfrentar el poder de nuestro Señor Jesucristo.

Salmos 145:15-16 (LBA) A ti miran los ojos de todos, y a su tiempo tú les das su alimento. 16 Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente.

Los ojos de nuestro corazón deben estar en Dios porque de El viene todo cuanto necesitemos, pero si ponemos nuestros ojos en el hombre, seremos como aquel que edificó su casa en la arena. Debemos esperar en Dios porque de El sabe de qué tenemos necesidad.

Proverbios 23:26 (LBA) Dame, hijo mío, tu corazón, y que tus ojos se deleiten en mis caminos. Nuestro ojos deben estar en deleitarnos para hacer la voluntad de Dios, en forma exclusiva deben estar en El.

Miqueas 7:7-8 (LBA) Pero yo pondré mis ojos en el SEÑOR, esperaré en el Dios de mi salvación; mi Dios me oirá. 8 No te alegres de mí, enemiga mía. Aunque caiga, me levantaré, aunque more en tinieblas, el SEÑOR es mi luz.

Si hemos caído porque el enemigo fue más astuto y quiere hacernos creer que no tenemos esperanza; debemos pedirle a Dios que abra nuestros ojos para poner toda nuestra esperanza en El y recibir de Su fortaleza para levantarnos en el nombre de Jesús y seguir adelante.

Malaquías 1:5 (LBA) Vuestros ojos lo verán, y vosotros diréis: Sea engrandecido el SEÑOR más allá de la frontera de Israel.

Sin importar quién hayamos sido, Dios nos ama, no ve nuestro pasado sino el futuro que nos espera con El.

Juan 9:25 (LBA) Entonces él les contestó: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé: que yo era ciego y ahora veo.

Los analistas del mundo quieren tener una lógica de cómo trabaja el Señor, y nosotros hemos creído sin cuestionarlo, por eso nos ama y está a favor de nosotros porque sin verlo, hemos creído en El.

 

 

A la imagen del hijo

Anciano Mynor Ávila

En lo individual todos tenemos un proyecto de vida, hemos trazado metas personales con el propósito de tener una vida mejor, sin embargo por más que nuestros planes sean buenos o por más que soñemos con un futuro mejor, nuestros planes y nuestros pensamientos no se pueden comparar con los que Dios tiene para nosotros, pues su palabra lo declara en Jeremías 29:11 (LBLA) “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros”–declara el SEÑOR– “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.

Y uno de los más grandes proyectos que Dios predestino para nosotros es que seamos conformados a la imagen su Hijo.

Romanos 8:29 (LBLA) Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos;

Si analizamos este versículo con nuestra mente humana, podemos llegar a pensar que es algo inalcanzable, más aun cuando vemos nuestro carácter, y cosas en nuestra alma que aún no han sido rendidas y trabajadas por el Señor. Pero a pesar de nosotros mismos, el Señor cumplirá Su palabra y lo que nos corresponde es aplicarle fe para ser convencidos por el Espíritu Santo, que el que comenzó en nosotros la buena obra, la perfeccionará. (Filipenses 1:6 LBLA)

Al aceptar a Cristo en nuestro corazón es implantada su preciosa semilla, la cual a su vez dará fruto y es que seremos conformados a la imagen del Hijo, no a la manera del primer Adán, ya que este falló, seremos hechos a la imagen del postrer Adán que es Cristo Jesús. (1 Corintios 14:45)

Ahora bien, ¿cuál es el concepto que tenemos acerca del Hijo de Dios? Pues a nivel cultural, se nos ha trasladado la imagen de Jesús como un hombre en constante sufrimiento, en un estado de pobreza y de humillación, cuando la verdadera imagen del Hijo no es esa, por esa razón muchas personas pueden llegar a pensar que para ser hijos de Dios debemos permanecer en una condición similar, e incluso piensan que como cristianos somos personas incapaces de razonar, lo cual es totalmente falso.

Si realmente queremos conocer cuál es el carácter del Hijo es necesario que vayamos a las escrituras pues solo allí sabremos cómo es el Señor realmente, esto con el fin de que su carácter sea formado en nosotros.

Juan 14:12 (LBLA) En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores que éstas hará, porque yo voy al Padre.

El ministerio de nuestro Señor Jesús en la tierra fue glorioso, resucitaba muertos, liberaba demonios, multiplicaba los panes, entre otras cosas, esto también es para nosotros pues el Señor nos dejó ese poder y esa autoridad.

Efesios 4:11 (LBLA) Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo…

Muchas veces hemos leído esta cita pero realmente no logramos dimensionar el privilegio que se nos ha concedido, pues siendo simples humanos un día llegaremos a tener la estatura de la plenitud de Cristo, lo que nos lleva a preguntarnos ¿quiénes somos realmente para que hayamos sido escogidos y estemos viviendo lo que muchos de los grandes profetas y siervos del Señor profetizaron y anhelar ver?, sin embargo a nosotros nos fue concedido vivir y disfrutar de esta gracia. (1 Pedro 1:10)

La teología ha logrado determinar distintas facetas de la vida de Cristo a través de los cuatro evangelios, ya que cada uno de ellos es escrito desde una perspectiva diferente, pues algunas cosas son descritas sólo en un evangelio y otras en dos o tres, por lo que los cuatro evangelios se complementan entre sí.

Vemos cómo el evangelio de Juan lo describe como Dios (Juan 1:1-14), Mateo lo presenta como Hijo del hombre (Mateo 12:8, 16:27, 24:30), Lucas en su faceta como siervo, Marcos lo presenta como Rey (Marcos 15:2, 15:18), esto aunado con los versículos de Apocalipsis 4:7 y Ezequiel 1:10, nos amplían un poco más el panorama ya que también está representado en los rostros de los seres vivientes quienes tiene rostro de; Águila, Hombre, Buey y León.

En esta oportunidad nos detendremos en la características que describe el libro de Marcos, y es como Cristo Rey y representado como un León. Veamos a la luz de la palabra qué representa un León:

Esdras 8:16 (LBLA) Por eso envié a llamar a Eliezer, Ariel, Semaías, Elnatán, Jarib, Elnatán, Natán, Zacarías y Mesulam, jefes, y a Joiarib y a Elnatán, hombres sabios;

Dentro de ese grupo de hombres guerreros nos encontramos con Ariel de quien se dice que era un hombre sabio, y cuyo nombre significa: León de Dios. En base a esto podemos decir que una de las principales características que debe tener un León de Dios, es la sabiduría. Como reyes y sacerdotes de Dios debemos buscar la sabiduría para poder gobernar. La sabiduría inicia con el temor a Jehová y esta nos guardará de actuar mal aun en cuando estemos a solas, teniendo presente que vivimos delante de Dios. Si hemos estado faltos de sabiduría la podemos pedir ya que Dios la dará, pero debemos pedirla no para gloriarnos a nosotros mismos sino para ponerla al servicio del pueblo de Dios a la manera de Salomón quien la pidió para poder escuchar al pueblo y así poder gobernar sabiamente, pues la sabiduría que proviene de Dios es pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos (Santiago 3:17).

2 Samuel 1:23 (LBLA) Saúl y Jonatán, amados y amables en su vida, y en su muerte no fueron separados; más ligeros eran que águilas, más fuertes que leones.

Otra característica importante a resaltar de los leones es la unidad, esto lo vemos reflejado en Saúl y Jonathan, y es que no fueron separados aún después de muertos, lo que nos enseña que no podemos vivir aislados, los leones tienen la característica de caminar en manada, protegiéndose unos a otros, pues cada uno tiene un rol específico, mientras unos cazan, otros enseñan y otros vigilan. No debemos caminar solos pues el enemigo imitando esta característica también andando como león rugiente buscando a quien devorar, y seremos presa fácil si nos encontramos aislados de la manada buscando nuestro propio deseo (Proverbios 18:1). El vivir en unidad muchas veces puede ser incómodo, sin embargo necesario; puede ser que no sea la forma más fácil de aprender pero si será la más segura. Un león de Dios no va a caminar sólo, va a pedir ayuda, va a pedir consejo y oración por parte de sus hermanos.

Deuteronomio 33:22 (LBLA) Y de Dan, dijo: Dan es cachorro de león que salta desde Basán.

El significado del nombre Dan es juzgar, en el sistema como religión se nos ha dicho que como cristianos no debemos juzgar, sin embargo debemos saber que hay dos tipos de juicios, Crinos y criterion, del primero no debemos practicar pues es un juicio que se hace señalado sin evidencias; el juicio Criterion, es un juicio de criterio ministerial, y esto se hace a través de jerarquías, como lo describe la primera carta a los Corintios en su capítulo 6.

1Corintios 6:1-6 ¿Se atreve alguno de vosotros, cuando tiene algo contra su prójimo, a ir a juicio ante los incrédulos y no ante los santos? ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo es juzgado por vosotros, ¿no sois competentes para juzgar los casos más triviales? ¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida! Entonces, si tenéis tribunales que juzgan los casos de esta vida, ¿por qué ponéis por jueces a los que nada son en la iglesia? Para vergüenza vuestra lo digo. ¿Acaso no hay entre vosotros algún hombre sabio que pueda juzgar entre sus hermanos, sino que hermano contra hermano litiga, y esto ante incrédulos?

En esta porción de la Biblia vemos cómo Dios dejó establecidas autoridades que pueden emitir juicio entre hermanos, incluso lo pone en un nivel superior a los tribunales humanos, pues las personas que emiten juicio dentro de la iglesia están siendo preparadas para juzgar ángeles. Esto nos habla de personas que tienen criterio que pueden dar un veredicto sabio y justo. Alguien que está en el proceso de ser un cachorro de león es alguien que se sujeta a ese tipo de juicios y que esto le dará la autoridad para poder emitir juicio en un futuro, el que aprende este principio está siendo formado a la imagen del hijo.

Deuteronomio 33:20 (LBLA) Y de Gad, dijo: Bendito el que ensancha a Gad; se echa como león, y desgarra el brazo y también la coronilla.

Primero este personaje se echa como un león, lo que quiere decir que este descansa, reposa en Dios. Pero también vemos cómo es ensanchado, de la misma forma en lo natural un león marca su territorio, toma posesión de lo que le pertenece. Por eso debemos levantarnos en fe y conquistar el territorio que Dios nos ha entregado, por ejemplo: nuestra casa. Vemos como también desgarra el brazo y la coronilla, lo que nos habla desmenuzar a nuestra presa, de aprender a cazar, pues muchas veces nos quedamos acomodados justificándonos en que Dios es quien pelea por nosotros, pero Dios también quiere que aprendamos a pelear, a ser como ese cachorro de león que aprende de su padre pues si no aprende puede morir de hambre.

Cuando hablamos de aprovechar toda la presa, nos referimos a todo el bagaje espiritual que hemos recibido, el poder escudriñar después de recibir un rhema, esto nos preparará para el futuro, pues llegará el día en que tengamos que aplicarlo, y así poder arrebatar las bendiciones que Dios tiene para nosotros.

Números 23:24 (BAD) Un pueblo se alza como leona; se levanta como león. No descansará hasta haber devorado su presa y bebido la sangre de sus víctimas.

Todos tenemos enemigos, y muchas veces este se levanta en nuestra contra, en nuestra casa, trabajo, en nuestros sueños aún, pero en ese momento debemos levantarnos y no descansar hasta terminar con ellos. Esto nos habla de perseverancia, de insistir, de pelear hasta el fin, no sólo un día, ni en una ocasión, sino que día con día, de la misma forma en que se renuevan Sus misericordias cada mañana.

Génesis 49:9 (LBLA) Cachorro de león es Judá; de la presa, hijo mío, has subido. Se agazapa, se echa como león, o como leona, ¿quién lo despertará?

Todos somos parte de la tribu de Judá, una de las características del león es que ruge, no sólo de forma de bullicio, sino en una declaración de guerra, con la palabra de Dios en nuestra boca, discerniendo aún los ambientes espirituales y sabiendo que nuestra lucha no es contra carne ni sangre, y teniendo la confianza que nuestro enemigo tendrá que huir al escuchar el rugido del León de la tribu de Judá.

La segunda parte es una pregunta ¿quién lo despertará?, es decir quién puede sacarnos de nuestro reposo, si logramos entrar en el reposo de Dios a la manera que lo hizo el apóstol Pedro, que estando en prisión y bajo amenaza de muerte, pudo dormir tranquilo porque tenía la promesa que llegaría a ser un anciano.

Apocalipsis 10:3 (LBLA) y gritó a gran voz, como ruge un león; y cuando gritó, los siete truenos emitieron sus voces.

El grito del león es para marcar un territorio, para lanzar una advertencia y para atacar en una batalla.

Isaías 42:14 (LBLA) Por mucho tiempo he guardado silencio, he estado callado y me he contenido. Pero ahora grito como mujer de parto, resuello y jadeo a la vez.

Muchas veces en nuestros hogares no queremos levantarnos pues hay temor en nosotros, sin embargo hay un grito que invita a pelear, a tomar nuestro lugar en la batalla; hoy es ese tiempo de alzar nuestra voz con un grito que salga de nuestras entrañas, y tomar autoridad sobre cualquier situación que se levante en contra.

 
 

Recuperando a nuestra familia

Hermano Carlos Monterroso

Hemos estado aprendiendo a cerca del jubileo, vemos que hay 49 años de intermedio entre cada uno de los jubileos, donde también hay acontecimientos. Después del jubileo se podía comprar y vender pero no indefinidamente, se vendían no solo mercancías y tierra, sino también personas.

Levítico 25:10 LBLA “Así consagraréis el quincuagésimo año y proclamaréis libertad en la tierra para todos sus habitantes. Será de jubileo para vosotros, y cada uno de vosotros volverá a su posesión, y cada uno de vosotros volverá a su familia.

Recordemos que si alguna persona llegaba a ser tan pobre, podía ofrecerse ella misma a cambio de algo para ser esclava, pero si pasaba el tiempo y no era redimida, en el año del jubileo podía llegar a tener su libertad. Antes, la forma de venta de las posesiones era por medio del trueque, es decir, que se tomaba de lo que se tenía y se cambiaba por algún artículo que se necesitaba.

Ahora veamos algo sobre los 49 años que habían entre jubileo y jubileo.

Apocalipsis 3:11 LBLA ‘Vengo pronto; retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona.

Si acá está la palabra “retener”, significa que si no estamos listos, podemos perder lo que tenemos. Puede ser que en el transcurso de los 49 años entre jubileos, hayamos entregado cosas en lugar de otras, sin que lo hayamos notado.

Debemos decir constantemente que nuestra casa o familia, no está en venta, pese a cualquier necesidad, sino que nuestra familia es la viña que Dios nos entregó para cuidarla. La viña de Nabot por ejemplo, era un bien preciado para él y no quiso darla en venta y tuvo que dar su vida y aún así Jezabel se la quitó. Esto nos dice que como cristianos, cada miembro de la familia debemos estar dispuestos hasta dar nuestra vida por amor y por cuidar a nuestra familia, la viña que Dios nos dio a cuidar.

En la Biblia vemos algunos personajes que cedieron algo que tenían de Dios a cambio de algo que creían necesitar, y con ello pusieron en peligro lo que Dios les había dado, que era su familia.

2 Reyes 4:1 LBLA Y una mujer de las mujeres de los hijos de los profetas clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo, mi marido, ha muerto, y tú sabes que tu siervo temía al SEÑOR; y ha venido el acreedor a tomar a mis dos hijos para esclavos suyos.

Este pasaje ejemplifica claramente que hubo una venta de algo y que aquel que tenía un derecho, regresó a cobrar lo que le correspondía. Este hombre le servía a Dios, pero no veló por el futuro de su familia. Podemos entender que si en algún momento hemos pensado en que Dios puede llevarnos con Él por medio de la muerte, no está demás prepararse para ello, para no dejar problemas a nuestra familia.

El servicio es agradable a los ojos del Señor, pero si mal utilizamos esta bendición, descuidamos nuestra casa, debemos hacer un alto, y revisar si servimos con equilibrio, no decimos que no sirvamos en la iglesia, sino que lo hagamos sin descuidar lo principal.

Génesis 26:7 LBLA Y cuando los hombres de aquel lugar le preguntaron acerca de su mujer, él dijo: Es mi hermana; porque tenía temor de decir: Es mi mujer. Porque pensaba: no sea que los hombres del lugar me maten por causa de Rebeca, pues es de hermosa apariencia.

Isaac tuvo temor de perder su vida, y puso en riesgo la vida de su esposa, entregó una cosa por otra. Hizo lo incorrecto, tomó una decisión que le permitió seguir vivo, pero no fue lo correcto. Isaac intercambió su seguridad por la seguridad de Rebeca. A veces los conyugues no le dan el lugar que corresponde a su pareja porque ellos no se dan su lugar, pero eso no es correcto.

Génesis 16:2 LBLA Entonces Sarai dijo a Abram: He aquí que el SEÑOR me ha impedido tener hijos. Llégate, te ruego, a mi sierva; quizá por medio de ella yo tenga hijos. Y Abram escuchó la voz de Sarai.

Al ver pasar el tiempo, Sarai se desesperó y trató de “ayudar” a Dios a cumplir la promesa que recibieron con Abraham. Pero debemos saber que si Dios promete algo, lo cumplirá. Sarai se salió del plan de Dios y puso en riesgo la seguridad de todo un pueblo, pues hasta el día de hoy, Israel tiene un enemigo feroz alrededor de él, que es el pueblo árabe que proviene de Ismael.

Génesis 34:30 LBLA Entonces Jacob dijo a Simeón y a Leví: Me habéis traído dificultades, haciéndome odioso entre los habitantes del país, entre los cananeos y los ferezeos; y como mis hombres son pocos, ellos se juntarán contra mí y me atacarán, y seré destruido yo y mi casa.

Dina arriesgó la seguridad de su casa al querer ver lo que hacían los jóvenes fuera de su casa. Simeón y Leví también pusieron en riesgo la seguridad de sus casas al tomar venganza de lo que le hicieron a su hermana. Vemos entonces muchas familias que tratan de vengar algo que le hicieron a alguien de su familia, en este caso, Simeón y Leví provocaron intranquilidad en sus familias, pues después las familias de los que mataron, buscarían vengarse también.

2 Samuel 12:13-14 LBLA Entonces David dijo a Natán: He pecado contra el SEÑOR. Y Natán dijo a David: El SEÑOR ha quitado tu pecado; no morirás. 14 Sin embargo, por cuanto con este hecho has dado ocasión de blasfemar a los enemigos del SEÑOR, ciertamente morirá el niño que te ha nacido.

Este es otro caso, David por seguir los deseos de su carne puso en riesgo la vida de su hijo, y el acreedor fue por la vida de su hijo. Nuestros hijos son una bendición, pero a veces toman decisiones basados en lo que han visto en su hogar, es por ello que debemos tener sumo cuidado de las decisiones que tomamos, pues pueden poner en riesgo a quienes amamos.

Algo muy importante es que siempre entre los 49 años que había de cada jubileo, Dios siempre daba oportunidad de redención, ahora también Dios quiere darnos la oportunidad de redención, quiere devolvernos lo que tal vez perdimos y darnos tranquilidad.

Es muy interesante que el Señor no dejaba que los israelitas vendieran por tiempo indefinido, siempre había un límite, porque sabía todo lo que podía suceder sin ese límite.

En muchos hogares los padres no corrigen a sus hijos por no tener una consecuencia inmediata, pero, sabemos que nuestra tarea es corregir en el tiempo debido, pues las decisiones que tomemos serán la vida o la muerte para nuestros hijos.

Algunos matrimonios están en estos momentos esperando a un hijo en el vientre de la esposa, la futura mamá, y debemos ministrar lo que requieren, o sea amor, pues muchas cosas que podemos decir pueden afectarle al feto en su vida.

Al enemigo Dios le dijo, “recuerda de donde has caído”, esta palabra “recuerda” significa “ejercita tu memoria”, pues muchas veces hacemos cosas y olvidamos que las hicimos aunque éstas no fueron muy buenas, por ello, es bueno que las recordemos, y las ministremos, para que no haya consecuencias en nuestros hogares.

Posiblemente muchos ven que no tienen crecimiento espiritual, pero hoy tenemos el reto de examinarnos y revisar nuestro campamento para determinar si de pronto, cambiamos algo que Dios nos dio, por algo pasajero de este mundo solamente para satisfacer una necesidad inmediata que teníamos. Por eso Dios nos dice que conoce nuestras obras y no hay nada oculto para Él.

Hay hogares donde los hijos tienen problemas por las decisiones de sus padres, por ejemplo un padre que oculta su salario a su esposa y lo comenta con sus amigos y su hijo lo escucha, el hijo menospreciará a su madre y replicará en su propio hogar, lo que escuchó.

Hemos visto la mano de Dios en nuestros hogares, que ha corregido decisiones malas que hemos tomado, por orgullo. Tal vez se ha antepuesto el orgullo antes de la familia y lo que se cosecha es eso, orgullo. Como padres o hijos debemos saber si no hemos puesto a nuestra familia en riesgo. Todos hemos tenido cosas que Dios nos ha dado, más de algo hemos olvidado, por lo cual también es muy fácil recordar cuando lo perdimos.

Recordemos a Eutico, que se durmió escuchando al apostól Pablo, estando sentado en una ventana, esto nos dice que estaba acomodado. La Biblia dice que poco a poco le fue dando sueño, por lo que entendemos que nadie cae de la noche a la mañana. El enemigo ataca y si lo notamos entonces se retira, y nos da una aparente calma, sin embargo, regresa cuando menos lo pensamos.

Al hablar de la familia, debemos entender que Dios está interesado en restaurar nuestra casa, y nos ha dado dones para poder convivir entre nosotros, sin embargo no vemos cuando vamos perdiendo estas virtudes como un dominó, entonces una cosa lleva a la otra.

Ahora bien, en casa no podemos pedir a los demás lo que no damos, por lo cual debemos aprender a dar, para que no sea necesario pedir, entonces recibiremos sin medida.

Levítico 25:25 LBLA “Si uno de tus hermanos llega a ser tan pobre que tiene que vender parte de su posesión, su pariente más cercano vendrá y redimirá lo que su hermano haya vendido.

Nuestro pariente más cercano es el Señor Jesucristo y Él no nos acusa, solamente nos invita a que le digamos qué vendimos y Él lo redimirá por nosotros.

 

Los errores de Judá

Anciano Geovany Avila

Como hijos de Dios, debemos tener claro que no todos los israelitas son judíos, sino solo aquellos que pertenecen a la tribu de Judá, es por eso que la Biblia refiere que hay quienes se dicen ser judíos y no lo son, sino sinagogas de Satanás (Apocalipsis 2:9). Así también las escrituras declaran que no es judío el que lo es en lo exterior, sino el que lo es en lo interior, por medio de la circuncisión del corazón (Romanos 2:28-29 RV1960), por lo tanto pertenecemos ahora a la tribu de Judá, que significa alabanza y en las batallas siempre era la tribu que subía primero para pelear; sin embargo es importante señalar que cometió varios errores.

Génesis 37:26 (RV1960) “Entonces Judá dijo a sus hermanos; ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte?

En los versos anteriores a este pasaje, vemos que Judá tenía varios hermanos, uno de ellos era José. Los hermanos de José lo odiaban porque lo consideraban el preferido de su padre, hasta le habían hecho una túnica de colores. Por otro lado José les dijo que había tenido un sueño, el cual significaba que ellos terminarían inclinados ante él, situación que molestó en gran manera a sus hermanos. A raíz del odio que ellos tenían hacia José, se pusieron de acuerdo para matarlo pero Rubén dijo que no lo mataran; sin embargo Judá dijo, ¿qué ganaremos?, es aquí donde podemos señalar el primer error de Judá, el amor al dinero, éste únicamente vio su beneficio económico.

Génesis 38:1 (BMN) Entonces Judá se separó de sus hermanos y se fue a casa de un adulamita, llamado Jirá.

El segundo error de Judá fue separarse de sus hermanos. Dios nos enseña que no debemos apartarnos de nuestra congregación aunque pasemos por diversas pruebas y problemas. Debemos dejar que Dios trabaje, debemos perdonar y no amargarnos, ya que él nos está enseñando a tener paciencia.

Génesis 38:2 (BMB) Allí vio a la hija de un cananeo llamado Súa, la tomó por mujer y vivió con ella.

El tercer error de Judá fue unirse con una cananea, es decir en yugo desigual. Debemos abstenernos de situaciones de esa índole, lo que significa que si queremos tener una relación sentimental debemos buscar que sea de la misma base doctrinal, poniendo a Dios como pilar de la relación. Es muy importante que respetemos la amistad, compromiso y matrimonio pues sino lo hacemos, muchas veces caemos en el error de estar con una persona que no es cristiana, dejando automáticamente que el enemigo se entrometa en la relación.

Génesis 38:3 (PDT) Ella quedó embarazada y dio a luz un hijo al que llamó Er, 4. Después volvió a quedar embarazada y dio a luz otro hijo al que llamó Onán. 5. Luego dio a luz otro hijo al que llamó Selá, cuando Judá estaba viviendo en Quezib.

Si leemos la historia de los hijos de Judá veremos que la Biblia dice que Er hacía lo malo ante los ojos de Dios por lo que lo mató; pero como en esa época estaba vigente la ley del levirato, la cual quería decir que si un hermano moría, el otro le levantaba descendencia; sin embargo a Onán, el hermano menor de Er, también lo mató Dios porque éste derramaba en tierra al tener relaciones con Tamar. Ella al ver que Onán también había muerto pidió a Selá, a quien le fue dicho que se le daría cuando éste creciera pero pasados los años no le fue dado.

Jeremías 3:10 (PDT) A pesar de todo lo que sucedía, Judá regresó a mi sólo en apariencia, no de todo corazón. Lo dice el Señor.

Jeremías 3:10 (TLA) Para colmo de males, Judá quiso engañarme diciendo que se había arrepentido. Pero no era verdad. Yo les juro que así fue.

De los versos anteriores se señala que Dios vio la falsedad de Judá, es por eso que Judá vivía en Quezib que significa, falsedad, ese fue su tercer error, engañar a Dios. Debemos tener claro que Dios no puede ser burlado y que debemos dejar de vivir en mentira, engaño o falsedad.

Génesis 38:16 (BLPH) así que se desvió del camino hacia donde estaba ella y, sin saber que era su nuera, le dijo: vamos, que quiere acostarme contigo. Ella le preguntó: ¿Cuánto me darás por acostarme contigo?

El cuarto error de Judá fue que se desvió del camino y cayó en pecado sexual. Debemos pasarnos un examen si le estamos fallando a Dios en esa área y tener mucho cuidado con la tecnología que ahora permite fácilmente caer en este tipo de pecado.

Génesis 38:18. (LBLA) Y él respondió: ¿Qué prenda tengo que darte? Y ella dijo: Tu sello, tu cordón y el báculo que tienes en la mano. Y él se los dio y se llegó a ella, y ella concibió de él.

Judá no le importó el significado de las cosas que tenía y las entregó. Es importante señalar que el sello es símbolo de comunión con Dios, así como al hijo pródigo se le pone un anillo (Lucas 15). El cordón escarlata nos recuerda de la sangre de Cristo, lo cual es igual a menospreciar el sacrificio de Dios; y por último, el báculo es igual a la vara de gobernar, la vara shevet (Salmo 23).

Génesis 38:24 (LBLA), Y sucedió que como a los tres meses, informaron a Judá, diciendo: Tu nuera Tamar ha fornicado, y he aquí, ha quedado encinta a causa de las fornicaciones. Entonces Judá dijo: Sacadla y que sea quemada.

Otro error de Judá fue la falta de misericordia. La Biblia nos habla de un hombre joven y virgen de nombre Oseas, a quien Dios le pide que se case con una ramera y le dice que los hijos que tendrá con ella no serán de él. Oseas cumpliendo lo que Dios le había pedido, se casa con Gomer quien al cabo de un tiempo lo deja; sin embargo Dios le habla nuevamente a Oseas y le pide que busque a Gomer. Cumpliendo con el mandato de Dios, la haya como esclava en un mercado y la compra. No le importó ser la burla de la ciudad ni la condición de Gomer, sino que tuvo misericordia.

Israel y Judá hicieron lo mismo, se fueron en pos de otros dioses; sin embargo Dios los sigue escuchando. Es tiempo de pensar y reflexionar que hemos hechos mal, quizás hemos dejado el primer amor, hemos cometido errores y no hay arrepentimiento. Es tiempo de llegar ante Dios si quizás hemos cometido los mismos errores que Judá teniendo la confianza de que Dios es misericordioso y limpia nuestros pecados.

 

La pérdida de comunión

Anciano Raymundo Rodríguez

Cuando hablamos de comunión, uno de los mejores ejemplos que podemos señalar es la relación que existe en un matrimonio, y es tan importante esta relación que el apóstol Pablo compara a Cristo y a la Iglesia precisamente con un matrimonio (Efesios 5:32). Por otro lado podríamos decir que gran parte de la felicidad de una persona va a depender de la relación que éste tenga con su conyugue y sus hijos, porque no basta con estar cerca de la familia, hay que sentirse cerca de ella.

Este es uno de los problemas que aqueja a la sociedad, pues gran parte de las personas que se vuelven adictas al trabajo es porque han encontrado refugio y han establecido una mejor relación con sus compañeros de trabajo, que con su familia. Vayamos un poco más profundo y preguntémonos ¿cómo está nuestra comunión con Dios? Su venida está a las puertas, lo cual no debe sorprendernos, mucho menos atemorizarnos a menos que nuestra comunión con Él este dañada y tengamos cuentas pendientes, y aun si ese fuera el caso tenemos una nueva oportunidad para ajustar esas cuentas hoy.

Ahora bien, con el paso del tiempo y por la misericordia de Dios, se han ido sumando cada vez más personas al evangelio lo cual ha traído consigo mucha inconformidad en la cual se debate y se tratar de categorizar a la iglesia dentro de grupos, rigiéndose por las costumbres que practican, dentro de estas categorías encontramos las siguientes denominaciones:

Iglesia Histórica Iglesia Tradicional Iglesia Postmoderna Iglesia en Tendencia Iglesia Postevangélica Iglesia Postreforma

Los debates y las discusiones sobre cómo llevar una vida cristiana no nos van a llevar a ninguna parte, debemos preguntarle a Dios y estar atentos a Su voz para obedecer cuando nos diga cómo quiere que vivamos, y una de las cosas Dios quiere de nosotros es humildad, para quitar todo descontento por la forma en que se manejan las cosas dentro de la iglesia.

Las nuevas discusiones giran en torno a temas como: bautismo en el nuevo cristianismo, redefinir la autoridad de la iglesia, el reino ahora, etc., pero no podemos perder el tiempo discutiendo estos temas, no podemos ajustar la iglesia a nuestro gusto, sino a la voluntad de Dios, por esa razón nos urge tener una conversación con Él, para que nos diga qué es lo que no le agrada de nosotros, pero será muy difícil hacerlo si no tenemos comunión con el Espíritu Santo, debemos empezar a entablar una relación genuina con Él, de otra forma podemos estar sirviendo, haciendo cada uno la obra del Señor pero sin estar cerca de Él.

Apocalipsis 21:9-10 (LBA) Y vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las últimas siete plagas, y habló conmigo, diciendo: Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero. Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios…

Somos la esposa del Cordero, y Él nos ve como una obra terminada, debemos tomar este capítulo y examinarnos a nosotros mismos para ver si al menos tenemos alguna de estas características que están aquí descritas. Si somos la esposa del Cordero, estamos dentro de un matrimonio, y uno de los problemas que ataca a los matrimonios con el paso del tiempo, es la costumbre y deberíamos identificar cuando esto nos sucede, cuando aún sin faltar a los servicios hemos perdido la comunión, y que a pesar de esto podemos lograr nuestras metas terrenales pero no seremos felices hasta recuperar la comunión con nuestro amado.

Ezequiel 20:7-8 (LBA) ‘Y les dije: “Arroje cada uno las cosas detestables que os atraen, y no os contaminéis con los ídolos de Egipto; yo soy el SEÑOR vuestro Dios.” Pero se rebelaron contra mí y no quisieron escucharme; no arrojaron las cosas detestables que les atraían, ni abandonaron los ídolos de Egipto. Entonces decidí derramar mi furor sobre ellos, para desahogar contra ellos mi ira en medio de la tierra de Egipto.

Esta era una orden de parte de Dios, el pueblo debía arrojar las cosas que son detestables delante Él, sin embargo vemos también un estado de rebelión, pues no lo hicieron, es decir que cuando una persona es rebelde, además de que culpa a los demás por lo que está sufriendo; aún no ha desechado lo que Dios le dijo que era detestable.

Veamos el recorrido del pueblo de Dios después de salir de Egipto hacia Canaán. 430 años en Egipto 40 años en el desierto Canaán

Podemos ver que al menos tres generaciones salieron de Egipto y los cuarenta años que pasaron en el desierto no fueron suficientes para quitar de ellos las cosas detestables que sacaron de Egipto y a pesar de eso Dios los siguió amando. De la misma forma, Dios no se ha olvidado de nosotros ni dejara de bendecirnos, aun cuando nuestro corazón no haya botado todo lo que tenemos de Egipto, pero no quiere decir que esto será siempre así porque Dios es un Dios justo, nuestro juicio tardará cuanto tengamos de vida.

La iglesia primitiva se dedicaba a cuatro cosas, (Hechos 2:42) pero la iglesia moderna se dedica a las transacciones, es decir que debate y pone en cuestión estos fundamentos, y ha caído en el error de llamarle bueno a lo malo, no podemos negociar con Dios y tratar de convencernos a nosotros mismos buscando excusas para pecar, debemos ser radicales y saber qué es lo que le agrada a Dios y qué no, no podemos llegar a la iglesia a buscar nuestra conveniencia, como templo de Dios debemos buscar la santidad y en el templo de Dios no hay cosas sucias ni ídolos abominables.

Debemos anhelar una comunión íntima con Dios, pero no podemos tener intimidad si primero no tenemos comunión, la intimidad va más allá de la comunión, al igual que en un matrimonio es algo que es de dos persona, el esposo y la esposa, a nadie más le debe importar pero es lo que los mantendrá enamorados y fuertemente unidos, de igual forma la intimidad con Dios nos da seguridad y esperanza aun sabiendo que si morimos para Él morimos, en caso contrario, la falta de intimidad con Dios nos puede llegar a hacer sentir solos e inseguros.

Ezequiel 16:1 (LBA) Entonces vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: Hijo de hombre, haz saber a Jerusalén sus abominaciones,

La comunión nos lleva a la intimidad pero la falta de comunión con Dios nos llevará a tener comunión con otras cosas y si tenemos comunión con otras cosas, también tendremos intimidad con otras cosas y si tenemos intimidad con otras cosas que no provienen de Dios, estaremos cayendo en prostitución. Somos tan susceptibles a contaminarnos, a tratar de llenar con otras cosas el lugar que solo le corresponde a Dios.

Todos sabemos de dónde nos ha rescatado el Señor y no podemos volvernos a los mismos caminos, de lo contrario caeríamos en el error del pueblo de Israel que tuvo seis tipos de prostitución, las cuales están descritas en el libro de Ezequiel, necesitamos tener intimidad con Dios, pero no solamente en la iglesia, no perdamos nuestra comunión con Dios; en donde quiera que estemos que podamos llevar la presencia de Dios con nosotros y así avanzar en nuestra relación con El para tener expectativas de las cosas nuevas que hará, porque el Señor dijo que cosas mayores íbamos a hacer pero no lo alcanzaremos si no tenemos comunión e intimidad con Él.

 
 

El reino del norte y el reino del sur

Profeta Erwin Cano

Israel se dividió después del reinado de Salomón, en dos partes: El reino del norte fue llamado Israel, con su capital Samaria, y el reino del Sur se llamó Judá, cuya capital era Jerusalén.

1 Reyes 12:6-7 (RVA 1989) Entonces el rey Roboam consultó a los ancianos que habían servido a su padre Salomón, cuando aún vivía, y preguntó: —¿Cómo aconsejáis vosotros que yo responda a este pueblo? [7] Y ellos le respondieron diciendo: —Si te constituyes hoy en servidor de este pueblo y les sirves, y al responderles les hablas buenas palabras, ellos serán tus siervos para siempre.

Los ancianos que aconsejaban al rey Salomón le dieron este consejo a Roboam, pero él no lo siguió.

1 Reyes 12:8 (RVA 1989) Pero él dejó de lado el consejo que le habían dado los ancianos, y consultó a los jóvenes que se habían criado con él y que estaban a su servicio.

No debemos menospreciar el consejo de un ministro verdadero.

1 Reyes 14:20 (RVA 1989) El tiempo que reinó Jeroboam fue de 22 años, y reposó con sus padres. Y su hijo Nadab reinó en su lugar.
1 Reyes 14:30 (RVA 1989) Hubo guerra constante entre Roboam y Jeroboam.

Aquí vemos la contienda que se levantó entre ambos reinos, sin embargo Dios en su misericordia envió profetas, para hablarles, tanto al reino del norte como al reino del sur. En el tiempo que fue enviado Elías, quien reinaba sobre Israel era Acab, esposo de Jezabel.

1 Reyes 16:30 (RVA 1989) Acab hijo de Omri reinó sobre Israel en Samaria 22 años. Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehovah, más que todos los que habían reinado antes de él.

Elías fue llamado a revivir la fe del pueblo de Israel para que supieron quién era Dios.

1 Reyes 18:38 Y entonces bajó el fuego de Jehová, que devoró al novillo del sacrificio y la leña, y absorbió el agua de la zanja.

Dios enviará este fuego también sobre nuestras congregaciones, cuando un verdadero profeta actúa bajo la dirección de Dios.

1 Reyes 18:23-24 (LBLA) Que nos den, pues, dos novillos; que escojan un novillo para ellos y lo despedacen, y lo coloquen sobre la leña, pero que no le pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro novillo y lo colocaré sobre la leña, y no le pondré fuego. [24] Entonces invocad el nombre de vuestro dios, y yo invocaré el nombre del SEÑOR; y el Dios que responda por fuego, ése es Dios. Y todo el pueblo respondió y dijo: La idea es buena.

El profeta Elías le estaba diciendo no al humanismo, pues sabía que no hay nada imposible para Dios y que Él era capaz de hacer descender fuego del cielo.

Jeremías 23:29 (LBLA) ¿No es mi palabra como fuego—declara el SEÑOR—y como martillo que despedaza la roca?

La palabra de un profeta es como fuego, pero esta no se aprende sino que es enviada de parte de Dios. La Escritura se nos abrirá, de tal forma que entenderemos mucho más lo que el Señor nos quiere decir por medio de Su revelación. La palabra que es como fuego nos prueba, de tal forma que nos quita aquellas impurezas que pueden estar en nuestro corazón.

Jeremías 20:9 (LBLA) Pero si digo: No le recordaré ni hablaré más en su nombre, esto se convierte dentro de mí como fuego ardiente encerrado en mis huesos; hago esfuerzos por contenerlo, y no puedo.

Jeremías ya no quería hablar la palabra de Dios, pero reconoce que esta palabra se convirtió como un fuego dentro de él. Anhelemos que la palabra que el Señor nos da sea como fuego dentro de nuestros huesos, que no la podamos contener hasta que la entreguemos, pues no es palabra de hombre sino palabra de Dios.

1 Reyes 18:38-39 (LBLA) Entonces cayó el fuego del SEÑOR, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y lamió el agua de la zanja. [39] Cuando todo el pueblo lo vio, se postraron sobre su rostro y dijeron: El SEÑOR, El es Dios; el SEÑOR, El es Dios.

En el reino del norte entonces se movía la palabra del Señor como fuego, y fue manifiesta a todo el pueblo en ese momento. Elías fue llevado al cielo pero el Señor había preparado a Eliseo para que quedara en su lugar. Eliseo significa Dios de súplica o de riquezas o fortaleza.

1 Reyes 9:3 (LBLA) Y el SEÑOR le dijo: He oído tu oración y tu súplica que has hecho delante de mí; he consagrado esta casa que has edificado, poniendo allí mi nombre para siempre; en ella estarán mis ojos y mi corazón perpetuamente.

El Señor nos da esta palabra, y nos hace saber que Él ha escuchado nuestra súplica, aquello que hemos venido pidiendo, pronto tendrá respuesta.

Isaías 45:3 (LBLA) Te daré los tesoros ocultos, y las riquezas de los lugares secretos, para que sepas que soy yo, el SEÑOR, Dios de Israel, el que te llama por tu nombre.

La palabra riquezas se traduce del H3519 kabod que significa esplendor, gloria, honor, majestad, noble, poder, suntuosidad. Dios nos dará de Su poder, no porque lo merezcamos, pero si debemos anhelar estar constantemente buscándole y nos dará de Su abundancia, no necesariamente económica, sino abundancia de palabra, abundancia de revelación, etc.

Salmos 144:2 (LBLA) Misericordia mía y fortaleza mía, mi baluarte y mi libertador, escudo mío en quien me he refugiado, el que sujeta a mi pueblo debajo de mí.

Un baluarte es una edificación en forma de pentágono, lo que nos habla de los cinco ministerios, la mano de Dios en donde se esconde Su poder.

2 Reyes 5:15 (LBLA) Y regresó al hombre de Dios con toda su compañía, y fue y se puso delante de él, y dijo: He aquí, ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te ruego, pues, que recibas ahora un presente de tu siervo.

Debido al milagro que Dios hizo por medio de Eliseo, Naamán reconoció que el único Dios digno de adoración era el verdadero Dios de Israel. El Señor envió profetas también al reino de Judá, entre ellos Isaías.

2 Crónicas 32:32 (LBLA) Los demás hechos de Ezequías y sus obras piadosas, he aquí, están escritos en la visión del profeta Isaías, hijo de Amoz, y en el libro de los reyes de Judá y de Israel.

Isaías 1:1 (LBLA) Visión que tuvo Isaías, hijo de Amoz, concerniente a Judá y Jerusalén, en los días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá.

El Señor nos dará la revelación sobre la palabra profética que Él envió a cada uno de los reinos de Israel y de Judá, sabiendo que el mismo Dios que les habló a ellos, es el que nos habla hoy, de tal forma que si le creemos, veremos milagros y prodigios aún mayores a los que ellos hicieron.

 
 

El oír

Hermano Daniel Lima

Dios hace todo perfecto, prueba de eso es cada una de las funciones que tiene nuestro cuerpo, por ejemplo; si prestamos atención a lo que sucede con el sentido del oído, notaremos que sucede algo extraordinario en él, pues es capaz de trasformar una onda sonara en un sonido en nuestro cerebro, de tal forma que convierte algo inexistente en algo existente en nosotros. Y es tanta la importancia de este sentido que algunos de los salmos tienen indicaciones sobre la forma en que deben ser interpretados, es decir que hay sonidos con funciones específicas, como en el caso de David que tocaba el arpa y Saúl era liberado.

De la misma forma que en el ámbito musical se debe tener un oído muy afinado para poder escuchar ciertas tonalidades, en lo espiritual debemos tener afinado nuestro oído para escuchar la palabra de Dios.

Romanos 10:17 (LBA) Así que la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Cristo.
Notemos que el oír viene a ser un receptor, con el cual podemos recibir la palabra de Cristo y

ésta a su vez producirá fe en nosotros.

Marcos 12:29 (RVG) Y Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, oh Israel, el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.

Oír es un mandamiento primero, pero ¿cuántas veces nos es difícil oír?, por esa razón nuestro oído debe ser habilitado para escuchar la voz de Dios y no movernos por sentimientos, sino por la fe que produce la palabra de Dios.

Juan 6:45 (LBA) Escrito está en los profetas: “Y TODOS SERAN ENSEÑADOS POR DIOS.” Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a mí.

Debemos saber que salimos de la casa del Padre, por lo que ya hemos escuchado Su voz, y que a pesar que cuando vinimos a la tierra sufrimos una especie de amnesia espiritual, podemos empezar a recuperarla al oír Su palabra, la cual activa en nuestro corazón a la esperanza de volver un día a la casa del Padre.

Daniel 3:10 (LBA) Tú, oh rey, has proclamado un decreto de que todo hombre que oiga el sonido del cuerno, la flauta, la lira, el arpa, el salterio, la gaita y toda clase de música, se postre y adore la estatua de oro,

Este versículo nos muestra que hay sonidos que sirven para convocar, si lo vemos en el sentido espiritual, también hay sonidos que provocan algún tipo de sentimiento o recuerdo en nosotros, y que debemos prestarles atención pues nos pueden estar impidiendo que escuchemos la palabra de Dios.

1 Corintios 14:7-8 (LBA) Aun las cosas inanimadas, como la flauta o el arpa, al producir un sonido, si no dan con distinción los sonidos, ¿cómo se sabrá lo que se toca en la flauta o en el arpa? Porque si la trompeta da un sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?

Si un predicador no advierte las cosas que están pasando y que nos anuncian que estamos viviendo el final de los tiempos, nadie se preparará para la venida del Señor.

Cantares 2:8 (LBA) ¡Una voz! ¡Mi amado! He aquí, él viene, saltando por los montes, brincando por los collados.

La amada conoce la voz de su amado, nosotros como iglesia somos la amada del Señor, y cada año escuchamos una nueva proclama, sin embargo no todos la viven por falta de fe, pasan los años y no reciben lo que Dios decretó porque se acostumbraron a oír, tenemos que tener nuestro oído afinado, aplicarle fe y así empezar a recibir lo que Dios ya nos ha entregado.

Juan 10:27 (LBA) Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; Somos ovejas del buen pastor y debemos conocer Su voz para seguirlo. Marcos 4:9 (LBA) Y Él decía: El que tiene oídos para oír, que oiga.

Aunque este versículo parece redundante, es importante hacer la diferencia que aunque todos tenemos oídos, no necesariamente todos los tienen habilitados para oír lo que el Espíritu está diciendo.

Marcos 4:24 (LBA) También les decía: Cuidaos de lo que oís. Con la medida con que midáis, se os medirá, y aún más se os dará.

Este versículo es una advertencia sobre lo que escuchamos, por esa razón dice; cuidaos de lo que oís, por tanto debemos escudriñar todo lo que escuchamos, no podemos perder el tiempo escuchando cosas que no nos edifican, porque esto hará que nuestro oído pierda la sensibilidad, cuidemos mucho lo que permitimos que entre por nuestros oídos pues este se pueden contaminar fácilmente, un oído sucio no será un buen receptor para la palabra de Dios, y si no viene la palabra de Dios, no vendrá la fe y sin la fe será imposible agradarle.

Isaías 30:21 (TLA) »Si acaso dejan de adorarlo, oirán una voz que les dirá: “No hagan eso, porque eso no me agrada. Adórenme sólo a mí”.

Su voz es la que nos guiará a hacer lo que a Dios le agrada, de ahí la importancia de tener nuestros oídos afinados a Su voz.

1 Tesalonicenses 4:16 (LBA) Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero.

Antes de que el Señor aparezca escucharemos Su voz, por eso parte de la preparación antes del arrebatamiento es aprender a escuchar la voz de Dios y si aprendemos a escucharla no endurezcamos nuestro corazón porque ¡el Rey ya viene!

 
 

Dios es nuestra fortaleza

Hermana Delfi Solís

La palabra de Dios es fiel y el Salmo 46:1 (BTX) nos recuerda que Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones, sin embargo cuando viene la tribulación puede venir con ella la duda, pues si a pesar de buscar a Dios y servirle de todo corazón las cosas no salen como lo esperamos, nuestra alma puede frustrarse y hacernos pensar que Dios se ha olvidado de nosotros, pero en medio de cualquier circunstancia adversa que estemos viviendo podemos estar seguros que Dios lo permitió con un propósito y que Él está en medio nuestro como poderoso gigante.

La palabra Fortaleza que es utilizada en el Salmo 46:1 viene de la palabra hebrea Gueburá (H1369), que se puede traducir como; fortaleza, valentía, fuerza, valor. Un diccionario común define fortaleza como: vigor, firmeza, resistencia. Lo que nos deja ver que las pruebas vienen con el propósito de hacernos más fuertes, con el fin de que seamos como la palmera que aunque puede doblegarse ante la tormenta su raíz permanece firme y que de la misma manera aunque nos sintamos derribados, no estamos destruidos (2 Corintios 4:8).

Dios es nuestro amparo, y esta palabra significa: refugio, amparo, confianza, escondrijo, esperanza, Makjasé, (H4268) y proviene de la palabra Kjasá que se traduce como: huir por protección, abrigar, acoger amparar, confiar, esperanza, esperar, refugiar, seguro. Vemos que esto y más es nuestro Dios, que podemos correr y encontrar todo esto en Él.

Fortaleza también significa: seguridad, majestad, alabanza, fortaleza, fuerte, fortificar, magnificencia, poder, poderío, vigor. Cuando vemos todos estos sinónimos podemos concluir que podemos aprovechar la prueba para ser fortalecidos por Dios y no salir amargados como le sucedió a la esposa de Job a quien solo le gustaba recibir las bondades de Dios.

Dios está pronto a auxiliarnos, podemos estar confiados que Él no está ocupado, aunque permanezca en silencio es solamente para ver cómo reacciona nuestra alma ante la prueba, o si lo que reacciona es nuestra carne. No podemos desmayar, debemos ministrar nuestra alma y recordarle a la manera de David, todos los beneficios que hemos recibido de parte de Dios (Salmos 103:2).

¿QUÉ HAY DENTRO DE NUESTOR CORAZÓN?

Éxodo 16:2-3 (RV60) Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto; y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.

Vemos en los versículos anteriores a un pueblo mal agradecido, que a pesar de que el Señor los había sacado de la tierra de esclavitud murmuraban y se quejaban por estar en el desierto. ¿Hemos escudriñado alguna vez cuál es nuestra actitud cuando nos llevan al desierto?, ¿será que nos quejamos en lugar de aprovechar la oportunidad para que Dios hable a nuestro corazón? (Oseas 2:14).

No podemos ser malagradecidos, ni podemos olvidar lo que Dios ha hecho por nosotros, si Dios nos libró una vez, volverá a hacerlo otra vez, solo confiemos en el amor que manifestó por nosotros cuando derramó la sangre del pacto eterno y que, Él mismo que levantó a Jesucristo de entre los muertos, nos levantará a nosotros.

TODO ES UN PERMISO

Job 2:9-10 (RV60) Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.

Debemos estar conscientes que si el enemigo nos toca es con el permiso de Dios, y esto lo podemos confirmar con la palabra pues el enemigo pidió permiso para zarandear a los apóstoles (Lucas 22:32), aunque esta situación puede llegar en algún momento a confundir nuestra alma, debemos ministrarla cuantas veces sea necesario para no olvidar las misericordias que hemos recibido y debemos enseñarle que debe dar gracias cuando Dios nos da y cuando nos quita (Job 1:21).

EL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA

Efesios 6:10 (LBA) Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.

Debemos fortalecernos y buscar refugio en Dios, debemos saber que nuestra fuerza proviene del gozo del Señor (Nehemías 8:10) y que tenemos a quien acudir, no nos confundamos buscando refugio o fortaleza en otra persona por muy buen vecino o compañero de trabajo que este sea.

LA ARMADURA DE DIOS

Efesios 6:14-17 (LBA) Estad, pues, firmes, CEÑIDA VUESTRA CINTURA CON LA VERDAD, REVESTIDOS CON LA CORAZA DE LA JUSTICIA, y calzados LOS PIES CON EL APRESTO DEL EVANGELIO DE LA PAZ; en todo, tomando el escudo de la fe con el que podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno. Tomad también el YELMO DE LA SALVACION, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios.

La armadura de Dios la debemos usar a diario para ser guardados de todos los ataques del enemigo, ya sea en nuestra mente, en nuestro corazón, en nuestro caminar; para que podamos con ella aun cambiar los ambientes espirituales, y que cuando lleguemos bien armados podamos derribar a cualquier gigante como lo hizo David y Débora.

CALZADO DE TEJÓN
Ezequiel 16:10 (RV60) y te vestí de bordado, te calcé de tejón, te ceñí de lino y te cubrí de

seda.

El calzado de tejón es otra arma poderosa, pues la característica de este animal es que es enemigo de la serpiente, es decir que si además del calzado de la paz tenemos el calzado de tejón vamos a aplastar al enemigo en forma de serpiente.

DIOS NOS EJERCITA PARA LA BATALLA

1 Samuel 17:37 (RV60) Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.

Debemos aprovechar el tiempo de dificultad para poder ser ejercitados tal como lo hizo David que fue formado en lo secreto peleando con el oso y con el león, pero que esto le sirvió para vencer al gigante. Cuando venga el enemigo en contra nuestra debemos sacar la espada y derribarlo, porque no importa cuánto tiempo el enemigo se haya estado oponiendo a nuestra bendición, Dios enviará Su auxilio pues ninguna cosa creada nos podrá separar de Su amor.

SU PALABRA NOS FORTECE
Salmos 27:1 (RV60) Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la

fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Dios nos prepara antes de meternos en una prueba, pero debemos estar atentos a Su voz, no podemos estar acomodados, de lo contrario la prueba puede causarnos temor, así que cuando Dios nos esté hablando prestemos atención aunque nuestra carne no quiera, debemos sujetarla y darle lugar al Espíritu Santo, pues hemos sido enviados a ser valientes y a no retroceder.

Salmos 18:32 (RV60) Dios es el que me ciñe de poder, Y quien hace perfecto mi camino;
Si Dios va con nosotros será Él quien nos ceñirá de poder en medio de cualquier prueba y lo

que Dios quiere es mostrarse a nosotros en otra dimensión.

Salmos 27:2 (RV60) Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

No importa cuántos enemigos se hayan levantado, Dios es poderoso para librarnos.

Salmos 27:3 (RV60) Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado.

Aunque el Señor permita las dificultades en nuestra vida, esto solamente será para que Su poder se manifieste en nuestra vida.

Sal 27:13 (RV60) Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes.

Puede ser que nos estemos sintiendo desamparados y que aun detrás de la escases, hay una bendición pues Dios puede enviar cuervos para alimentarnos, pero debemos ser sensibles a la provisión y ser agradecidos con lo que Dios nos envía, cuidemos aun las palabras que salen de nuestra boca, pues estas son el reflejo de lo que hay en nuestro corazón.

Salmos 28:7 (RV60) Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado,

Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré.

Esta es la actitud que Dios espera de nosotros, un corazón agradecido, que a pesar de estar viviendo en tribulación, no se cansan de alabar y bendecir a Dios por cada una de Sus misericordias.

 
 

Alcanzando La Perfección

Hermano Samuel Tavico

Somos la creación de un Dios perfecto por lo tanto podemos llegar a ser una creación perfecta, de tal forma que si decimos que “perfecto solo Dios” estamos negando la perfección que el Padre nos mandó a alcanzar.

1 Corintios 13:10 (NRV 1990) pero cuando venga lo que es perfecto, desaparecerá lo imperfecto.

Este verso nos da el aval para que afirmemos que necesitamos alcanzar la perfección, al igual que el siguiente:

Génesis 17:1 (LBLA) Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el SEÑOR se le apareció, y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí, y sé perfecto.

Esta es una orden, no una opción, sin embargo la perfección no es algo instantáneo sino debe ser por medio de un proceso en el que evolucionemos. Hemos aprendido que el número 7 significa perfección, pero este número no tiene mitad exacta, sino que su mitad es 3.5; si partimos de la idea de que la perfección es un proceso en que tenemos que ir avanzando, podemos pensar que en los capítulos 3 y versículos 5 de la Biblia encontraremos parte de las estrategias divinas para ser perfectos.

Génesis 3:5 (NVP) sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

En este pasaje podemos ver un ejemplo de apreciar cada palabra, atesorarla y ponerla por obra. No tengamos en poco la palabra del Señor, pues es necesario escucharla y aplicarla a nuestra vida diariamente.

Éxodo 3:5 (NVP) Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.

Las sandalias son ejemplo del caminar; es necesario que constantemente analicemos nuestro caminar, porque así como el Señor le dice a Abram “anda delante de mí y se perfecto (Génesis 17:1), el Señor nos está diciendo en este tiempo, que caminemos conforme su voluntad y seamos consagrados porque su palabra dice que sin santidad nadie le vera. También una de las formas de consagrar el caminar es “La ministración” porque la palabra dice que el que confiesa su pecado y se aparta alcanzara misericordia, eso nos deja ver que nos vamos renovando y creciendo, cuidándonos para poder llegar a dar la talla.

Levítico 3:5 (LBLA) “Y los hijos de Aarón lo quemarán en el altar, sobre el holocausto que está sobre la leña en el fuego; es una ofrenda encendida de aroma agradable para el SEÑOR.

Las ofrendas también son un requisito para alcanzar la perfección, entonces la pregunta es: ¿cómo nos presentamos delate del Señor cuando ofrendamos? Para que la ofrenda sea agradable a Dios en necesario que haya paz en nuestro corazón, entonces la paz es un requisito para alcanzar la perfección.

Números 3:5 (LBLA) Entonces habló el SEÑOR a Moisés, diciendo: es necesario que analicemos cómo le estamos sirviendo a DIOS, ¿lo hacemos por amor o por obligación? Y para

llegar a alcanzar la perfección debemos aprender a administrar la presencia de Dios.

Deuteronomio 3:5 (LBLA) Todas éstas eran ciudades fortificadas con altas murallas, puertas y barras, aparte de muchos otros pueblos sin murallas.

La palabra ciudades puede tener varios significados: angustia, terror, temor. Ejemplo de ello lo podemos ver en Génesis cuando Adán le dice al Señor “oí tu voz y tuve miedo” , lo que nos deja ver que el temor es producto del pecado, aún pecados ocultos, así como lo dijo el Salmista “Líbrame de los pecados, aún de aquellos que me son ocultos”. Debemos extirpar todo receptor al pecado, para que el día que venga el Señor nos pueda encontrar consagrados y santificados.

Josué 3:5 (LBLA) Entonces Josué dijo al pueblo: Consagraos, porque mañana el SEÑOR hará maravillas entre vosotros.

En la palabra vemos que el consagrase no es una opción, es un mandato, el consagrarse es cuidarnos pues debemos anhelar ser agradables todo el tiempo delante del Señor; busquémoslo constantemente.

Jueces 3:5 (LBLA) Y los hijos de Israel habitaron entre los cananeos, los heteos, los amorreos, los ferezeos, los heveos y los jebuseos;

Debemos analizar dónde estamos parados, si estamos siendo luz o estamos siendo contagiados en medio del ambiente secular donde nos movemos.

Rut 3:5 (LBLA) Y ella le respondió: Todo lo que me dices, haré.
Rut es figura de la Novia que será arrebatada y Noemí es figura del Espíritu Santo, eso quiere

decir, vivir conforme el Espíritu de Dios para alcanzar la perfección.

1 Samuel 3:5

Samuel dormía a la par del arca de la presencia y no sabía identificar la voz de Señor, esto es un ejemplo de cristianos que llegan a la iglesia y aun así no reconocen la voz de Dios. Es necesario que el Espíritu Santo entre en nosotros para llegar a alcanzar a escuchar la voz de Dios, pero es necesario que haya disposición en nuestro corazón.

2 Samuel 3:5 (LBLA) y el sexto, Itream, de Egla, mujer de David. Estos le nacieron a David en Hebrón.
Cuando estudiamos estos nombres vemos que el sexto hijo (6 es figura de hombre), Itream que viene del H3507 significa “Excelencia de pueblo”, Egla H5696 significa “becerro”; por lo

Cuando leemos este capítulo, el Señor está dando una instrucción de cómo vestirse, y si analizamos este capítulo podríamos preguntarnos: ¿estamos acatando instrucciones que nos dan?, ¿hay contienda por cómo le servimos a Dios y quién sirve mejor? Sabemos que no debe

ser así, por lo tanto encarguémonos de agradar a Dios y el hará el resto;

(LBLA) Entonces corrió a Elí y le dijo: Aquí estoy, pues me llamaste. Pero

Elí respondió: Yo no he llamado, vuelve a acostarte. Y él fue y se acostó. anterior podemos decir que algo que no permite que avancemos es el alabar al hombre y no Darle la Gloria a Dios.

1 Reyes 3:5 (LBLA) Y en Gabaón el SEÑOR se apareció a Salomón de noche en sueños, y Dios le dijo: Pide lo que quieras que yo te dé.

1 Crónicas 3:5 (LBLA) Y éstos le nacieron en Jerusalén: Simea, Sobab, Natán y Salomón: los cuatro de Bet-súa, hija de Amiel.

En este verso vemos que el nombre de Simea significa fama y Sobad significa rebelión. Una parte importante para llegar a alcanzar la perfección es DAR FRUTO. Pero mucha fama puede causar rebelión, sabiendo que la gloria siempre debe ser para el Señor. Nuestro fruto delante de Dios debe ser bueno y agradable.

Romanos 3:5 (LBLA) Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Acaso es injusto el Dios que expresa su ira? (Hablo en términos humanos).

Dios no es un Dios injusto, reconozcamos constantemente su Señorío; uno de los requisitos para llegar a alcanzar la perfección es reconocer que la gloria y la honra sean al Señor de Dios. Confiemos en el Señor y no nos apoyemos en nuestra propia prudencia.

2 Corintios 3:5 (LBLA) no que seamos suficientes en nosotros mismos para pensar que cosa alguna procede de nosotros, sino que nuestra suficiencia es de Dios,

Gálatas 3:5 (PDT) ¿Acaso Dios les da el Espíritu por cumplir la ley? ¿Acaso Dios hace milagros entre ustedes porque cumplen la ley? Dios les da el Espíritu y hace milagros porque escucharon la buena noticia de salvación y creyeron en ella.

Estos versos nos confirman que no es por obras sino es por fe, que lograremos alcanzar la perfección si creemos en Su nombre.

Filipenses 3:5-8 (PDT) Me circuncidaron cuando tenía ocho días de nacido, soy israelita y pertenezco a la tribu de Benjamín. Soy hebreo y mis padres también fueron hebreos. La ley era muy importante para mí, pues yo era fariseo. [6] Estaba tan dedicado a la ley y las tradiciones de mi pueblo que perseguía a la iglesia, y nadie podía reprocharme nada porque siempre obedecía la ley. [7] En esa época pensaba que todo eso era muy valioso, pero gracias a Cristo, ahora sé que eso no tiene ningún valor. [8] Es más, creo que nada vale la pena comparado con el invaluable bien de conocer a Jesucristo, mi Señor. Por Cristo he abandonado todo lo que creía haber alcanzado. Ahora considero que todo aquello era basura con tal de lograr a Cristo.

Nosotros podemos amar gracias a que Él nos amó primero.

Este verso nos hace pensar ¿qué tanta revelación recibimos en nuestro corazón?, ¿sabemos

pedir correctamente?

 

Apocalipsis 3:5 (LBLA) ‘Así el vencedor será revestido de vestiduras blancas y no borraré su nombre del libro de la vida, y reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

Cuando alcancemos la perfección seremos considerados vencedores y entonces nos darán vestiduras blancas.

Mateo 5:48 (LBLA) Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

La palabra perfecto viene del griego Teleios, que quiere decir NADA ME FALTARA. Debemos creer que cuando Dios está en silencio y estamos pasando por una prueba, no es porque Él sea malo o se haya olvidado de nosotros, cuando Él está en silencio es porque está trabajando en nuestra vida a fin de que seamos perfeccionados.