Desánimo 3

Apóstol Sergio Enríquez.

En la primera parte de esta enseñanza estuvimos viendo la pobreza que existe acerca del conocimiento de nosotros mismos, no obstante que Dios lo considera poco, refiriéndose a lo visible. Ahora bien, si desconocemos muchas cosas acerca de lo que ve, ¿cuánta mayor falta de conocimiento será lo invisible? Claro que con esto estamos diciendo que aunque no vemos las cosas, estamos en el entendido que existen, por ejemplo el aire; lo sentimos pero no lo vemos; nuestra alma la podríamos sentir o por lo menos su manifestación, pero no la vemos; por consiguiente podemos decir que la conocemos menos aun que nuestro cuerpo. Sin embargo, el hecho que la ciencia no conozca mucho a este respecto, Dios la conoce y dejó escrito muchas cosas que debemos aprender para combatir aquellas cosas que puede llegar a desanimarnos.

¿QUÉ ES EL DESÁNIMO?

  • Estar sin fuerzas para seguir adelante.

  • Falta de ilusión o ánimo hacia alguien o para hacer algo.• Desfallecer.
    • Rendirse.

    Éxodo 6:9 (BLA) Así habló Moisés a los hijos de Israel, pero no le hicieron caso, porque estaban desanimados y agobiados por sus duras labores.

    Este fue el primer versículo que vimos en la primera parte de la enseñanza; sintetizando podemos decir que no debemos ponerle mucha atención al enemigo y recordar que en nuestra debilidad se perfecciona el poder de Dios y que El no nos dejará a medio camino.

    Números 13:31 (TLA) Pero los otros que habían ido con él empezaron a desanimar a los israelitas diciéndoles que el territorio era malo. —¡No lo hagan! —les decían—. ¡No podremos vencer a gente tan poderosa! ¡Los que viven allí son gigantes, como Anac! ¡Ante ellos nos veíamos tan pequeños como grillos! Además, es un lugar en donde no se puede vivir. Es tan malo que la gente se muere como si se los tragara la tierra.

    El desánimo lo estaba causando un mal informe, la mayoría que había ido a investigar aquella tierra habían obtenido una mala perspectiva del lugar. Esto lo que nos enseña es que debemos tener mucho cuidado a quién escuchamos con las noticias que están sucediendo a nuestro alrededor; principalmente porque a veces la gente que se ha prestado para la murmuración, son gente de alta estima como sucedió con Israel, porque los espías que habían ido a investigar eran príncipes de las tribus, por eso les fue muy fácil contaminar a los demás. Cuando alguien en que muchas veces hemos confiado, venga con noticias extrañas, es mejor que cerremos nuestros oídos para guardar nuestra vida.

    Números 32:9 (BDA) Subieron hasta el valle de Escol y después de haber visto la tierra, desanimaron a los israelitas para que no entraran en la tierra que el Señor les daba.

Es lamentable que las personas que han sido contaminados, les están privando de muchas bendiciones a sus futuras generaciones; por eso deberíamos rechazar aun las ropas contaminadas por sus carnes como lo dijo el Apóstol Pablo y Juan. Es por eso que a las malas noticias que vengan a desanimarnos, debemos anularlas de nuestra vida en el nombre de Jesús.

Números 21:4 (R60) Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino.

Podríamos interpretar que el pueblo yendo por el camino se desanimó, pero también podríamos decir que a causa de lo difícil del camino, a causa de los problemas que podemos encontrar en el camino, terminaron desanimados. Lo que debemos saber entonces es que en el camino podemos encontrar problemas, pero necesitar tener resistencia porque los problemas viene para afirmarnos en lo que estamos; recordemos que al resistir al enemigo, llegará el momento en el que él huirá porque el poder der Dios está con nosotros. Otro punto a considerar es que si Dios nos ha llevado de un lugar a otro, El nos proveerá de lo que necesitemos para que sigamos adelante, es como los siervos de Dios a tiempo completo, si El nos llamó, El los sostendrá.

Números 32:7 (BDA) ¿Por qué desaniman a los israelitas para que no pasen a la tierra que el Señor les da?

El problema que hubo en aquel entonces fue que la tribu de Rubén y Gad llegaron al otro lado del Jordán y no querían seguir adelante, entonces hicieron un altar para adorar, en lugar de entrar a la tierra de Canaán como era la instrucción de Moisés. El problema hoy es que en la Iglesia podríamos estar trasladando un mensaje con la revelación de las acciones que podamos estar teniendo; si es en desobediencia a las instrucciones que recibimos por parte del pastor que nos cubre ministerialmente; tácitamente le estamos diciendo a muchos que nos pueden estar viendo, que todos pueden hacer lo que mejor les parezca.

Recordemos que si estamos al servicio del Señor Jesucristo en la Iglesia, tuvimos que morir a nuestros propios deseos y pasiones, porque muchos tendrán sus ojos en lo que hagamos y si actuamos mal, se desanimarán al vernos; obviamente que todos debemos tener nuestro corazón y ojos puestos en el autor y consumador de nuestra fe, en el Señor Jesucristo, sin embargo, mientras vamos de camino, siendo líderes, la gente nos estará observando acerca de lo que hacemos en el orden de Dios y lo que nos está llevando trabajo cumplir.

Cuidemos nuestra vida entonces, tanto de obrar en el orden de Dios y hacer lo que nos corresponde con integridad, como también guardando nuestra vida en no desanimarnos por las cosas que vemos en otros; es mejor que nuestros ojos, corazón y mente estén puestos en el Señor Jesucristo.

Publicado en Apóstol Sergio Enríquez.

Un comentario

  1. Gracias por compartir tan bellos mensajes, realmente lo hacen reflexionar, sobre las razones que originan el desanimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *