Fiesta al Señor

Apóstol Sergio Enríquez.

Este es un tiempo de fiesta al Señor, por lo tanto es necesario que nos despojemos de algunos prejuicios que nos impiden fluir, además considerar que el tiempo que viene es de profunda adoración; sin embargo, nadie puede entrar en profunda adoración si antes no ha pasado por una profunda alabanza. Dice la Palabra “entraré por sus puertas y por sus atrios”; la alabanza es el Atrio, un lugar donde aun nos cuesta entrar. Cuando Dios ha obrado en nuestra vida, la forma en que podemos manifestar nuestra alegría y gratitud es alabando, lo cual también sale al rostro.

Éxodo 15:20-21 (LBLA) Y Miriam la profetisa, hermana de Aarón, tomó en su mano el pandero, y todas las mujeres salieron tras ella con panderos y danzas. 21 Y Miriam les respondía: Cantad al SEÑOR porque ha triunfado gloriosamente; al caballo y su jinete ha arrojado al mar.

Éxodo 15:1 (LBLA) Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron este cántico al SEÑOR, y dijeron: Canto al SEÑOR porque ha triunfado gloriosamente; al caballo y a su jinete ha arrojado al mar.

Dicen estos versos que Moisés y los hijos de Israel iniciaron la fiesta al Señor con cánticos, luego Miriam continuó con danzas y fue seguida por todas las mujeres. En este pasaje es necesario enfatizar que fue el varón de la más alta jerarquía quien tomó la iniciativa.

También podemos ver que esta iniciativa fue promovida por padre del hijo prodigo cuando hubo fiesta en su casa, y quien danzaba era precisamente el padre, esto lo confirma la Biblia cuando expresa que se oían las danzas. Con todo esto el Señor nos da a comprender que es tiempo que los varones tomemos nuevamente ese liderazgo.

Fue David, Moisés y el padre del hijo pródigo, quienes tomaron la iniciativa para hacer fiesta, y en esta misma línea de ideas, vemos también que las mujeres que no se apegaron a participar de la fiesta les fue mal, como sucedió con la reina Vasti de quien el rey se divorció luego de haber rechazado la invitación del rey. Por otra parte, vemos a Mical, quien quedó estéril por menospreciar a los que estaban de fiesta; por esto mismo debemos tener sumo cuidado en no menospreciar a quienes hacen fiesta delante de nuestro Señor.

Dios le está dando un giro a Su alabanza, donde la espontaneidad es uno de sus nuevos atributos, y ésta debe ser manifestada principalmente en los jóvenes, porque dice la Biblia que de los jóvenes es la alabanza, por eso en el libro de Lamentaciones dice que es una maldición cuando se apartan de ella; sin embargo, el verdadero avivamiento lo harán los jóvenes y ancianos juntamente.

Con todo esto, vemos que la meta de los jóvenes es alcanzar la sabiduría, así como el rey Salomón lo hizo, quien le pidió sabiduría para tener un corazón sabio y entendido para guiar a su pueblo, y el Señor se lo concedió; y nosotros los mayores estamos llamados a mantener la fuerza y el vigor para alabar y adorar a Dios, y todos juntos a perder la compostura delante de Su presencia para que sin limitaciones le celebremos fiesta al Señor.

Publicado en Apóstol Sergio Enríquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *