Canaán tierra de hierro

Apóstol Sergio Enríquez.

En la primera enseñanza vimos que Jesús debe ocupar todo en nuestra vida porque siendo la preciosa semilla; fue sembrada en nuestro corazón para que haya fruto agradable a El y que tengamos alimento que sea dulce a Su paladar. Por eso vemos también que el Profeta Samuel no dejó caer a tierra ni una de las palabras del Señor; pero entonces si la palabra es Jesús y no dejamos caer a tierra Su palabra, es como decir entonces que no dejamos caer a tierra a Jesús. Por eso no deberíamos caer en el plano de ser oidores olvidadizos cuando escuchamos la palabra de Dios, las predicaciones de Sus siervos o las enseñanzas que constantemente estamos recibiendo; debemos dejar por escrito lo que aprendemos pero no para que llenemos una hoja tras otra, sino que sirva como guía para que continuemos estudiando y consecuentemente, Dios viendo nuestro corazón, pueda revelarnos mucho más de lo que recibimos en la Iglesia.

Lamentablemente en muchos lugares del mundo no tienen la cultura de leer, la mayoría prefieren ver imágenes que les trasladen una idea; sin embargo nosotros, siendo cristianos debemos enamorarnos de la palabra de Dios escrita en la Biblia, porque sin lugar a dudas, ahí nos hablará por el Espíritu Santo. ¿Cómo es eso posible, si la Biblia fue escrita hace muchos años?, eso es lo maravilloso de la palabra de Dios que nos habla por medio de la Biblia y en profecía, porque lo que el Señor Jesucristo desea es hablar a nuestro corazón en todo momento.

En la Biblia podemos ver que había un lugar llamado Berea, los cuales eran más nobles que los de Tesalónica y escudriñaban lo que el Apóstol Pablo les enseñaba (Hechos 17:10-11), eso nos enseña a que si nos estamos gozando con la palabra de Dios en la Iglesia, eso mismo debería ser suficiente razón para seguir estudiando el mensaje hasta agotar todos nuestros recursos y que de esa manera ampliemos el conocimiento por la gracia de Dios, guiados por el Espíritu Santo.

Por esa razón, la enseñanza de esta oportunidad; aunque es algo que hemos visto muchos veces; es que hablando de Canaán, entendemos que habrá abundancia.

Deuteronomio 8:9 (TLA) Allí nunca les faltará de comer, ni nada que puedan necesitar. De sus montañas sacarán cobre, y de sus piedras sacarán hierro.

La primera interpretación que le podríamos dar a este versículo es que del hierro podría obtenerse la materia prima para hacer espadas, escudos y otras cosas; no precisamente podría ser una bendición el hecho que de las piedras se obtenga hierro, principalmente cuando lo vemos bajo la perspectiva espiritual.

1 Pedro 2:5 (LBA) …también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

En Canaán es más fácil que le quiten el hierro a las piedras; en la vida en abundancia es más fácil que quiten de nuestro corazón el hierro y que entonces quedemos solamente en calidad de piedras vivas para que sirvamos como lo muestra este versículo:

1 Crónicas 29:2 (LBA) Con toda mi habilidad he provisto para la casa de mi Dios, el oro para lascosas de oro, la plata para las cosas de plata, el bronce para las cosas de bronce, el hierro para 

las cosas de hierro, la madera para las cosas de madera; también piedras de ónice, piedras de engaste, piedras de antimonio, piedras de varios colores, toda clase de piedras preciosas y piedras de alabastro en abundancia.

Notemos que estas piedras no tenían hierro porque de otra forma no cumplirían su propósito en la casa del Señor.

Deuteronomio 28:48 (LBA) por tanto servirás a tus enemigos, los cuales el SEÑOR enviará contra ti, en hambre, en sed, en desnudez y en escasez de todas las cosas; Él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello hasta que te haya destruido.

Entonces hay piedras vivas con yugo de hierro que por mucho tiempo la gente ha estado batallando por romper con esa esclavitud. Ahora bien, el problema es que el yugo de hierro podría ser que esté con el diablo, pero también podría ser que alguien se ha unido con una persona que no es conversa y eso haría que se viva en un estado de tormento estando en esta dimensión, no en el infierno, sino estando en la Tierra. Por eso es necesario que espiritualmente seamos trasladados a Canaán para que sea roto el yugo de hierro porque Dios nos ha llamado a libertad.

Isaías 48:4 (LBA) Por cuanto sé que eres obstinado, que tendón de hierro es tu cerviz y de bronce tu frente…

Si en algún momento hemos sido hallados en algún error o pecado, no deberíamos dejar que el hierro se apodere de nuestra cerviz por el orgullo. Si vamos a pedir perdón, es mejor que lo hagamos con humildad de corazón para que Dios nos permita una nueva oportunidad.

Jeremías 6:28 (LBA) Todos ellos son rebeldes obstinados que andan calumniando. Son hierro y bronce; todos ellos están corrompidos.

Si le permitimos a Dios que nos ministre en Canaán, seremos libres por medio de la palabra de Dios, pero es necesario que haya un reconocimiento de nuestra condición espiritual para darle cabida a la corrección que podamos necesitar.

Publicado en Apóstol Sergio Enríquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *