Capacitados para soportar

Apóstol Sergio Enríquez.

Lucas 22:19 (LBA) Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

Cuando vemos este versículo, podemos ver entre tantas cosas, que debemos cuidarnos de no dejar atrás o en el olvido el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo que a la vez nos está dejando una gran oportunidad de sentarnos a Su mesa; olvidemos las cosas que nos pueden hacer tropezar y recordemos siempre las virtudes que podemos encontrar en la Santa Cena; de hecho dice la Biblia que Dios tiene preparadas cosas mucho más grandes a nuestra vida porque dice que cosas que ojo no vio ni oído oyó son las que El tiene preparadas a nuestra vida, ¿dónde?, en Su mesa es un lugar donde somos activados para tener la capacidad de alcanzar aquello por lo cual fuimos alcanzados.

Hebreos 12:2 (LBA) …puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.

Es muy interesante que el hecho de tener el conocimiento de lo que nos puede esperar más adelante, de alguna forma eso nos fortalece para seguir adelante y poder vencer los obstáculos que se puedan presentar; por eso Jesús tuvo gozo y menospreció la vergüenza de lo que pudo padecer, porque sabía lo que más adelante vendría.

Hebreos 12:2 (DHH) Fijemos nuestra mirada en Jesús, pues de él procede nuestra fe y él es quien la perfecciona. Jesús soportó la cruz, sin hacer caso de lo vergonzoso de esa muerte, porquesabía que después del sufrimiento tendría gozo y alegría; y se sentó a la derecha del trono de Dios.

Los hijos de Dios somos probados por situaciones que por lo regular lo consideramos como sufrimiento sin razón, sin embargo en esta versión de la Biblia podemos ver que viene gozo y alegría porque entonces tendremos la convicción por el Espíritu que hemos sido aprobados por Dios.

Hebreos 12:2 (TLA) Pongamos toda nuestra atención en Jesús, pues de él viene nuestra confianza, y es él quien hace que confiemos cada vez más y mejor. Jesús soportó la vergüenza de morir clavado en una cruz porque sabía que, después de tanto sufrimiento, sería muy feliz. Y ahora se ha sentado a la derecha del trono de Dios.

Una vez más podemos ver que puede haber mucho sufrimiento, pero la paga será mucha felicidad también.

Hebreos 12:3 (LBA) Considerad, pues, a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón.

Veamos qué es lo que el Diccionario Tuggy traduce para la palabra SOPORTÓ:

 

             1. Perseverar

  1. Soportar

  2. Resistir

  3. Mantenerse firme

  4. Aguantar

  5. Quedarse

  6. Mantenerse en un lugar

El hecho de soportar podemos decir entonces que es aguantar en condiciones desfavorables; eso es la capacidad que Dios nos activará cuando participemos de la mesa del Señor, con el propósito de salir aprobados en la prueba; porque al final nos preguntamos el por qué de las pruebas, y la respuesta es para que tengamos la convicción de saber el provecho que nos ha dejado todo lo que hemos aprendido por Dios.

Santiago 1:12 (LBA) Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman.

La palabra PRUEBA, es el mismo término que hemos estado estudiando, aquí podemos ver entonces que hay bienaventuranza en soportar la prueba.

ANTÍTESIS DE SOPORTAR

  1. Abandonar

  2. Dejar inconcluso

  3. Desistir

  4. No mantenerse

  5. Huir

  6. Desanimarse

Cada uno de estos términos debe llevarnos a lo que significa el hecho de no soportar y abandonarlo todo en medio de la batalla; porque también debemos saber que habrá batalla, el enemigo no desaprovechará la oportunidad para desanimarnos y que llegue a nuestros pensamientos la intención de huir o desistir de aquello a lo que Dios nos ha llamado en Su obra.

EJEMPLOS DE SOPORTAR

LOS GIGANTES

Números 13:33 (LBA) Vimos allí también a los gigantes (los hijos de Anac son parte de la raza delos gigantes); y a nosotros nos pareció que éramos como langostas; y así parecíamos ante sus ojos.

Con esto podemos ver entonces que una razón para no mantenerse en la batalla es menospreciarse como le sucedió a los hebreos en este versículo; pero debemos saber que si permanecemos bajo la cobertura de Dios, si permanecemos en obediencia, no habrá gigante que nos detenga; recordemos que aquellos gigantes no tenían cobertura y eso los dejaba a la merced 

del pueblo de Dios. Claro que el enemigo lo primero que buscará es desanimarnos vociferando con palabras que no debemos creerles porque si Dios dice que somos capaces de soportar a los enemigos; saldremos vencedores porque cuando el Señor Jesucristo venció, nos hizo más que vencedores, recordemos que El marcó el camino por el que debemos pasar, además dice la Biblia que las cosas que El hizo nosotros haríamos y aun mayores.

LAS TENTACIONES

Génesis 39:7-10 (LBA) Sucedió después de estas cosas que la mujer de su amo miró a José con deseo y le dijo: Acuéstate conmigo. 8 Pero él rehusó y dijo a la mujer de su amo: Estando yo aquí, mi amo no se preocupa de nada en la casa, y ha puesto en mi mano todo lo que posee. 9 No hay nadie más grande que yo en esta casa, y nada me ha rehusado excepto a ti, pues tú eres su mujer. ¿Cómo entonces iba yo a hacer esta gran maldad y pecar contra Dios? 10 Y ella insistía a José día tras día, pero él no accedió a acostarse con ella o a estar con ella.

José es uno de los ejemplos de SOPORTAR, se mantuvo íntegro a pensar de todas las traiciones que padeció; estuvo en la cárcel y no cambió; pero a lo que se refiere este versículo es que hubo insistencia de parte del enemigo, pero no imaginó que se encontraría con un siervo de Dios que preferiría la prueba con toda su intensidad, a cambio de no negar a Dios con sus actos.

Santiago 5:11 (NAF) Consideramos dichosos a los que supieron mantenerse firmes. En concreto, tenéis conocimiento de la firmeza de Job, y ya veis el feliz desenlace a que le condujo el Señor; porque el Señor es compasivo y misericordioso.

Ninguno quisiéramos estar en el lugar de Job; vemos la historia de principio a fin, pensamos que todo fue muy hermoso quizá por las actitudes de aquel varón y cómo Dios los recompensó; pero la pregunta es la siguiente: ¿qué pensaría Job en medio de la prueba? Porque vemos sus actitudes, pero no sus pensamientos en cada momento, sin embargo llegó al final como quizá hoy podríamos estar padeciendo, no lo mismo que padeció Job, pero estamos siendo probados de lo mucho que hemos sido enseñados, por eso debemos pedirle a Dios que nos ayude a soportar porque con Sus enseñanzas nos ha capacitado para salir adelante y que al acercarnos a Su mesa seamos fortalecidos cada vez más.

Publicado en Apóstol Sergio Enríquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *