La mejor paga

Apóstol Sergio Enríquez.

El tema familiar es un poco complicado, debido a que todos nosotros no sabíamos nada sobre este tema al formar nuestra familia, ninguno sabíamos que debíamos morir en algunas costumbres y domas de vida. Se dice que en la pareja quien más se arriesga es la mujer, porque a través de ella vienen los hijos y esto de cierta forma afecta su cuerpo, además, debe atender a los niños, la casa y otras tareas, de tal forma que no puede ocuparse de sí misma como antes; todo esto puede llegar a afectar su alma de tal manera, que se revele y pueda engrosar las filas del movimiento de liberación femenina, el cual provoca una guerra entre géneros, lo cual traerá división al hogar sabemos que una casa dividida no prospera.

Ahora bien, nosotros debemos indagar sobre inicio de los problemas que hayan en el hogar y no señalar tan primariamente a uno de los cónyuges. Por ejemplo en el caso de un adulterio, puede ser que un hombre falle porque su esposa no lo atiende, y la Biblia dice al respecto que los cónyuges no deben dejar de unirse sexualmente, para que Satanás no los tiente a causa de la incontinencia. Entonces, si una mujer le cierra la alcoba a su esposo, lo está entregando a Satanás. Pero, esto puede se puede convertir en un círculo vicioso, en el que ambos fallen, por lo que se deben indagar las causas por las cuales la mujer no atiende a su esposo, que pueden ser problemas tan antiguos como una niñez difícil.

Si hemos aprendido de una forma errónea a llevar nuestra vida familiar, debemos reconocer que así es, y desechar todo lo que se aprendió mal para poder aprender el método correcto, el diseño de Dios. Para esto es muy importante congregarnos en la iglesia, pero no solo como congregación, sino como familia, porque entonces veremos el comportamiento de nuestros líderes con sus cónyuges y así podremos imitar su conducta en lo que ellos imitan a Cristo.

En el principio, el Señor creó al hombre y por ello tenemos como varones la autoridad, puesto que la mujer fue creada por causa del hombre; este concepto en la actualidad la gente no lo asimila y lo contradice invocando a la igualdad, pero el Creador lo diseñó así y no podemos refutarlo, ahora bien, debemos ir al principio para saber cómo eran las cosas, de igual manera en nuestro hogar.

La Biblia dice que no es bueno que el hombre esté solo, este es el principio o genética del matrimonio, Dios dijo: le voy a hacer una “ezer”, es decir una “ayuda o socorro”. La mujer entonces se constituye en ayuda del varón.

Eclesiastés 4:9 BTX3 Dos pueden más que uno, porque tienen mejor paga por su trabajo.

La mujer es ayuda del esposo, no puede tener ella sola toda la carga familiar, es decir, que no puede ser la que provee para el sustento y además cuidar de la casa. Obtener el sustento es tarea que le corresponde al esposo, pues así lo dice la Palabra.

Según la Biblia, hay algunas cosas que no son iguales, por ejemplo, dice que hay muchas personas que no van a heredar el reino, algunos de ellos son los afeminados y otros los que se echan con varón, esto significa que no es lo mismo. Entonces, nos preguntamos ¿qué es un afeminado?, pensábamos que eran aquellos que tenían maneras finas, pero después determinamos que un afeminado es el que no cumple con las funciones de un varón, por ejemplo si es un irresponsable en su casa y no provee. Hasta la ley de los hombres dice que el hombre es el encargado de mantener la casa y se puede oponer a que la mujer trabaje, siempre y cuando él provea todo. Pero si el hombre no puede trabajar, entonces es obligación de la mujer hacerlo y sostenerlo a él y a su casa.

Génesis 11:6 BAD y se dijo: «Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr.

Dios nos quiso decir que nadie podía parar al pueblo si tenían un solo propósito, si extraemos el principio, de la misma forma debe ser en un matrimonio, tener un solo propósito y estar de acuerdo; y para eso debemos comunicarnos. La esposa no es una esclava, ni sirvienta, ni tampoco hija o madre. Jezabel se comportó como madre con Acab, porque le arregló sus problemas, por ejemplo con Nabal, ella le compró la viña. Si la mujer es ayuda, entonces no se debe encargar de todo, ella debe entrar a ayudar cuando el hombre ya lo ha dado todo.

El enemigo número uno del común acuerdo es el no poder comunicarse, pues al poder hacerlo, y llegar a un acuerdo, alguno de los cónyuges debe ceder. El común acuerdo es una especie de escudo, que protege el hogar.

Deuteronomio 32:30 RV 1960 (30) ¿Cómo podría perseguir uno a mil, Y dos hacer huir a diez mil, Si su Roca no los hubiese vendido, Y Jehová no los hubiera entregado?

Una persona sola puede tener éxito, pero cuando tiene común acuerdo, no es el cien por ciento lo que se gana, sino el mil por ciento. Debemos estar de acuerdo en la forma en que se adquieren los ingresos, por ejemplo, el hombre puede hacer lo posible y trabajar para proveer al hogar, pero si la mujer los maldice, entonces nada les abunda. Esto nos dice que la participación debe ser del cincuenta por ciento de cada cónyuge. El mutuo acuerdo es un sinergismo, donde hay responsabilidad de parte del hombre y ayuda de parte de la mujer.

Cuando decidimos hacer algo, es muy fácil estando solos, pero es difícil cuando nos debemos poner de acuerdo para llegar a un solo objetivo. El matrimonio va mucho más allá de gustarse y quererse, es también comprenderse y poder ayudarse mutuamente. La paga entonces, al ponernos de común acuerdo, es del mil por ciento.

1 Corintios 7:5 BTX3 No os privéis el uno al otro, excepto de común acuerdo y por algún tiempo, para dedicaros a la oración, y luego volved a juntaros, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.

Si alguno tiene don de continencia no se va a casar, entonces para el matrimonio, el común acuerdo es un escudo, al momento de abstenerse de unirse sexualmente, y buscar al Señor, porque no habrá tentación, para ninguno de los dos.

Hechos 15:25 LBLA nos pareció bien, habiendo llegado a un común acuerdo, escoger algunos hombres para enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo,

Este fue uno de los primeros conflictos en la iglesia del principio, que querían judaizar a los cristianos que se convertían diciendo que se circuncidaran; quitar esta forma de pensar, no lo podía hacer un solo hombre, debemos aprender que los problemas serios se solucionan poniéndose de acuerdo. Ahora bien, en el matrimonio, tal vez va a ser necesaria ayuda de otros, cuando hayan problemas muy fuertes, como un adulterio. En un caso como este, el común acuerdo puede ser llegar a la separación de los cónyuges, aunque no es lo óptimo.

Es por esto, que lo mejor es que no hayan matrimonios mixtos, en cuanto a creencias, porque no es posible que haya un matrimonio donde ella es musulmana y el cristiano; ella orando cinco veces al día y el por ser cristiano no ora, cosa que sucede muy a menudo, como en el caso de Jonás, todos oraban a sus Dios menos Jonás, esto no debe suceder.

La Palabra dice que el que halló esposa, halló el bien, porque entonces se puede sentar con ella para platicar y ponerse de común acuerdo, y si no es así, Dios puede hacer cosas que a nosotros nos parecen imposibles, como cambiar la forma de pensar de una persona, por ello podemos recurrir a la oración y pedirle al Señor que cambie la forma de pensar de nuestro cónyuge.

Pero también tenemos la congregación, donde podemos buscar ayuda, pues dice la Biblia que cuando el pueblo de Israel celebraba la Pascua, si estaban solos o eran una familia pequeña, debían unirse a otra familia para celebrar esta fiesta, así no sentirse solos. Podemos acudir a otros que ya han pasado por situaciones difíciles y pedirles ayuda, o bien, con los ministros que el Señor a puesto al frente, como autoridades en nuestra congregación.

Bendecimos a nuestros cónyuges y a nuestra simiente, para que lo que nosotros no pudimos hacer lo hagan ellos y lleguen mucho más allá que nosotros. Bendecimos nuestra congregación, y nuestra nación.

Publicado en Apóstol Sergio Enríquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *