La paz

Apóstol Sergio Enríquez.

Hablar de la paz es tan impresionante que cuando Dios le dice a Moisés que le diga a Aarón para que les enseñe la oración de Números 6:24, vemos 3 dimensiones, siendo la tercera precisamente que Dios nos ministre paz; es tan importante que incluso Dios nos envía a la guerra calzados con las sandalias de la paz; dicho en otras palabras, para que ganemos una batalla lo que necesitamos es paz por eso dice que el Dios de paz, aplastará en breve a Satanás, no es el Dios de la guerra, sino el Dios de paz, es quien terminará la perfecta obra en nosotros. También dice la Biblia que Dios bendecirá a Su pueblo en paz, no estando en pelea; por eso mismo es que dice en 2 Crónicas 20:17que estemos quietos, estemos en paz, no tenemos que salir a la batalla, ¿por qué?, porque El está con nosotros, eso es suficiente para que vivamos en paz.

Esto es tan importante que el anticristo aparecerá ofreciendo una falsa paz, pero esa es la misma que el mundo pretende ofrecer, una paz momentánea, superficial, una paz que es comprada por lo que podamos comprar en el mundo; pero la paz de Dios es incomprensible, es el único que puede ministrarnos paz en el corazón en medio de los momentos más estresantes, por eso es la paz que sobre pasa todo entendimiento porque todos podrán vernos en medio de los problemas, pero estando en paz porque la presencia de Dios estará con nosotros. Lamentablemente la paz también tiene enemigos:

LOS ENEMIGOS DE LA PAZ
2 Samuel 12:24 (LBA) Y David consoló a Betsabé su mujer, y vino a ella y se acostó con ella; y ella

dio a luz un hijo; y él le puso por nombre Salomón. Y el SEÑOR lo amó…

Cuando vemos esta cita, es obvio que estamos viendo el resumen de lo que sucede en 9 meses; pero el punto central que estamos identificando es que David estaba consolando a Betsabé por lo que habían hecho: adulterio y homicidio. Otro punto es que el consuelo fue aproximadamente por 5 años; esto lo vemos de acuerdo a lo que dice este versículo:

1 Crónicas 3:5 (LBA) Y éstos le nacieron en Jerusalén: Simea, Sobab, Natán y Salomón: los cuatro de Bet-súa, hija de Amiel.

Aquí hay 4 hijos, el cuarto fue Salomón, sin contar el que había muerto, entonces por lo menos fueron 5 años los que estuvo consolando a Betsabé hasta que finalmente nació Salomón, nombre que, según el Diccionario Nelson, significa: paz. Por eso, si alguien ha pecado y de pronto esa persona comprendió que debía alejarse del pecado, debe saber que tenemos abogado para con el Padre, a Jesucristo el justo y llenarse de paz. Por eso debemos dar a luz la paz de Jesús y no darle lugar al enemigo para quitarnos la paz y que eso inclusive, no deje que durmamos tranquilos.

1 Crónicas 3:1-2 (LBA) Éstos fueron los hijos de David que le nacieron en Hebrón: el primogénito, Amnón, de Ahinoam jezreelita; el segundo, Daniel, de Abigail carmelita; 2 el tercero, Absalón, hijo de Maaca, hija de Talmai, rey de Gesur; el cuarto, Adonías, hijo de Haguit…

Estos hijos fueron los que tuvo David antes de llegar a ser rey, fue mientras andaba en persecución de Saúl, podemos decir que eran los primogénitos, pero a ninguno de ellos le cedieron el trono, sino a Salomón. Ahora bien, como ya vimos el número 4 de los hijos con Betsabé fue Salomón, el número 

4 del otro lado era Adonías; enemigo de Salomón, aunque su nombre significa: Jehová es mi Señor; pero esto nos lleva a ver este versículo:

1 Corintios 1:12 (LBA) Me refiero a que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo, yo de Apolos, yo de Cefas, yo de Cristo.

Esto lo que nos enseña es que Adonías no reconocía autoridad; era como los que describe este versículo; unos eran de uno y otros de otro porque cada uno tenía una particularidad que se identificaba en forma diferente, aunque el número 4 decía que no quería nada con los hombres, sino que su relación la quería directamente con Dios; lo cual concuerda con lo que hizo Adonías: oponerse a la autoridad, pero eso no le daba paz, era una actitud propia de un impío.

1 Reyes 1:5 (LBA) Entretanto Adonías, hijo de Haguit, se ensalzaba diciendo: Yo seré rey. Y preparó para sí carros y hombres de a caballo y cincuenta hombres que corrieran delante de él.

Esta situación puede tener lugar en el mundo, pero dentro del evangelio, el que constituye Sus ministros es Dios; nadie más puede decir que será ministro porque es su mayor deseo; y si persevera en ese error, lo más seguro es que no tendrá paz porque estará afanado en aquello que solamente él cree.

1 Reyes 1:9 (LBA) Y Adonías sacrificó ovejas, bueyes y animales cebados junto a la piedra de Zohélet, que está al lado de En-rogel; e invitó a todos sus hermanos, los hijos del rey, y a todos los hombres de Judá, siervos del rey.

En-rogel significa serpiente; lo que hizo Adonías fue engañar a todos sus hermanos. Cuidemos nuestra vida de no tener las actitudes de Adonías.

Publicado en Apóstol Sergio Enríquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *