Sanidad completa

Apóstol Sergio Enríquez.

Es necesario que como ministros, reconsideremos los métodos que utilizamos para hacer ciertas cosas, pues en ocasiones nos posicionamos en un formato del cual no queremos salir, sin embargo debemos ampliar nuestro panorama a la luz de las Escrituras.

Hechos 3:16 (LBLA) Y por la fe en su nombre, es el nombre de Jesús lo que ha fortalecido a este hombre a quien veis y conocéis; y la fe que viene por medio de El, le ha dado esta perfecta sanidad en presencia de todos vosotros.

En este tiempo hemos estado haciendo énfasis en el ministerio evangelístico, el cual sabemos que viene acompañado de milagros y sanidades, por lo que es necesario que meditemos en cuál es la perfecta sanidad de la cual nos habla la Escritura en este pasaje. En este sentido es necesario que meditemos en las formas en que la gente es sanada:

1. Dones de sanidad
1 Corintios 12:30 (LBLA) ¿Acaso tienen todos dones de sanidad? ¿Acaso hablan todos en

lenguas? ¿Acaso interpretan todos?

Primeramente podemos decir que la sanidad es un don, de el que debemos enseñar para que las ovejas lo anhelen y busquen pues Pablo nos exhorta a que no seamos ignorantes en cuanto a los dones espirituales (1 Corintios 12:1), que ahora sabemos que no son solo nueve sino dieciocho y que debemos enseñar y activar en nuestras congregaciones.

2. Ropa
Hechos 19:12 (LBLA) …de tal manera que incluso llevaban pañuelos o delantales de su cuerpo a

los enfermos, y las enfermedades los dejaban y los malos espíritus se iban de ellos.

El paño era una habilitación para trasladar la sanidad a la persona necesitada que no estaba presente en el lugar donde se encontraba el ministro que tenía la unción. Las vestimentas son un medio de contacto, pues podemos ver que también en lo negativo se puede contaminar la ropa (Judas 1:23).

3. Sombra
Hechos 5:15 (LBLA) …a tal punto que aun sacaban los enfermos a las calles y los tendían en

lechos y camillas, para que al pasar Pedro, siquiera su sombra cayera sobre alguno de ellos.

La sombra de Pedro para nosotros representa la cobertura apostólica.

4. Imposición de manos

Marcos 16:18 (LBLA) …tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien.

Esta forma de sanidad no habla necesariamente de orar por las personas, sino que solo por medio de la imposición de manos los enfermos serán sanos. Al leer el verso anterior nos damos cuenta que esta señal acompañará a los que creen en el nombre del Señor. La imposición de manos, según la escritura es un rudimento (Hebreos 6:1-2) y debe ser un tema a analizar pues no podemos imponerlas con ligereza (1 Timoteo 5:.22).

5. Confesión de pecados

Santiago 5:14-15 (LBLA) ¿Está alguno entre vosotros enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia y que ellos oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor; [15] y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados.

Este pasaje nos deja ver que la causa de la enfermedad puede ser el haber pecado, por lo que los ancianos deben indagar sobre esto, y lo que propiciará la sanidad será la confesión de pecados por medio de una ministración.

6. Medicamentos
2 Reyes 20:7 (LBLA) Entonces Isaías dijo: Tomad una masa de higos. La tomaron y la pusieron

sobre la úlcera, y sanó.

Esto nos habla de la utilización de medicina en la sanidad. Dios nos puede sanar utilizando el medicamento que nos han recetado, pero eso no significa que no tengamos fe en la promesa de que Dios nos sanará.

7. Tocar el borde manto
Mateo 9:21 (LBLA) pues decía para sí: Si tan sólo toco su manto, sanaré.

Esta mujer se acercó para tocar el manto del Señor. Ella no le dijo que orara, le impusiera las manos o la ungiera con aceite, sino por la fe sabía que si tocaba el manto, sanaría.

8. La fe de otros

Marcos 2:3-4 (LBLA) Entonces vinieron a traerle un paralítico llevado entre cuatro. [4] Y como no pudieron acercarse a El a causa de la multitud, levantaron el techo encima de donde El estaba; y cuando habían hecho una abertura, bajaron la camilla en que yacía el paralítico.

En ocasiones es necesario que otros crean para que el enfermo sea sanado.

9. Obediencia
Juan 9:15 (LBLA) Entonces los fariseos volvieron también a preguntarle cómo había recibido la

vista. Y él les dijo: Me puso barro sobre los ojos, y me lavé y veo.

El Señor le dio ciertas indicaciones a este hombre y fue sanado por obedecerlas.

10. Liberación
Lucas 13:11 (LBLA) y había allí una mujer que durante dieciocho años había tenido una

enfermedad causada por un espíritu; estaba encorvada, y de ninguna manera se podía enderezar.

Al leer todo el relato de esta historia vemos que el Señor primero liberó y luego sanó a esta mujer. Es importante mencionar que no todas las enfermedades son causadas por espíritus inmundos, sin embargo hay algunas que si.

11. Santa Cena
1 Corintios 11:30 (LBLA) Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre vosotros, y

muchos duermen.

Este verso nos indica que si se toma la Santa Cena indignamente causará enfermedad, lo que nos hace pensar que si la tomamos dignamente será una fuente de sanidad para nosotros.

12. Hablando
Mateo 8:8 (LBLA) Pero el centurión respondió y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi

techo; mas solamente di la palabra y mi criado quedará sano.

Esto se refriere a solamente proclamar la sanidad con la boca, pero es necesario el reconocimiento de la autoridad. Es necesario que enseñemos a nuestra congregación que en ocasiones les ungiremos pero en otras solo proclamaremos la bendición sobre sus vidas.

13. Medicina preventiva, leyes sanitarias
1 Timoteo 5:23 (LBLA) Ya no bebas agua sola, sino usa un poco de vino por causa de tu

estómago y de tus frecuentes enfermedades.

Esto nos habla de una medicina preventiva y que debemos cuidarnos para no enfermar. En el Antiguo Testamento vemos que el Señor dejó varias leyes que en realidad no eran ceremoniales sino higiénicas; por ejemplo, lavarse las manos, por lo que es necesario que enseñemos también las leyes sanitarias que están en la escritura, sobre todo cuando estamos pastoreando en comunidades donde la higiene es un problema de salud pública.

14. Juicio
Juan 5:14 (LBLA) Después de esto Jesús lo halló en el templo y le dijo: Mira, has sido sanado;

no peques más, para que no te suceda algo peor.

Cuando la enfermedad ha venido por un pecado, la sanidad puede venir a través de un juicio en el que triunfa la misericordia de Dios.

Una de las funciones pastorales es sanar a las ovejas enfermas (Ezequiel 34:4), por lo que debemos dedicar un tiempo en nuestras congregaciones para orar por los enfermos, siendo equilibrados pues no podemos dejar de enseñar la palabra por esto.

Pidamos al Señor que nos ayude para que venga sanidad sobre nuestras iglesias.

Publicado en Apóstol Sergio Enríquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *